Sábado 15.12.2018

El futuro de RTVE

Hemos de “blindar” la Corporación y que no sea un arma política.

Hace unas semanas el Consejo de Informativos de RTVE ha entregado a los partidos políticos 2.225 firmas de trabajadores de la radio y televisión estatal contra la manipulación y a favor de un cambio de la ley que regula la Corporación.

Dentro de las movilizaciones de protesta se enmarcan unos paros parciales que se celebrarán el 9 de marzo y 4 de abril. Unos paros parciales que dada la situación agónica de carencia de libertad, de pluralidad y de calidad deberían convertirse en un paro de 24 horas, pero no seré yo quien critique la decisión que han votado los trabajadores en su asamblea.

RTVE está en una situación crítica. Está en una pérdida constante de la calidad, y de audiencia, y en una agudísima crisis económica, pero ¿cuál ha de ser el futuro de la radio y televisión publica? Desde luego, que no es seguir por la línea, o por el camino, en el que están.

RTVE no puede ser un arma de los partidos, ha de ser una radiotelevisión de calidad, y estable, en donde los intereses políticos no estén presentes

Por canteaba vez, el ejemplo de RTVE ha de ser la BBC británica, quiero decir, hemos de “blindar” la Corporación y que no sea un arma política, del partido del gobierno de turno. Poniendo un ejemplo, si los informativos con Fran Llorente eran líder de audiencia, eran unos informativos modernos, y los mejores del mundo, según premiaron los prestigiosos TV News Awards. ¿Por qué hemos de destituirle del cargo? ¿Por qué al cambiar el gobierno, se ha de destituir a todo bicho viviente?

Evidentemente ni en la BBC, ni en ninguna cadena pública, con sentido, lo harían, porque siempre hablamos de la BBC, pero las radiotelevisiones públicas de los Países Bajos, de Suecia… son también en ese aspecto un ejemplo.

Por lo tanto, lo primero y muy importante, RTVE no puede ser un arma de los partidos, ha de ser una radiotelevisión de calidad, y estable, en donde los intereses políticos,no estén presentes.

Por otro lado, han de desprenderse de programas que no tienen la calidad que deberían tener en un servicio público, no solo debemos mirar la audiencia, sino también, y sobre todo, su calidad. El producto de la tele publica ha de ser de calidad, y sin entrar en fanatismo, ni amarillismo. Además los informativos deberían tener más presencia social, en definitiva más aparición de lo que importa en la calle, que de políticos y altas cúpulas de poder.

“La Dos”, que debe mejorar su oferta cultural, y ofrecer una mejor programación cultural. Quizás a “La Dos”, deberían volver a poner programas de música, a una hora “más decente”, que la de Los Conciertos de Radio 3, por poner un solo ejemplo.

La gran medida que debería afrontar la Corporación del ente público es que RTVE ha de ser el sustituto de las “deficitarisimas” televisiones autonómicas

Unos programas que deben ser realizados por el personal “de la casa” como se le llama generalmente. Tenemos grandes profesionales que saben realizar muy buenos productos. Pudiendo hacer una gala de una gran calidad como fue la del aniversario del inicio de las emisiones de TVE ¿Por qué debemos conformarnos con galas rancias al puro estilo “Moreno”?, y habló de las galas por poner solo un ejemplo.

RTVE es un servicio público, y por lo tanto no puede buscar solo rentabilidad económica, aunque bien es cierto, que ha de recuperarse de la gravísima situación económica en la que se encuentra. Las soluciones, son claras. O las privadas pagan un canon importante, porque RTVE, no tenga publicidad, o ha de volver la publicidad –pese, a que me duela, y este en contra-. Lo que está muy claro, es que un nuevo ERE, no es la solución, ya que las redacciones “están bajo mínimos”, y buen ejemplo son estos datos, TVE tiene 6.000 trabajadores; la RAI, 12.000 y la BBC, 24.000.

Así las cosas, para mí la gran medida que debería afrontar la Corporación del ente público es que RTVE ha de ser el sustituto de las “deficitarisimas” televisiones autonómicas.

Quiero decir, las autonómicas sí que son un “pozo sin fondo” de dinero, y un “lastre” para los gobiernos. Por lo que entiendo, una buena medida, seria que las comunidades autonómicas, que lo quisieran, pagasen un “canon” a la Corporación, y estas realizaran un verdadero servicio público.

Con esto me refiero, a que la desconexión de TVE en Cantabria, no fuese de 34 minutos, sino de más tiempo. Informativos –quien sabe si dos ediciones de media hora-, programa de entrevistas, programas culturales… y retransmisiones de eventos de interés –liga de bolos, liga de remo, día de Cantabria, día de las Instituciones, o mismamente la inauguración del Mundial de Vela hace ya unos años,…-, y en la radio aumentar también el tiempo de desconexión, por lo tanto hacer un verdadero servicio público, de cercanía, y así evitar la necesidad de unas televisiones autonómicas en caso de que existan, o de nuestro caso, el de Cantabria, en el que nos conformamos con 34 minutos de información, y dos teles locales, que lo hacen lo mejor que pueden, pero no son suficientes, para ese servicio, del que hablamos.

El futuro de RTVE
Comentarios