Sábado 15.12.2018
ARNUERO

El Hotel-Restaurante Astuy de Isla celebra las XI Jornadas de la Langosta

Uno de los platos del menú degustación del Hotel-Restaurante Astuy. Foto: edc
Uno de los platos del menú degustación del Hotel-Restaurante Astuy. Foto: edc

El Hotel-Restaurante Astuy celebrará la undécima edición de las ya tradicionales Jornadas de la Langosta del 19 de octubre al 18 de noviembre. Se trata de un evento gastronómico que se ha convertido en uno de los referentes de la temporada, en el que el restaurante de Isla (Cantabria) centra la oferta en su producto estrella: la langosta del Cantábrico. Este marisco es, por lo tanto, el plato principal de un menú degustación compuesto por seis especialidades: lámina de bonito escabechado con verduritas encurtidas y ajo blanco; crema de boletus y trufa con crujiente de jamón y parmesano; canelones rellenos de langosta con velouté de su caparazón; sorbete de limones de Novales; langosta de Isla (450 gramos, cocida o a la plancha) y soufflé de la casa.

El menú, que también incluye la bebida (tinto Rioja o blanco Albariño de la casa), tiene un precio de 55 euros por persona. Tal y como ha explicado en la presentación de las Jornadas el director del Hotel-Restaurante, Emérito Astuy, "nuestro vivero de langosta nos permite ser competitivos en el precio", por lo que "este homenaje a los clientes" tiene un doble objetivo: por un lado, "ofertar un menú que incluye langosta del Cantábrico a buen precio" y, por el otro, "atraer a nuevos comensales a nuestras mesas".

Astuy ha reconocido que gracias a las Jornadas de la Langosta han llegado "muchas caras nuevas" desde que el establecimiento iniciase las Jornadas en el año 2008. "Fue una apuesta que salió bien", ha indicado el director, ya que "la conjunción de la propuesta gastronómica, unida a la oferta de alojamiento que lanzamos en el marco de las Jornadas, ha tenido un efecto llamada importante".

ALOJAMIENTO

Una de las ventajas de las Jornadas es tener la posibilidad de disfrutar del menú del restaurante, mientras se conoce la zona. "Esta opción es parte importante del éxito de nuestras Jornadas", ha apuntado Emérito Astuy, puesto que "mucha gente, sobre todo procedente de comunidades limítrofes, como es el caso de País Vasco y Castilla y León, aprovechan la oferta de alojamiento para pasar el fin de semana en Isla".

Son tres las opciones que ofrece el Hotel-Restaurante Astuy: la oferta de hotel incluye la cena del menú degustación de las Jornadas de la Langosta, alojamiento en habitación doble y desayuno buffet por 165 euros por pareja. Por otro lado, es posible pernoctar en uno de los apartamentos del complejo hotelero, que incluye bañera de hidromasaje, disfrutando de la cena del menú y el desayuno buffet por 175 euros por pareja. Por último, existe la alternativa de aprovechar la estancia en una junior suite, también con bañera de hidromasaje, y degustar el menú de las Jornadas de la Langosta y el desayuno buffet por 205 euros por pareja.

VIVERO

El vivero es, en palabras de Emérito Astuy, "uno de los atractivos principales" del Hotel-Restaurante Astuy. El vivero de langosta de este establecimiento centenario se encuentra ubicado debajo del complejo y está excavado en roca natural. "En su interior alberga 4.000 kilos de langosta viva", ha subrayado Astuy, cuya calidad, ha dicho, "está garantizada gracias al microclima que existe en el interior del vivero, al que entra directamente agua procedente del mar".

La langosta es un crustáceo de crecimiento lento. Engorda unos 100 gramos al año, por lo que un ejemplar de 2 kilogramos tardará de 20 a 30 años en alcanzar su peso. De ella se aprovecha casi todo, ya que salvo las branquias y el caparazón el resto va directo a la mesa.

A la experiencia de visitar este espacio único se suma el hecho de que el cliente puede incluso pescar la langosta que más tarde será servida en su plato. Para cocinar este manjar se le introduce en agua hirviendo durante 25 minutos para después meterlo en agua con hielo. Un gesto que permite realizar el corte con facilidad y tersa la carne de la langosta.

Comentarios