Imprimir

Los que escribimos de trenes fugaces

Miguel del Río | Nací en Santander (Cantabria), el 29 de noviembre de 1960. Diplomado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona y Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Empecé a trabajar como periodista en la Agencia Efe de Santander (1985). Seguí como Redactor del Diario Alerta (1986/1987), donde trabajé en las secciones de Local y Región, y donde me encontré con periodistas de la talla de Jesús Delgado, José Ángel San Martín, Juan González Bedoya, Higinia Aparicio, Pablo Hojas o Jesús Hoyos Arribas. Conseguí mi primer trabajo como periodista en un importante periódico por llamar de madrugada para informar sobre un grave accidente de circulación que provocó parar la rotativa para meter en portada aquel suceso. En la primavera de 1987 cubrí los sucesos de Reinosa, que tuvieron una repercusión nacional e internacional. Durante este mismo periodo fui corresponsal de la Agencia Europa Press. De 1986 a 1988 trabajé en RTVE en Cantabria como corresponsal, y entre los años 1987 y 1988 fui Redactor-Jefe de Radio Minuto-El País, en la emisora que la Asociación de la Prensa de Cantabria tiene en la Calle Cádiz de Santander. Como profesor, vengo desempeñado una intensa actividad hasta la actualidad. Soy miembro de la Junta Directiva de la Asociación de la Prensa de Cantabria. Miembro de la Sociedad Cántabra de Escritores. Fui Vocal en la Comunidad Autónoma de Cantabria de la Asociación Española de Protocolo (AEP). Presidente de la Asociación Cántabra de Protocolo (ACP), fundada por mí en 1988. Miembro del Comité Organizador del 5º Congreso Internacional de Protocolo (Palma de Mallorca, 2001), que periódicamente cuenta con la asistencia de especialistas en Relaciones Públicas, Comunicación y Protocolo en todo el mundo. Funcionario de carrera del Parlamento de Cantabria donde desempeño el trabajo de Jefe del Servicio de Relaciones Institucionales y el de Jefe (en funciones) del Servicio de Comisiones y Órganos Superiores. Desde el año 1987-2004 ha venido dirigiendo también el Gabinete de Comunicación del Parlamento de Cantabria. Me considero periodista y escritor. Mi blogger es www.migueldelrio.es Cuento con una amplia obra en comunicación de la que destaco los siguientes libros con los que se trabaja en diferentes universidades españolas. “Introducción al Protocolo. Estudios prácticos sobre organización de actos públicos”. (Manual Profesional 1998). Agotado. “Gabinetes de Prensa. La Comunicación en las Instituciones y en las Empresas”. “Protocolo. Manual práctico para conocer las normas de protocolo de uso diario”. Manual de protocolo de los Colegios Médicos de España. Manual de protocolo Colegios Profesionales. “Manual para Comunicar Bien. ¿Vas a publicar lo que te he enviado?”. “Abecedario gráfico de comunicación y organización de eventos. Protocolo a la Vista”. Presidente y uno de los fundadores del Club de Prensa Pick-Tenis de Santander (www.www.clubdeprensapicktenis.com) Miembro de CEDRO. He publicado más de 700 artículos de opinión en El Diario Montañés (Grupo Vocento), donde he venido colaborando durante quince años. Durante 12 años fui columnista de opinión diario en diferentes emisoras de Radio como Cope Cantabria y Punto Radio Cantabria. He sido articulista en revistas técnicas como “Mujeres Siglo XXI” o “Revista Piquio Magazine”. En la actualidad, soy columnista del Periódico “Nuestro Cantábrico”, del diario digital www.populartvcantabria.es con la columna “Oído Cocina“ y de la revista “Vivir en Cantabria”.

Miguel del Río | 21 de octubre de 2018

Cantabria y el tren tienen una historia de tardanzas e incumplimientos. La misma que Cantabria y las carreteras. Se ha reclamado tanto al respecto, que ahora es notorio el desgaste en lo que se denominan viejas reivindicaciones. La llegada de un AVE, primero, y tren rápido, después, ha tenido diversos anuncios que, a tenor de lo que se escribe,muy pocos parecen dudar de la última fecha dada del 2024. Bueno, para ser justo, no todos.

Sheldon Cooper, el protagonista principal de la serie estadounidense The Big Bang Theory, es un enamorado de los trenes y hace imposible viajar con él dentro de uno, sin que dé la tabarra todo el trayecto con su fabricación, modelo, el primer viaje inaugural y todas las características técnicas que tiene la locomotora que tira del resto de vagones. Un viaje del desternillante Sheldon a Cantabria, incluyendo la crítica de lo mucho que cuesta llegar en tren a esta bella región del norte de España, creo yo que sería un gran impulso a los deseos poco expresadosde esta comunidad sobreviajar hacia el exterior de una forma ferroviaria rápida y segura, sin averías continuas de su catenaria.

Recientemente asistí con el Fernando Collado a una de esas comidas donde coincidimos periodistas con personajes influyentes de la política, y hablamos de todo sin ponernos de acuerdo en casi nada. Fernando, director del periódico El Faro de Cantabria y ex director del rotativo Alerta, es de los contados e influyentes opinadores que han venido escribiendo sobre los tan anunciados trenes AVE, primero, y ahora denominado rápido, que nunca llegarán a ser realidad, de no cambiar drásticamente el desdén que hay desde Madrid hacia el desarrollo de Cantabria, pero también la muy escasa reivindicación que se ejerce desde todas las instancias del poder civil de la región. Tan es así, que desde el último anuncio (y ya van…) de que Cantabria contará con un tren adecuado a las actuales necesidades en el año 2024, Fernando y yo somos de los pocos que hemos escrito sobre el acontecimiento, como si el resto diera por hecho que vale lo dicho y ahora solo queda esperar a que llegue la fecha inaugural en que Santander y Madrid se recorra en tres horas, dentro de los vagones de un nuevo tren que sería la envidia del mismísimo Sheldon Cooper.

Fernando Collado es de los contados opinadores que escriben sobre los  anunciados trenes AVE, primero y, ahora, rápido, que no serán realidad

A la hora de utilizar finalmente una necesaria infraestructura, Cantabria parece acostumbrada a esperar su llegada entre veinte y treinta años. Pasó con la Autovía con Bilbao; pasó con la Autovía a la Meseta, aún inconclusa en su totalidad; pasó con la Autovía del Cantábrico y pasa con el tramo ferroviario que nos une con Madrid, con una vía más acorde a finales del siglo XIX y principios del XX, que lo que demanda el actual XXI. Sobre el nuevo tren rápido anunciado, Nando Collado escribía recientemente un realista artículo titulado “El tren de Tito Livio”. Presagiaba el periodista lebaniego lo siguiente: “En realidad será un AVE con ala y media y a la pata coja, porque de Reinosa hacia abajo proyectarán “La Diligencia”, de Jhon Ford, y el convoy circulará en consonancia con los equinos que abrevaban en el rancho del pistolero Jhon Wayne”. Resulta imposible relatarlo más claro, tal y como se han venido desarrollando los anuncios e incumplimientos, y como han ido pasando los años con la mejora de trenes en todas las comunidades españolas menos en Cantabria.

Hoy, el hecho más denunciable, es que esta región es la única que no aparece en el mapa español real de modernización ferroviaria

Hoy, el hecho más denunciable,es que esta región es la única que no aparece en el mapa español real de modernización ferroviaria, lo que nos aleja del resto del país y también del resto de Europa. Creo que no somos del todo conscientes de lo que nos jugamos en el envite. Tengo algunos amigos que trabajan en empresas de logística, que me han explicado suficientes veces la tardanza que supone sacar o traer una mercancía a Cantabria, en comparación a otros lugares. No tener una línea ferroviaria adecuada, terminar de una vez por todas con las carreteras hacia el exterior que necesitamos, y abrir otras vías (hacia el Mediterráneo), nos hace menos competitivos y lastra nuestro desarrollo y el futuro laboral de nuestros hijos, algo que ya sucede ahora. Los que escribimos de trenes fugaces, como Fernando y yo, lo hacemos pensando en esta tozuda realidad. Seguro que es compartida por más, pero se echan de menos voces, reivindicaciones, movilizaciones, y una demanda permanente por parte de losmedios de comunicación regionales, como el gran altavoz interior y exterior que son. Sheldon Cooper aparece jugando con un tren en uno de los episodios de The Big Bang Teory, mientras anuncia: “ya es oficial, soy un trenadicto”. Sigamos el ejemplo, por la cuenta que nos trae.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/miguel-del-rio/escribimos-trenes-fugaces/20181021211403052184.html


© 2020 eldiariocantabria.es

Periódico online de noticias de Cantabria

Asociado a:

AEEPP    ADP Cantabria