Sábado 15.12.2018

Nuevas elecciones, ¿por qué no?

Existe un miedo tremendo a una nueva convocatoria de elecciones, un miedo al fracaso, pero unas nuevas elecciones no significarían para nada un fracaso.

Asisto perplejo al miedo impresionante que existe entre todo el mundo ante la posibilidad de convocar nuevas elecciones. Miedo a un supuesto fracaso por parte de la clase política por no haber sido capaces de pactar, miedo de la ciudadanía por no saber cómo “resolver el problema”.

Debemos ser realistas y analizar la situación que existe. La partida esta en “tablas”, ya que no existe un bloque mayoritario. Por lo tanto es imposible articular un gobierno, y tal y como establece la ley toca nuevas elecciones. Todo esto no supone ni mucho menos un fracaso político como muchos quieren hacer ver, sino que no existe un bloque mayoritario.

Puede que una gran mayoría de la gente vote lo mismo, pero realmente el mapa político se ha movido, y ha sufrido un giro, un giro considerable

Muchos argumentan en que para qué votar, si ya se hizo y se va a votar lo mismo. Puede que una gran mayoría de la gente vote lo mismo, pero realmente el mapa político se ha movido, y ha sufrido un giro, un giro considerable. Quizás el que menos se ha movido es el PP, que continua claramente en un “espectro político” de derechas. Por su parte, Ciudadanos es posible que este “desilusionando” a sus votantes más de “derechas” debido al pacto con el PSOE, lo que supone un leve movimiento hacia el centro, pudiendo dejar a un margen a algunos “ex votantes” del PP.

El partido de Pedro Sánchez por su parte tras las elecciones ha ido dejando de lado a sus votantes puramente de “izquierdas” que intentó cautivar durante las elecciones, para volver a ese centro-izquierdas o centro en el que ha estado posicionado los últimos años de Zapatero y los años de Rubalcaba. Por otra parte, Podemos ha ido dejando más lejos el centro, para volver a sus orígenes, y ser un partido de izquierdas. Como algunos ya han tildado vuelve el “tuerkismo”.

Estos movimientos hacen que algunos votantes de C’s, PSOE y Podemos ya no se sientan cómodos con la opción votada el pasado 20-D y que en unas hipotéticas elecciones cambien de opción. También puede que los bloques apenas se muevan y en junio todo continúe igual. Lo que esta claro es que si el “bloqueo” continúa llegarán unas nuevas elecciones. Unas elecciones que no creo que sean malas, ni signifiquen una derrota a la democracia o al consenso. Yo no entiendo el miedo a unos nuevos comicios.  

Nuevas elecciones, ¿por qué no?
Comentarios