jueves 25/2/21
ARNUERO

Arnuero recupera una parte de su patrimonio natural y su historia con la creación de dos piscinas de agua del mar

La actuación convierte dos antiguos viveros de este marisco en piscinas para que los bañistas disfruten de forma gratuita

El centro Adolfo Suárez, con un coste de 2,9 millones de euros, tendrá un espacio para tratamientos de salud basados en la muda del crustáceo.

La caseta de guardar utensilios en Quejo acogerá un Centro de Interpretación sobre la importancia y la pesca de la langosta.
 

Arnuero piscina El Sable
Arnuero piscina El Sable

El Ayuntamiento de Arnuero ha apostado por recuperar una parte del patrimonio natural y de su historia con el proyecto de acondicionamiento de dos antiguos viveros de langostas para convertirlos en piscinas naturales de agua del mar en Isla.

El proyecto, incluido dentro del Ecoparque de Trasmiera, une en una sola actuación la filosofía de este plan estratégico de desarrollo del municipio, consistente en recuperar el patrimonio natural y arquitectónico, la historia, sus tradiciones y la riqueza gastronómica, en este caso en particular poniendo en valor las langostas.

El alcalde de Arnuero, José Manuel Igual, recordó que el Cabo de Quejo ha destacado por ser una zona muy importante de la pesca de este crustáceo, tanto por su abundancia como por su calidad. De hecho, en 1916, un decreto del Ministerio de Hacienda dispuso que se habilitase en Quejo un punto para el embarque de langosta en régimen de exportación, bajo la vigilancia del resguardo de Isla y con documentación e intervención de la aduana de Santoña.

Los viveros, que datan del siglo XIX, pertenecen a la Demarcación de Costas, y se encuentran abandonados desde finales de los años 30 del siglo XX debido a que se estancó su producción y posteriormente los hosteleros crearon sus propios viveros, explicó José Manuel Igual.

Arnuero se ha basado en una economía mixta a lo largo de su historia basada en la pesca, la ganadería y la agricultura, con el pimiento de Isla que tiene sello de calidad y los diferentes productos de la huerta. Es por ello que el Consistorio contempla también crear un monumento de las Gentes de la Tierra en el casco histórico de Isla.

Otro de los objetivos que se persigue con las piscinas es que se conviertan en un atractivo turístico para los visitantes. El acceso para los bañistas será libre y gratuito y se está valorando la necesidad de contar con un equipo de socorristas. Es por ello que los trabajos  contemplan recuperar la estructura de los primeros viveros seminaturales de langosta para  transformar este espacio en piscinas naturales.

Uno de ellos está ubicado en el campo de San Sebastián y el segundo en la punta del Sable, junto con la caseta de guardar utensilios que, tras su reforma, pasará a acoger un Centro de Interpretación de la importancia y la pesca de la langosta. Con esta iniciativa se eliminarán los graffitis de las fachadas de este inmueble y si interior acogerá fotografías y vinilos, un contenido en el que trabajan de forma conjunta el Ayuntamiento de Arnuero y la Demarcación de Costas.

Arnuero piscina campo San Sebastián Arnuero piscina campo San Sebastián

Las obras en los viveros consisten en la recuperación de las compuertas para facilitar la entrada de agua del mar, la restauración de los muros perimetrales, respetando las rocas de las playas, así como la mejora de los accesos, la seguridad y el fondo de estos espacios. En ambas piscinas se realizará una regularización del fondo para conseguir una mayor comodidad en su uso por parte de los bañistas y para garantizar su correcta limpieza, junto con la instalación de válvulas para proceder al llenado y vaciado de las piscinas.

“Se está realizando acorde al informe de evaluación de impacto ambiental de la Dirección General de Medio Ambiente el Gobierno de Cantabria y cuenta con el visto bueno del Patronato del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel y el Ministerio de Transición Ecológica”, señaló el alcalde.

Este proyecto del Ayuntamiento de Arnuero se encuentra en ejecución y según adelantó el alcalde podrían concluir a finales de 2020. Después, tras su puesta en marcha, el Consistorio correrá con los trabajos de conservación y mantenimiento.

OBRAS COMPLEMENTARIAS

Dentro de esta actuación de transformación de los antiguos viveros de langostas en piscinas naturales, se desarrollan otras actuaciones complementarias.

De hecho, en la zona del Campo de San Sebastián se amplían las zonas verdes y de estancia y se crea una zona expositiva sobre la historia de estos viveros en la que también se homenajea, mediante un monumento, a las gentes del mar. Además, para no olvidar el antiguo uso que tuvieron las instalaciones, se le hace un giño con la creación de un pequeño vivero integrado en el acceso a la piscina.

Asimismo, se acondiciona una zona como mirador, con un anfiteatro dentro de una zona ajardinada, que permite la contemplación de la costa y de la piscina.

En cuanto a la piscina del Sable se repara la caseta de guardar utensilios y se dota a una zona colindante a las piscinas de un entarimado de madera creando una nueva zona de estancia.

Arnuero piscina El Sable Arnuero piscina El Sable

La inversión asciende a 418.800 euros que acomete y financia el Ministerio para la Transición Ecológica, por medio de la Demarcación de Costas en Cantabria.

CENTRO AMBIENTAL Y SOCIAL

Unido a la recuperación de los dos viveros de langosta como piscinas y la tradición de este crustáceo, se encuentra el futuro centro de educación ambiental y social Adolfo Suárez, cuyo presupuesto asciende a 2,9 millones de euros, el cual se pretende construir en la zona de Bocarrero, en Isla.

Según explicó el regidor municipal “este centro acogerá tratamientos basados en aguas minero medicinales subterráneas de esta zona, unidas a la muda de la langosta que tiene quitina y se convierte en quitosano, un derivado con propiedades terapéuticos y curativos".

Es un edificio multiusos y multifuncional que soluciona un déficit de equipamiento en el municipio

Esta instalación contará con dos espacios, dedicados al agua y la salud y a la cultura. “Es un edificio multiusos y multifuncional que soluciona un déficit de equipamiento en el municipio”, subrayó el máximo responsable municipal.

Por este motivo, el centro Adolfo Suárez dispondrá de un espacio dedicado al agua y la salud como un servicio social y con tratamientos de agua minero-medicinales, así como sala de relajación, jacuzzi, baño turco, saunas, ducha jet y tres piscina, una de ellas con hidromasaje.

Por otro lado, el espacio cultural dispondrá de un teatro-auditorio con capacidad para 300 espectadores, espacio expositivo y sala de usos múltiples, con capacidad para 60 personas, dedicada a exposiciones, conferencias, charlas, cursos y talleres.

El Ayuntamiento ha puesto a disposición de la Consejería de Obras Públicas un terreno de suelo urbanizable de 5.100 metros cuadrados y ha presentado el proyecto en 2019. El Gobierno de Cantabria y el Consistorio pagarán este centro al 50 por ciento, de tal forma que en el caso del Ayuntamiento no adelanta el dinero y podrá sufragar esta inversión en un plazo de 25 años.

Este centro supondrá la guinda del Plan Estratégico Ecoparque de Trasmiera, que comenzó a desarrollarse en 1999, indicó José Manuel Igual.

Arnuero caseta piscinas Arnuero caseta piscinas

Comentarios