Sábado 15.12.2018

La batalla de Zubieta; gloria u ortigas

El partido del domingo marcará la valoración de la temporada del Racing; el mayor fracaso deportivo de la historia del club o clasificarse por tercera vez al PlayOff de ascenso con unas sensaciones de pesimismo absoluto.

Con la espada en alto y con una táctica ofensiva tendrían que salir los once titulares que Pouso pondrá en Zubieta a jugar contra la Real Sociedad B. Un partido que es una final, pues marcará el final de la temporada o el inicio de la fase más importante. Si se pierde y los verdiblancos no consiguen clasificarse para la Fase de Ascenso nadie dudará en definir la temporada como el mayor fracaso de la historia del equipo. Si por el contrario se gana y se consigue jugar “la fase” se maquillará la tercera temporada consecutiva en la división de bronce de una forma “ramplona”. Al final, como de costumbre, una batalla puede marcarse en la retina y ocultar el trasfondo del ejército.

Pase lo que pase, la dirección del club y su propietario –PITMA- deben reconducir la situación. No valen paliativos, ni maquillajes. Si se sube hay que cambiar la filosofía de club, y sino también. No podemos fichar casi una veintena de jugadores al año, tener un amplio staff técnico y no coincidir en la filosofía de juego. No debemos olvidar que al inicio de temporada se dijo públicamente que el Racing de la segunda etapa de Viadero iba a tocar, y por eso se fichaba a Quique Rivero, y por el contrario el juego del entonces míster verdiblanco no coincidía con esa idea. En definitiva no volver a hacer lo que se ha hecho estos años.

Al final, como de costumbre, una batalla puede marcarse en la retina y ocultar el trasfondo del ejército

Por supuesto, hay que replantearse la cantera. Por un lado, habrá que dejar claro al entrenador si queremos promocionar jugadores o no. El club debe decidir qué hacer con la cantera, y con jugadores muy valiosos como Pau, Sergio, Javi Cobo, Sergio, Oscar, Jerin, Juan, Gándara o Javi Gómez. Y por otro, hay que coordinar bien el trabajo en las secciones inferiores. Con el inicio de la nueva temporada habrá un nuevo encargado de las categorías de los más pequeños del club y tiene por delante la complicada labor de cortar el sangrado que supone la salida de bastantes jugadores a otros clubs.  

Una temporada que no ha sido brillante y en la que se ha vivido una crisis permanente, de juego, de resultados, y de reputación. Ojalá el final sea más feliz que en las dos anteriores, pero si no lo es será necesario cambiar el rumbo de idea de club porque un cuarto año en 2ºB supondría una dura idea mediática. Nunca la afición del Racing había sido tan joven y femenina, antaño las gradas de El Sardinero las poblaban señores mayores con puro, pero ahora es diferente. Una nueva temporada “en el pozo” podría suponer desenganchar a muchos abonados, y entre ellos quizás una importante masa de jóvenes, que son el futuro del club. Y es que una nueva temporada con partidos contra equipos bajos de la categoría suponen un duro revés psicológico y más para una afición que ha disfrutado de Europa no hace tanto y que espera con ansias encuentros contra rivales históricos, que si hay que en la categoría de plata.

Una temporada que no ha sido brillante y en la que se ha vivido una crisis permanente, de juego, de resultados, y de reputación

Pero como viene defendiendo Pouso no miremos más allá de lo que debemos. El equipo se lo juega todo este domingo en Donosti. Y el míster racinguista debe aprender de sus propios errores. Jerin o Juan son jugadores perfectamente validos para la gran batalla, y por supuesto Sergio debe regresar a su posición natural. Las bandas que han sido un gran problema en el equipo deberían tener al menos en la derecha un dueño claro. Y es que aunque Óscar no se encuentre en su mejor momento es quien más puede aportar, y incomprensiblemente Pouso no cuenta con el. 

Más vale que no se salga a jugar como la primera parte del Logroñes porque sino tendremos muchas ortigas para…

La batalla de Zubieta; gloria u ortigas
Comentarios