Sábado 15.12.2018

La comunicación en tiempos de cambio

Estamos en un tiempo que es una oportunidad, un tiempo que es ideal para hacer buen periodismo. Debemos saber utilizar todas las ventajas que nos ofrece la tecnología, y las desventajas convertirlas en ventajas.

La sociedad, la política… está cambiando, absolutamente todo está cambiando. La fecha de caducidad de todos los productos ha llegado al mismo tiempo, y algunos parecen no haberse dado cuenta. Con muchos titubeos pero España esta cambiando, España ya esta inmersa en una nueva transición.

A finales de 70 y principios de los 80 la transición de la sociedad fue acompañada de una transición periodística, y ahora también el periodismo debe cambiar, porque también ha caducado.

Parece que el cambio en el periodismo existe, lento, eso sí, pero existe. Cabe recordar junto con los jueces y la política, la periodística es la profesión peor valorada. En definitiva, si una profesión que debe estar al servicio del ciudadano, una profesión que debe trabajar para informar al ciudadano de lo que ocurre, y de ser sus ojos, es de las peores valoradas algo muy mal se ha estado haciendo.

Junto con los jueces y la política, la periodística es la profesión peor valorada

Y creo que se está empezando a cambiar la profesión, por suerte. De entrada los periodistas hasta hace bien poco han estado, como se suele decir, sentados en la misma silla que los políticos, y ahora parece que por fin nos hemos levantado. Y no podemos estar en la misma silla, porque entonces será difícil poder “sacar sus trapos sucios”. El problema es que muchos de esos periodistas que han estado “de mamoneo” o siendo “perritos falderos” de los políticos intentan dar lecciones de ética y moralidad, e intentan ser periodistas “dignos”. Ya no tienen credibilidad.

Este periodismo “digno” que no le importa sacar casos de corrupción de “X” o “Y” partido, o de “Z” o “W” institución, debe estar elaborado por nuevos periodistas, que nada han tenido que ver con el “viejo periodismo”, y por supuesto por periodistas “veteranos” que en su momento ejercieron la profesión con ética y dignidad.

La sociedad discográfica no supo adaptarse a internet, no supo a adaptarse al progreso, y así están. Muchos medios de comunicación, sobre todo los veteranos, no han sabido adaptarse ni por asomo a internet, y no han sabido adaptarse ni por asomo a los nuevos tiempos. Y creo que difícilmente lo harán cuando ven internet y las redes sociales como la gran amenaza del periodismo. Ver el progreso como una amenaza es no saber adaptarte, y es que internet y las redes sociales no son ni una amenaza ni la muerte de la prensa, sino todo lo contrario. Estamos en un tiempo que es una oportunidad, un tiempo que es ideal para hacer buen periodismo. Debemos saber utilizar todas las ventajas que nos ofrece la tecnología, y las desventajas convertirlas en ventajas. La radio y la televisión se están sabiendo adaptar a las mil maravillas al “nuevo mundo tecnológico”, no así la prensa escrita, que salvo algunas excepciones –aquí tenemos una- no saben cómo actuar, y al no saber cómo actuar o al actuar mal, lógicamente, el negocio se les acaba. Que sepan los señores propietarios de periódicos, que el papel tiene los días contados, por lo que el futuro –y así lo demuestra quien compra “papel”- es puramente internet.

En definitiva el periodismo está transformándose a un nuevo periodismo, pero aún tenemos “lastre” que soltar, y que quitar. Un lastre con el cual no podemos mejorar la profesión.

La comunicación en tiempos de cambio
Comentarios