Jueves 18.10.2018

El orujo de Potes

Esto es una adaptación de un cuento popular, en el que todos quieren tener razón, pero lo que menos les importa es el daño que están causando.

Después de una reunión con responsables del Gobierno de Cantabria donde como casi siempre Andrés salía con la cabeza como un bombo, no había ni una mala palabra, ni una solución. Retomó  viaje camino de Argoños nuestro amigo Andrés, decide parar en Arnuero, en la cantina de Moisés para tomar una cerveza y una tapa. Hete aquí, que quiso la casualidad  que una miga de pan se le metiese en la muela que tiene picada, los dolores le hacen ver las estrellas. Ante sus gritos desgarradores de dolor, los que están en la cantina se apremian a tomar medias.

La cocinera, presta y veloz, sale la primera en su ayuda:

-       "Anda toma y ponte este diente de ajo". 

Andrés se pone, con resignación cristiana, el diente de ajo en la muela, pero nada el dolor no cesa, y ya jura en arameo.  

Un cliente que está allí le dice:

-       "Mejor un chorrito de anís del mono que lo duerme todo". 

Se toma el anís, pero el dolor sigue sin cesar.  

Otro cliente chilla,

-       "No, hombre no, donde esté una copa de Whisky", 

Andrés cada vez tiene peor cara, pero se toma la copa, y nada, la muela sigue palpitando y el dolor es insoportable.  

Un tercero interviene:

"Qué sois unos flojos, para eso mejor un buen trago de orujo de Potes, eso sí, del blanco". 

Al pobre Andrés los ojos le hacen chiribitas, parece que el orujo hace su efecto y le alivia un poco, pero enseguida el dolor vuelve con más fuerza.   

Un migrante ruso que estaba en la cantina asegura,

"No Sres., déjenme una botella de vodka",

Las Administraciones Públicas son las culpables directas de los fuertes dolores que tienen cientos de familias en Cantabria

Le ordena a Andrés 

"Abre bien la boca", 

Y le vació media botella...preguntándole

 - ¿Qué tal, mucho mejor verdad?

 Andrés ya no acierta a hablar, casi ni puede articular palabra. 

-       "C r e o   q u e..." 

Y unos segundos después se desploma víctima, sin duda, de un coma etílico.

Después de que la ambulancia se lo lleve, en la cantina se arma la de San Quintín, un revuelo del copón, el debate a gritos...

-        Ya te lo decía yo, ese era un raro

-       Esto se veía venir, no aprecia ni un orujo de Potes

-      Ya tenía mala cara al entrar

-       Vamos, un blando que no aguanta nada

-       El ruso remata, "eso de mezclar la bebida no es nada bueno, no hacen caso y luego..."

 Cada uno sigue defendiendo que su remedio es lo que ha solucionado el problema

 La cocinera defiende que

 -       "El ajo es lo que le ha quitado el dolor de muelas, ya lo decía mi abuela".  

El cliente 1, dice:

-       "Ha sido sin duda el chorrito de anís de mono, y por ello está durmiendo la mona".

 El cliente 2, nada de eso:

 -       "El whisky, el whisky es lo que le ha dejado K.O., eso está claro, es mano de santo".  

    El cliente 3, ¡dónde este nuestro producto!,

-       "El orujo de Potes, es bueno siempre, como digestivo, como medicina, y para levantar el ánimo y lo que haga falta".

 Por último el ruso dice,

 -    " Uds. mucho hablar pero si yo no le meto medio botella de vodka todavía estaría quejándose".    

Quizás, y salvando diferencias, las Administraciones Públicas son las culpables directas de los fuertes dolores que tienen cientos de familias en Cantabria, esto es lo que sucede con las sentencias de derribo y a los afectados, que ya les han metido la botella completa de orujo y vodka de promesas, todo sea adormecer para no hacer.

 - Los Ayuntamientos, dicen: "a estos les inyectamos unos Planes Generales de Ordenación Urbano en vena y solucionado el tema de los derribos".    

- El Gobierno Autonómico, "no hombre, eso lo arreglo yo con unos buenos Planes de Actuación para la sentencias de derribo, y se van más contentos que un San Luís, asunto resuelto".  

- El Gobierno Central, "vaya Sres., por favor, un poco de seriedad, no se dan cuenta de que esto es un tema de competencia nacional, nada, cambiamos un par de leyes, la Ley del Suelo, la LJCA, la de Costas... y tema solucionado".  

El cuento, cuento es, aunque muchos cargos vivan del mismo

Hete aquí, que después de varias décadas el dolor continúa aumentando, las sentencias de derribo siguen ahogando a los afectados mientras van envejeciendo, algunos ya duermen para siempre, y otros todavía sueñan con una solución, a pesar de tener la sentencia de derribo bajo su colchón. 

Los Ayuntamientos y sus PGOU, el Gobierno con sus promesas de asunto resuelto, pero posiblemente sean el Forense y el Juez de Guardia los que debieran certificar que el paciente se les ha ido de las manos, y ya no está en coma etílico, está defraudado, quemado, cansado, asqueado... de tantas medicinas, de tantas promesas que nunca han llegado a ver la luz, que nunca han dado un solución real.

La justicia toma cartas en el asunto, diligente ella, después de analizar toda la situación profundamente ha concluido en sus fundamentos de derecho, "está claro que la causa del coma etílico ha sido la gran cantidad de alcohol injerido por el enfermo", y en su sentencia le dice a Andrés, "ya le vale, tiene que dejar el alcoholéste le va a matar"  y le condenan por llegar al hospital con una tasa de alcohol en sangre muy superior a la permitida.

Bueno amigos el cuento, cuento es, aunque muchos cargos vivan del mismo, ya se sabe que la realidad es capaz de superar cualquier ficción, para estas familias mientras los responsables con Miguel Ángel Revilla a la cabeza siguen silbando, viviendo de ese cuento y recomendando el orujo para olvidar los problemas, los demás sufrimos las consecuencias de sus actos... eso sí, puestos a pedir, que el orujo al menos sea de Potes por favor... 

Continuará... 

El orujo de Potes
Comentarios