Jueves 16.08.2018

A cada uno lo suyo

No han sido pocos los que a lo largo de la historia han intentado definir la justicia, quizás la que ha tenido más éxito por dar una visión clara y concisa es aquella de "dar a cada uno lo suyo".

Ya en siglo IV a.C. los llamados pitagóricos hablaban de la justicia como la igualdad en la distribución de bienes y reparto de cargas, hoy podrían ser acusados de peligrosos populistas. No han sido pocos los que a lo largo de la historia han intentado definir la justicia, quizás la que ha tenido más éxito por dar una visión clara y concisa es aquella de "dar a cada uno lo suyo". Aristóteles, ya se manifestó en estos términos, Cicerón, Tomás de Aquino... de manera parecida desde una visión ética y filosófica.

Sería Domicio Ulpiano, uno de los grandes juristas romanos, quien lo llevó al plano del derecho, allá por el siglo III definía la justicia como "la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno su propio derecho". Él hablaba de las tres reglas del derecho: "Vivir honestamente, no dañar a los demás, y dar a cada uno lo suyo". Esta puede ser la Piedra Roseta del comportamiento para vivir en sociedad. Desde luego en menos palabras es muy difícil decir más claramente lo que debe pretender el derecho, algo que a pesar de los siglos pasados compartimos.

Domicio Ulpiano hablaba de las tres reglas del derecho: Vivir honestamente, no dañar a los demás, y dar a cada uno lo suyo"

Uno siempre ha tenido mucho respeto por quienes imparten justicia, su tarea no es nada sencilla, en la ecuación de dar a cada uno lo suyo, lo realmente complicado es saber qué es lo suyo de cada uno, donde está por ello el nicho de los conflictos. Todos pedimos lo nuestro y la visión de lo nuestro no tiene porqué ser la más objetiva y la más justa o real. Aunque otras veces cuesta entender que en situaciones y actuaciones que están tan claras para todos, sin embargo no se imparta esa justicia.

Si un principio esencial de la justicia es dar a cada uno lo que le pertenece, cuando en un proceso judicial hay personas que son terceros de buena fe, que no tienen responsabilidad alguna sobre los hechos acontecidos, ni han cometido ilícito alguno, tampoco tienen que soportar carga alguna, máxime cuando está identificado el infractor y condenado en sentencia firme, y para mayor escarnio, son las propias Administraciones Públicas. 

Sin embargo, han pasado más de dos décadas y los culpables de esta situación no han hecho frente a las responsabilidades a las que han sido condenados, ni han reparado el grave daño causado a la sociedad y a cientos de familias, como ha sucedido con las sentencias de derribo en Cantabria. La aprobación por el Senado en 2015 del artículo 108.3 LJCA  ha intentado corregir esta desprotección de los ciudadanos, la norma tiene sus raíces en Cantabria, en el sufrimiento de estas familias, con el trabajo de sus representantes y legisladores en la Comisión creada al efecto en el Parlamento, junto al apoyo y colaboración de asociaciones de afectados de toda España, ello ha significado un cambio importante, abrir el camino para tener una legislación más justa y acorde con la Unión Europea, donde el respeto tanto al derecho de propiedad como a los terceros de buena fe, están mucho más protegidos, Las recientes sentencias del Tribunal Supremo han dado una mayor seguridad jurídica, exigiendo las garantías de pago a los víctimas, terceros de buena fe, antes de producirse el derribo. Sin embargo mucho es el camino que nos queda por recorrer en esta materia.

Han pasado más de dos décadas y los culpables de esta situación no han hecho frente a las responsabilidades a las que han sido condenados

A pesar de todas estas modificaciones legales, y la Declaración Institucional del Parlamento de Cantabria donde manifiesta: "La necesidad de dar una solución definitiva, por parte de las Administraciones Públicas en el marco de sus competencias, a la situación que sufren cientos de familias por el grave problema de las sentencias de derribo, evitando la pérdida de su patrimonio y cumpliendo los Convenios firmados entre los afectados y Gobierno de Cantabria, en la presente legislatura..."

Lo cierto es que ver como pasa el tiempo, las promesas no se cumplen, las soluciones no llegan a un colectivo ya muy mayor y combinado con la zozobra por la situación que están sufriendo,  el resultado es fatal, les están destrozando la vida.

El sábado 26 de mayo la Asociación AMA realizará una "Ruta de los Inocentes" por todas las Instituciones implicadas para exigir el cumplimiento de la Declaración Institucional del Parlamento de Cantabria. Bajo el lema "Nos estáis destrozando la vida, una solución ya". La salida será a las 10 de la mañana del Ayuntamiento de Argoños, con paradas en los Ayuntamientos de Escalante, Arnuero, y la Junta Vecinal de Liencres, pasando por el TSJC y terminando con un acto a las 13.30 en el Parlamento de Cantabria, donde se leerá la citada Declaración Institucional, se pedirá que las resoluciones de nuestro Parlamento no se conviertan en papel mojado recordando que "hacer justicia es dar a cada uno lo suyo"  Cuando se comete una grave injusticia con cientos de familias, se secuestra su patrimonio durante décadas, se maltrata a ancianos, nos engañan, mienten o tapan sus responsabilidades ante los ojos de todos..., hoy son estas familias, pero mañana quién sabe... Los ciudadanos de esta Comunidad estamos en peligro.

A cada uno lo suyo
Comentarios