Domingo 21.10.2018
TRANSPORTE

Normalidad en el Seve Ballesteros ante la huelga de Ryanair, que ha cancelado dos vuelos en Cantabria

Los mostradores de Ryanair en el Seve Ballesteros no se han visto especialmente afectados por la huelga. Foto: edc
Los mostradores de Ryanair en el Seve Ballesteros no se han visto especialmente afectados por la huelga. Foto: edc

La huelga europea de pilotos de Ryanair ha obligado a cancelar 396 vuelos este viernes en varios países, 82 de ellos en España. Cantabria se ha visto afectada en el vuelo de ida y vuelta a Bruselas, que tendría que haber llegado al Seve Ballesteros a las 19:50 horas y haber despegado de Parayas a las 20:30 horas. Pero lejos de provocar incomodidades en el aeropuerto cántabro, la situación vivida ha sido de absoluta normalidad, posiblemente por la información previa facilitada a los usuarios, que han podido modificar sus vuelos con suficiente antelación.

El aeródromo cántabro no se ha visto especialmente afectado, sobre todo si se compara con otros del territorio nacional como Alicante, con 14 vuelos cancelados, o con lo ocurrido en otros países. En total, los pilotos de Ryanair de Suecia, Bélgica, Irlanda, Alemania y Holanda han parado este viernes 24 horas en la mayor huelga a la que se ha tenido que enfrentar la compañía irlandesa, viéndose afectados 67.000 pasajeros (14.000 en España), según las cifras aportadas por la mayor aerolínea de bajo coste de Europa.

Las acciones de Ryanair se han desplomado este viernes más de 4% en la Bolsa de Irlanda

Esta huelga europea es la segunda a la que se enfrenta la aerolínea de Michael O'Leary en menos de un mes, pues los sindicatos de tripulantes de cabina (TCP) de España, Italia, Bélgica y Portugal ya se movilizaron los días 25 y 26 de julio, lo que provocó que Ryanair cancelara 600 vuelos, el 12% de sus operaciones en Europa.

DESPLOME EN BOLSA

Según la compañía, este viernes se han operado el 85% de los vuelos programados con "normalidad", calificando la huelga de "lamentable e innecesaria”. Sin embargo, la normalidad no ha estado en los mercados. Las acciones de Ryanair se han desplomado este viernes más de 4% en la Bolsa de Irlanda, hasta situarse por debajo de los 13 euros, como consecuencia de la huelga.

En concreto, los títulos de Ryanair han cerrado la sesión de este viernes en los 12,98 euros, su nivel más bajo desde principios de noviembre de 2016, tras caer un 4,17% en comparación con los 13,55 euros en los que cerró el jueves. De este modo, la aerolínea acumula un descenso de casi el 20% en las últimas semanas como consecuencia de las dos huelgas convocadas este verano en Europa por los trabajadores de la aerolínea. En concreto, los títulos de Ryanair se dejan un 19,1% en comparación con el pasado 17 de julio, cuando llegaron a alcanzar los 16,04 euros.

INDEMNIZACIONES

Por otro lado, el Ministerio de Fomento, a través de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), ha informado a los pasajeros españoles que puedan verse afectados por las cancelaciones de la huelga de pilotos que tienen derecho a asistencia y al reembolso o transporte alternativo hasta su destino final, así como a compensaciones de hasta 600 euros, según el caso.

La cancelación de vuelos por una huelga del personal de la propia compañía no es una circunstancia extraordinaria, por lo que la aerolínea está obligada a pagar

Además, asegura que los inspectores de AESA velarán por que la aerolínea cumpla con lo establecido en la normativa europea sobre retrasos, cancelaciones y denegaciones de embarque, que protege los derechos de los pasajeros. "Los posibles incumplimientos podrían ser objeto de la apertura de expediente sancionador", afirma.

Así, el Ministerio ha explicado que la cancelación de vuelos por una huelga del personal de la propia compañía no es una circunstancia extraordinaria, por lo que la aerolínea está obligada a pagar compensaciones -de 250 a 600 euros según la distancia- por la cancelación del vuelo si no ha cumplido con unos requisitos relativos al tiempo de aviso de la cancelación -dos semanas- y realizado una propuesta de transporte alternativo con unas determinadas condiciones.

INFORMACIÓN Y ASISTENCIA

Fomento ha señalado también que, además de las económicas, las aerolíneas están obligadas a ofrecer información, para lo cual deben entregar al cliente un impreso con las condiciones de asistencia y compensación.

El pasaje tiene también el derecho de asistencia, es decir, la aerolínea tiene que darles comida y bebida suficiente, ofrecerles dos llamadas telefónicas o acceso al correo electrónico y, si fuese necesario, una o más noches de alojamiento, así como al transporte entre el aeropuerto y el lugar de alojamiento. Esta asistencia tiene que pagarla la compañía aérea, que no puede pedirle al pasajero que la abone él y luego la reclame.

Los retrasos en las llegadas se pueden reclamar cuando se llega al destino final tres o más horas después de la llegada inicialmente prevista

En caso de cancelación, el pasajero tiene derecho a elegir entre el reembolso del billete o que la compañía le proporcione un transporte alternativo hasta el destino final lo más rápidamente posible.

En caso de elegir el transporte alternativo, la compañía debe buscar la opción más rápida; por ello, no puede ofrecer únicamente plazas en vuelos propios, o uno o varios días después, si existen plazas disponibles en otras compañías en ese mismo día. El transporte alternativo es hasta el destino final y es responsabilidad de la compañía abonar el mismo, por lo que ésta no puede pedir al pasajero que adelante el coste de dicho transporte.

RETRASOS

En caso de retrasos de dos o más horas en la salida del vuelo, los pasajeros tienen derecho a información y derecho a asistencia, aunque éste está condicionado a una serie de límites temporales en función de la distancia del vuelo.

Si el retraso es de cinco horas o más, el pasajero tiene derecho a recibir el reembolso del billete en caso de que ya no desee viajar. El pasajero debe tener en cuenta que, en caso de retraso, si opta por el reembolso y por tanto no viaja, ya no tendrá derecho a recibir la compensación económica por el retraso del vuelo de más de tres horas en destino final.

Los retrasos en las llegadas se pueden reclamar cuando se llega al destino final tres o más horas después de la llegada inicialmente prevista por la compañía aérea. En ese caso, el pasajero puede tener derecho a una compensación idéntica a la que le correspondería en caso de cancelación de un vuelo.

Sin embargo, y tras todo lo dicho, Fomento señala que la compañía aérea quedará eximida del pago de compensación si, en caso de cancelación del vuelo, informó al pasajero con una antelación de al menos dos semanas con respecto a la hora de salida prevista, o con una antelación de entre dos semanas y siete días y ofreció un transporte alternativo que les permita salir con no más de dos horas de antelación respecto a la hora de salida prevista y llegar a su destino final con menos de 4 horas de retraso respecto a la hora de llegada prevista.

Tampoco tendrá que hacer frente a indemnizaciones si informó al pasajero de la cancelación con menos de siete días de antelación, pero les ofreció un vuelo que les permitía salir con no más de una hora de retraso respecto a la hora de salida prevista y llegar a su destino con menos de dos horas de retraso respecto a la hora de llegada prevista.

VÍA JUDICIAL

Asimismo, el Ministerio ha recordado que, si tras pedir una compensación a una aerolínea esta no acepta pagar, se puede presentar una reclamación en la web de la AESA. La Agencia analizará si hubo incumplimiento del Reglamento y emitirá un informe con el resultado de sus actuaciones. Si éste es positivo para el pasajero y la compañía no lo atiende, podrá acudir a la vía judicial, para lo cual el informe positivo de AESA le será de gran utilidad. Los pasajeros cuentan con el recurso de la vía judicial para solicitar una indemnización por daños y perjuicios y pueden ejecutarlo en cualquier momento del proceso.

El Ministerio recuerda también que AESA tiene la competencia para resolver las reclamaciones de todos los vuelos que tengan como origen un aeropuerto español o de un país no comunitario y los que tengan como destino un aeropuerto español en caso de ser con una compañía del área comunitaria. En el caso de vuelos que tengan como origen otro país comunitario y como destino un aeropuerto español, la autoridad que deberá resolver su reclamación es la del Estado del país de origen del vuelo.

Comentarios