Lunes 27.05.2019

Europa escondida

Sin embargo, paradojas de la vida, los que vivimos dentro de esta Europa, los que pateamos sus caminos, labramos su tierra, respiramos su aire, la tocamos, la sentimos, observamos que no es oro todo lo que reluce, que hay grandes diferencias entre los países miembros.

La mitología nos describe a una Europa joven, hermosa, jugando en la playa, así cuando Zeus la divisó, quedó prendado de la misma, maravillado por tanta belleza, tramó como engañarla y llevársela consigo para lo cual se transformó en un toro del que Europa se enamoró. Ella murió con todos los honores divinos y el toro fue convertido en una constelación, e incluido en un signo del zodiaco.

Hoy esa Europa cuna de culturas,  para muchos es la constelación prometida, está muy cerca de ser el paraíso en la Tierra, por el que se dejan hasta la vida a sus puertas, cruzando ríos, montañas, mares, e incluso yaciendo en su fondo. El resplandor de un mundo idealizado, de un mundo mejor para los tuyos, el huir del hambre, de la violencia, de la injusticia es una fuerza tan grande que a veces todo esfuerzo merece la pena para conquistar el futuro. 

Sin embargo, paradojas de la vida, los que vivimos dentro de esta Europa, los que pateamos sus caminos, labramos su tierra, respiramos su aire, la tocamos, la sentimos, observamos que no es oro todo lo que reluce, que hay grandes diferencias entre los países miembros.  Esa Unión Europea como institución supranacional que grandes estadistas dibujaron en su mente, como algo superador de los sempiternos enfrentamientos entre naciones vecinas, que tantas guerras, que tantas desgracias nos han traído a lo largo de la historia, merecía la pena convertirla en un lugar de convivencia, de apoyo entre pueblos, para hacer un lugar más seguro, más habitable y más prosperó para todos.

Cierto que se han dado pasos relevantes después de la II Guerra Mundial que dejó una Europa donde se originó la mayor crueldad de la que puede ser capaz el ser humano. Aquellos miedos y unos intereses económicos fueron ampliamente desbordados, aunque siempre está la economía como fuente de unión y de diferencias. Se han vivido tiempos difíciles con crisis importantes, con todo sus defectos, la Unión Europea es esa tierra soñada por los españoles que salíamos de una dictadura,  nos llenó de ilusión la entrada. El Ministro Morán, y su equipo negociador, cantando a las cuatro de la mañana "Asturias patria querida" era culminar el paso por el desierto de muchos años de nuestro país, quitándonos el complejo de "Spain is different".

La fama de una burocracia enorme sin sentido, de un gran derroche de recursos, que quita libertad, independencia y soberanía a un país, ha sido motivo para que por primera vez en su historia un país haya dicho hasta aquí hemos llegado​

Cómo serán las cosas, que en la encuesta de estos días sobre las elecciones europeas por parte del CIS, cerca de un tercio de los encuestados ni sabían que había esas elecciones al Parlamento Europeo, y lo que en los años 75 al 85 del siglo pasado era ilusión ahora en muchos casos es indiferencia,  e incluso se identifica a la Unión Europea como fuente de todos nuestros males. Así  cada vez que hay un problema nuestros políticos enseguida se quitan el muerto de encima, y por elevación pasan a manifestar que es un tema que le viene impuesto por la Unión Europea.  A ello han contribuido situaciones como la vivida en Grecia, ha enturbiado y mucho la imagen y la realidad del control supranacional, hoy todos admiten los excesos cometidos, la extorsión a la que se ha sometido a una población sin tener en cuenta las necesidades más básicas de los ciudadanos, llevando a estos a una pobreza y desamparo totalmente contrario a lo que era el fin de la UE, insolidaria con tantos de tal modo que, si te va bien todos contentos, y si te va mal todos te apedrean...

La fama de una burocracia enorme sin sentido, de un gran derroche de recursos, que quita libertad, independencia y soberanía a un país, ha sido motivo para que por primera vez en su historia un país haya dicho hasta aquí hemos llegado, y sus ciudadanos han decidido bajarse de ese tren, ya que no les convence la ruta que lleva, aunque parezca que avanzan sin maquinista. Hemos pasado de amenazar a Grecia con expulsarla al Brexit, haría bien la Unión Europea en hacer autocrítica.

La situación de países como Italia gobernados por posiciones que desde la lejanía cuesta mucho entender por su propia historia, el crecimiento en toda la Unión Europea de los euroescépticos, los herederos de la mayor intolerancia, que han pasado en muchos casos a querer destruir, poner barreras a este lugar de convivencia. Ahora que nos llega la triste noticia del fallecimiento de Alfredo Pérez Rubalcaba, recordar su petición a Europa para que en los planes de ajuste se garantizara la sanidad pública, la educación, y no fuesen soportados por los más débiles. Lamentablemente sus sabias palabras fueron pocos oídas. La Europa garante de derechos sociales es necesaria, llorar por lo que no se hace nos inunda de impotencia.

La Europa garante de derechos sociales es necesaria, llorar por lo que no se hace nos inunda de impotencia.

La Asociación AMA, hace ya una década, tuvimos la oportunidad de exponer en la UE la situación de injusticia que sufríamos cientos de familias en Cantabria como consecuencia de las actuaciones de las Administraciones Públicas,  allí recibimos el apoyo y comprensión que no encontrábamos en nuestro país, así como una resolución que pedía una solución justa, desgraciadamente seguimos esperando se haga realidad. Europa no debe estar escondida entre las elecciones de alcaldes y parlamentarios autonómicos y donde los partidos siguen sin darle importancia, mandando al destierro a los elefantes que les estorban, es mucho lo que le pedimos a este Parlamento Europeo y no parece justo que les mandemos los que no queremos aquí.

Esa joven de la que se enamoró Zeus no existe, pero la de nuestros hijos realizando un Erasmus en cualquier parte de la misma si, la de una amplia casa común desde Portugal hasta Polonia donde tener un lugar de convivencia, esa Europa si está presente, puede que ya no sea tan joven e inocente, pero sigue teniendo tantas cosas hermosas que merece la pena seguir construyendo y trabajando por una Europa para todos.

Europa escondida
Comentarios