Imprimir

No estamos de acuerdo en nada

Miguel del Río | Nací en Santander (Cantabria), el 29 de noviembre de 1960. Diplomado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona y Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Empecé a trabajar como periodista en la Agencia Efe de Santander (1985). Seguí como Redactor del Diario Alerta (1986/1987), donde trabajé en las secciones de Local y Región, y donde me encontré con periodistas de la talla de Jesús Delgado, José Ángel San Martín, Juan González Bedoya, Higinia Aparicio, Pablo Hojas o Jesús Hoyos Arribas. Conseguí mi primer trabajo como periodista en un importante periódico por llamar de madrugada para informar sobre un grave accidente de circulación que provocó parar la rotativa para meter en portada aquel suceso. En la primavera de 1987 cubrí los sucesos de Reinosa, que tuvieron una repercusión nacional e internacional. Durante este mismo periodo fui corresponsal de la Agencia Europa Press. De 1986 a 1988 trabajé en RTVE en Cantabria como corresponsal, y entre los años 1987 y 1988 fui Redactor-Jefe de Radio Minuto-El País, en la emisora que la Asociación de la Prensa de Cantabria tiene en la Calle Cádiz de Santander. Como profesor, vengo desempeñado una intensa actividad hasta la actualidad. Soy miembro de la Junta Directiva de la Asociación de la Prensa de Cantabria. Miembro de la Sociedad Cántabra de Escritores. Fui Vocal en la Comunidad Autónoma de Cantabria de la Asociación Española de Protocolo (AEP). Presidente de la Asociación Cántabra de Protocolo (ACP), fundada por mí en 1988. Miembro del Comité Organizador del 5º Congreso Internacional de Protocolo (Palma de Mallorca, 2001), que periódicamente cuenta con la asistencia de especialistas en Relaciones Públicas, Comunicación y Protocolo en todo el mundo. Funcionario de carrera del Parlamento de Cantabria donde desempeño el trabajo de Jefe del Servicio de Relaciones Institucionales y el de Jefe (en funciones) del Servicio de Comisiones y Órganos Superiores. Desde el año 1987-2004 ha venido dirigiendo también el Gabinete de Comunicación del Parlamento de Cantabria. Me considero periodista y escritor. Mi blogger es www.migueldelrio.es Cuento con una amplia obra en comunicación de la que destaco los siguientes libros con los que se trabaja en diferentes universidades españolas. “Introducción al Protocolo. Estudios prácticos sobre organización de actos públicos”. (Manual Profesional 1998). Agotado. “Gabinetes de Prensa. La Comunicación en las Instituciones y en las Empresas”. “Protocolo. Manual práctico para conocer las normas de protocolo de uso diario”. Manual de protocolo de los Colegios Médicos de España. Manual de protocolo Colegios Profesionales. “Manual para Comunicar Bien. ¿Vas a publicar lo que te he enviado?”. “Abecedario gráfico de comunicación y organización de eventos. Protocolo a la Vista”. Presidente y uno de los fundadores del Club de Prensa Pick-Tenis de Santander (www.www.clubdeprensapicktenis.com) Miembro de CEDRO. He publicado más de 700 artículos de opinión en El Diario Montañés (Grupo Vocento), donde he venido colaborando durante quince años. Durante 12 años fui columnista de opinión diario en diferentes emisoras de Radio como Cope Cantabria y Punto Radio Cantabria. He sido articulista en revistas técnicas como “Mujeres Siglo XXI” o “Revista Piquio Magazine”. En la actualidad, soy columnista del Periódico “Nuestro Cantábrico”, del diario digital www.populartvcantabria.es con la columna “Oído Cocina“ y de la revista “Vivir en Cantabria”.

eldiariocantabria.es | 15 de diciembre de 2019

Hay una línea muy fina entre tener o perder perspectiva. A quien más exigimos aplicarla bien es al poder y a quienes lo representan. No cabe duda de que esa perspectiva está en crisis, y la prueba del nueve es que no estamos de acuerdo en nada, se trate de algo que afecte a nuestro propio portal de vecinos, municipio, nación y continentes.

Sería irrelevante enumerar el montón de asuntos en los que ahora el mundo, España, Cantabria (donde vivo), no se ponen de acuerdo, porque entre los lectores tampoco iba a existir coincidencia al respecto. Quienes como yo son adeptos a la religión de la lógica, vivimos un momento muy chungo, de desamparo ante casi todo lo que digerimos como noticias (¿verdaderas o falsas?), porque la manipulación se ha hecho tan fuerte que nos aleja de querer informarnos, en la creencia de que somos más felices sin saber, sin enterarnos de nada. El poder es lo que siempre ha buscado, la desinformación. Todas las chorradas que se presagian con un cambio de siglo, resulta que en éste se pueden resumir con una frase de Séneca: “No es que tengamos poco tiempo, es que perdemos mucho”.

De repente, los problemas de la ciudadanía han pasado a un plano secundario. Parece que no somos merecedores de explicaciones sobre si entramos en una nueva crisis o no. O que nos tranquilicen ante la presentación de tantos ERES en las industrias que dan trabajo (Cantabria alarma en este sentido). Y qué decir de ser informados con la auténtica verdad sobre el Gobierno de España que se está fraguando, precisamente con quienes buscan la desaparición de España. En su día, ningún país quiso afrontar de verdad la ola internacional de fake news o noticias falsas, porque al final es un instrumento de manipulación muy útil para Estados, Gobiernos y grupos concretos de intereses (lobbies), creando así situaciones de confusión y desconcierto, según conveniencia, como sucede actualmente.    

¿No merecemos soluciones por los intereses de los poderosos? La frase-pregunta suena a tópico, pero siempre ha sido así y nada ha cambiado

Si los problemas propios, los de casa, no se encauzan, poco podemos esperar respecto a lo que pasa con los temas de gran calado: calentamiento del planeta, migración, corrupción, hambrunas, nacionalismos, guerras o Donald Trump, ahora ya inmerso en investigación por oscuros manejos políticos. ¿No merecemos soluciones, porque los intereses de la política, la economía y los poderosos se anteponen a este sentir general? Asumo que la frase-pregunta suena a tópico, pero es que siempre ha sido así y nada ha cambiado en este sentido; es más, ha ido a más.

Tengo claro, como sucede con el Cambio Climático, que es momento para que la sociedad reaccione y deje patente lo que queremos en verdad los ciudadanos de a pie. Con mentiras o medias verdades, se llamen fake news o postverdades, nunca se ha construido nada, al revés, han surgido los conflictos más terribles, y no queremos incurrir en los mismos errores. Es notorio que atravesamos cambios profundos, sobre todo en cuestiones de economía, energía y medio ambiente. Por un lado, la política debe regresar a la senda de hablar, explicar, dialogar, consensuar y resolver. Coincidirán en que esto, ahora, no se da. Pero no solo en España; el mundo parece atacado por un virus de inacción, de tuits vacíos entre dirigentes de todo tipo, y los problemas de la gente no se solucionan en Twitter, ni Facebook o Instagram.

“La política debe regresar a la senda de dialogar y resolver. Los problemas de la gente no se solucionan en Twitter o Instagram”

Esta manera de comunicarse, sobre todo cuando se trata de abordar cualquier tipo de crisis, no suma, resta más bien. Para eso se creó Naciones Unidas, los tratados de comercio, la Unión Europea y, da pereza señalarlo, también las cumbres entre países ricos o en desarrollo en las que se abordan los temas puntuales sobre los que hay que adoptar medidas urgentes. Mirarse de reojo acarrea el panorama actual de que nadie se pone de acuerdo en nada. Reconocer el problema sería un primer gran paso, tras el cual volver a sentarse en torno a mesas para conversar de forma útil y serena. Pienso sinceramente que es lo que más anhelan los ciudadanos de todas partes. Y también un regreso a la verdad y a la transparencia política, que evite este desgaste democrático, en favor del auge de populismos que representan ideas retrógradas, radicales e injustas.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/miguel-del-rio/no-estamos-de-acuerdo-en-nada/20191215210109069070.html


© 2020 eldiariocantabria.es

Periódico online de noticias de Cantabria

Asociado a:

AEEPP    ADP Cantabria