Sábado 15.12.2018

Mi amigo el del pasaporte

Los abuelos del Sahara aún guardan como un tesoro el pasaporte de España, como si les ayudase en algo el tener dicho documento.

Al principio me parecía una historia desconocida, y después una historia lejana y poco importante para mí y para todos. Por suerte mi pasión por la historia y por el rock hicieron toparme con una realidad desconocida para muchos, e ignorada por otros.

El pueblo saharaui lleva más de 30 años en una lucha olvidada por quien les abandono a la suerte. Y es que uno de los grandes responsables de lo ocurrido en el Sahara es España, y todos sus gobiernos.

Debido a la “Marcha Verde” España abandonó un territorio propio, el de la provincia del Sahara Occidental

Ningún presidente de gobierno, desde Arias Navarro hasta Mariano Rajoy y ninguno de los jefes de estados desde 1975 han sido conscientes del papel que debíamos haber desempeñado sobre nuestro propio territorio. Debido a la “Marcha Verde” España abandonó un territorio propio, el de la provincia del Sahara Occidental. Tras los acuerdos tripartitos del 76, unos acuerdos que no debemos olvidar fueron declarados ilegales por la ONU, España abandonó dicho territorio a su suerte, concretamente a la suerte que decidiese Mauritania y Marruecos. Tras la derrota del primero en la guerra contra el Frente Polisario, es Marruecos quien gestiona y gobierna una parte importante del Sahara.

No es un tema baladí para los asuntos exteriores de España, pues según la ONU el Sahara continúa siendo el único territorio de España pendiente de descolonización. 

Pero no solo por lo que diga la ONU tenemos los españoles mucho que decir en una disputa que parece no tener fin. La moneda del Frente Polisario es la Peseta Saharaui, que tiene el mismo valor que nuestra extinta Peseta. Cierto es que es una moneda clandestina, porque por supuesto la oficial es el dírham marroquí. Y sobre todo los saharauis más mayores continúan teniendo un pasaporte español.

Recuerdo una entrevista que realizamos a un saharaui encargado de la seguridad de aquel famoso campamento de “la libertad”. Un campamento que en 2010 puso en jaque al gobierno Marroquí, gobierno que cargó sin contemplaciones contra los acampados. El entrevistado –no recuerdo su nombre, pues siempre le conocimos con un nombre ficticio, pues se encontraba exiliado en España- nos enseño el pasaporte de su abuelo. Los abuelos del Sahara aún guardan como un tesoro el pasaporte de España, como si les ayudase en algo el tener dicho documento. Aunque quizás ese cariño por “los papeles” viene por la buena relación que tienen con muchos españoles –que no con el Gobierno-.

Según la ONU el Sahara continúa siendo el único territorio de España pendiente de descolonización

Lo siento por los gobernantes, pero no debemos olvidar que Marruecos no puede ser nuestro amigo. No puedo serlo cuando expulsa a periodistas españoles por cubrir lo que ocurre en el territorio ocupado, no puede serlo cuando ocupa un territorio que aún la ONU reconoce como a descolonizar por España, y no puede serlo cuando tortura y asesina a gente que aún conserva su pasaporte de español.

Han sido ciudadanos españoles, que abandonamos sin más miramientos entre el 75 y el 76 y de los que no queremos saber nada. Es nuestra responsabilidad el ayudarles, son nuestros amigos los del pasaporte, son nuestros compatriotas. Ha quedado claro que los diversos Gobiernos han vertido tierra y escombros sobre el tema, para así olvidarle. Por suerte, son miles las personas del país que son conscientes de la responsabilidad que tenemos con dicho pueblo. Proyectos como “Vacaciones en Paz”, FiSahara y un largo etcétera tratan de poner memoria al olvido de la vergüenza.

Si nuestro gobierno no quiere actuar debemos ser los propios españoles los que lo hagamos, para poco a poco ir construyendo una amplia red que termine por imponer al gobierno de España la necesidad historia de resolver un problema que nunca quisimos encarar.

Aunque conviene recordar que todo esto ocurre, también, con el apoyo de países como Francia y Estados Unidos hacia la monarquía de Marruecos en el asunto de la ocupación del territorio.

El amigo del pasaporte continua su lucha acompañado de la arena, una lucha que esperemos no vuelva a ser militar, pero es inevitable pensar que es una lucha que parece no tener final. Pero, mi amigo lo sabe, una lucha en la que estoy a su lado, una lucha en la que yo le apoyare, como lo hacen miles de españoles avergonzados una vez más de sus políticos.

Mi amigo el del pasaporte
Comentarios