Sábado 15.12.2018

Comunicación y mamarrachadas

Parece que vivimos en un frenesí de cambio, en el que todo está caduco, a todo le ha llegado la fecha de caducidad al mismo tiempo, y todo urge cambiarlo.

La política basada en el marco de la Constitución, y el régimen del 78, se ha caducado, los políticos están caducos, la forma de hacer política está caduca, la corrupción está caduca, la Iglesia está caduca, y todo necesita de un cambio inmediato, o eso parece, o eso nos creemos.

Pero realmente ¿Qué está cambiando? De momento nada, bueno mejor dicho poca cosa –alguna sí que está cambiando-, porque aunque ese frenesí de cambio, de nuevos aires, de nuevo tiempo no ha comenzado, comenzará, pero aún no ha comenzado.  Quizás nos estemos preparando para el gran cambio, o quizás no, y nos pille “con el pie cambiado” –típico en nuestro país-.

Si en España, tenemos algo que no ha cambiado, y que sí que necesita de un cambio urgentísimo, es la comunicación del gobierno con los ciudadanos. Estas últimas semanas, las podemos tomar como ejemplo. Mariano Rajoy acudiendo a Tiempo de Juego de la Cadena Cope para comentar un partido del Madrid y la ya famosa “colleja” a su hijo ¿Para qué?, eso sí mientras no acude al debate del 7D de Atresmedia ni al de El País, es más éste le ha contraprogramado con una entrevista en Telecinco.

Por otro lado todos los políticos- incluidos los de “nueva generación”- se hacen un tour por un sinfín de programas que nada tiene que ver con la política y sí mucho con el espectáculo. El Hormiguero, el programa de Bertin Osborne o el de Calleja. ¿Para qué? ¿Qué aporta su presencia en esos programas? Quizás algo en la comunicación sí que ha cambiado, pero lo que no tengo claro es si para mejor. Es desquiciante ver el tour de los políticos por todo tipo de programas haciendo bailes, deportes extremos, menuda casualidad que todos son amantes del deporte extremo, y un sinfín de mamarrachadas.

Si quieren evitar ahogarse en poco tiempo, y sufrir la apisonadora del cambio, lo primero que deben hacer es cambiar el mensaje, y la forma. La forma de comunicar ha cambiado, y algunos no quieren darse cuenta. No pueden no admitir preguntas, y no pueden recitar algo como un “papagayo”. No pueden mentir, porque hace unos años “colaba” pero ahora al segundo sabemos que han mentido.  Y ¿Qué me dicen de la comunicación no verbal?. Los gestos, las miradas, la forma de sentarse… TODO, hoy en día TODO dice algo, hoy en día TODO se expresa, y TODO transmite sentimientos.

Hoy en día la comunicación, es fundamental, el saber transmitir las cosas, y la forma de transmitirlas, puede cambiar por completo la opinión de la gente.

Comunicación y mamarrachadas
Comentarios