Imprimir

Julen: dudas por un tubo

José Ángel San Martín |

eldiariocantabria.es | 17 de enero de 2019

España contiene la respiración y desea estallar cuanto antes en alegría o llanto. País de laurel o crisantemo. De duelo y risa. De héroes y tumbas.

Imagen del pozo en el que cayó Julen

España contiene la respiración por quinto día consecutivo. Espera que Julen, dos años y 11 kilitos de peso, aún respire a 110 metros de profundidad. La ingeniería civil y el ingenio colectivo de un país puestos a prueba por un suceso que Scott Fitzgerald ya hubiese titulado “El extraño caso de Julen Roselló”.

El novelista norteamericano, autor de “El extraño caso de Benjamin Buttom” confesó una vez que hablaba con la autoridad que da el fracaso. En el extraño caso de Julen Roselló primero fracasó un pozo ilegal por el que nunca manó agua. Y después fracasó la vigilancia del más pequeño de la familia un mediodía cualquiera de paella dominguera.

España contiene la respiración mientras se cava contrarreloj el túnel que nos lleve hasta el fondo de la tierra y de la verdad

La imagen que ilustra esta columna vale por más de mil palabras de duda. El pocero que cavó el agujero centenario jura que selló la boca con grandes piedras, una de ellas introducida en el agujero a 50 centímetros de profundidad. Quien redescubre un pozo clausurado puede ser un curioso, un canalla o un criminal.

Dudas por un tubo en el pozo sin entubar. Abundantes y serias. Por mucho que se nos cuente el momento de la caída con pelos y señales. Por muchas chucherías y pelos de la pobre criatura hallados en ese fatídico metro 71 donde empieza y acaba momentáneamente el extraño caso de Julen Roselló.

España contiene la respiración y desea estallar cuanto antes en alegría o llanto. País de laurel o crisantemo. De duelo y risa. De héroes y tumbas. País que hubiese merecido un escritor de la talla de Ernesto Sábato, autor precisamente de “Sobre héroes y tumbas” y escultor de esta frase antológica: “La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil que, cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que morirse”.

Sábato tiene otra novelita magistral: “El túnel”. Relata la confesión desde la cárcel de un pintor que mató a su amante. Crimen y castigo. España contiene la respiración mientras se cava contrarreloj el túnel que nos lleve hasta el fondo de la tierra y de la verdad. Allí espera Julen, el niño que nos conmueve. Mucha suerte pequeñajo.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/jose-angel-san-martin/julen-dudas-por-un-tubo/20190117210156055813.html


© 2019 eldiariocantabria.es

Periódico online de noticias de Cantabria

Asociado a:

AEEPP    ADP Cantabria