jueves 22/10/20

El gol más triste de Cristiano

Ver la lista de deportistas que nos han defraudado también nos debe hacer reflexionar sobre los ídolos de barro que hemos creado, y los valores que tienen y transmiten los mismos a nuestra sociedad.

Una de las situaciones más inauditas es cuando aquellos que viven en la abundancia, en la opulencia, no saben valorar lo que tienen, y además no se dan, ni quieren darse cuenta que la sociedad les ha puesto en una carroza de oro, desde donde disfrutar en palco vip, pero ellos se creen como en la Edad Media, señores feudales, y los demás poco menos que somos sus siervos.

La prudencia y la presunción de inocencia es válida para todos, aunque ya quisiéramos tener el resto los medios de defensa que tienen quienes poseen tantos posibles

Jóvenes deportistas que olvidan sus orígenes y con 18 ó 20 años ya tenían el dinero por castigo, viviendo una realidad que no existe para el resto de los mortales. Hay algunas personas que tienen un don natural, han nacido con estrella, han estado en el lugar justo y en el momento oportuno,  tienen a sus pies todo lo material que uno puede pedir. Nadie les discute, el esfuerzo, las horas de duro entrenamiento, pero son  auténticos privilegiados, cuando puede hacer de su afición su profesión, además tener el mundo a tus pies, sus hijos pueden jugar con balones de oro como portería, mientras escatiman las migajas que les toca pagar, para que los hijos de los que nos tenido tanta fortuna en la vida, tengan lo más elemental para poder vivir. 

Es cierto que cuando uno está investigado, la prudencia y la presunción de inocencia es válida para todos. Aunque ya quisiéramos tener el resto los medios de defensa que tienen quienes poseen tantos posibles, los mejores equipos jurídicos a su servicio, los especialistas en cada materia para corregir cualquier pequeña desviación de la Administración. Desde luego este tipo de personas cuando hablan de persecución y/o indefensión tiene que ser una auténtica broma. ¿Qué necesidad tenían estos multimillonarios de cometer actos delictivos y contra todos los ciudadanos?

Ver la lista de deportistas que nos han defraudado _ ya que Hacienda somos todos, o casi..._  también nos debe hacer reflexionar sobre los ídolos de barro que hemos creado, y los valores que tienen y transmiten los mismos a nuestra sociedad. Uno puede ser un genio como Messi, o un superdotado como Cristiano, pero eso no les exime de pagar sus impuestos. No puede ser que aquellos que más tienen, que son los modelos para nuestra juventud, ejemplo en el que se miran, sean los que más trampas, artimañas, argucias hagan al contribuir a la caja común. Ya soportamos esas trampas que podemos llamar legales, la contabilidad imaginativa, instrumentos como las SICAV, que aportan a la Hacienda el 1%, frente a cerca del 30% de las pymes, o más del 20% de media de cualquier trabajador en el IRPF, fundaciones que muchas veces son fuente y velos de opacidad fiscal, y para rematar siempre les queda Panamá, Las Islas Caimán, Vírgenes, Las Bermudas, por no hablar de los de aquí cerca, Andorra, Mónaco, la Isla de Guernsey de los amigos del Brexit...

Cuando habla el Sr. Montoro tienes la sensación que lo hace desde un pedestal de superioridad, que usa información privilegiada según conveniencia

Por otra parte, están aquellos que hacen las normas de obligado cumplimiento por los ciudadanos, y lo realizan, como ha manifestado en su reciente sentencia el Tribunal Constitucional (TC), con una discriminación y una falta de proporcionalidad que tiene que sonrojar a cualquier responsable público que toma esas medidas. Que los defraudadores paguen muchos menos impuestos por regular sus fortunas que los que cumplimos fielmente con nuestras obligaciones contributivas es para inhabilitar, a quienes toman esas decisiones, de por vida para cualquier cargo público.

El señor Montoro no nos gana por su sonrisa, ni por su amabilidad, pero tampoco por actuaciones que ponen a la luz comportamientos, además de injustos, así lo manifiestan los tribunales, prepotentes y chulescos. Cuando habla el Sr. Montoro tienes la sensación que lo hace desde un pedestal de superioridad, que usa información privilegiada según conveniencia, y sobre todo, responsable de una amnistía fiscal, que sin jugar a futbol nos ha metido también el gol de la vergüenza. Ha permitido a delincuentes presuntos y confesos, regularizar sus fortunas pagando menos del 3%, mientras por otra parte se hacían los mayores recortes sociales, todo ello merece un duro reproche del propio TC. Políticos con este curriculum no son convenientes, ni necesarios en los cargos públicos. Es cierto que ser Ministro de Hacienda, ser quien recauda, siempre da un plus de rechazo, pero si además de pedirte el dinero, lo hacen con malas formas e injustamente, entonces simplemente tiene que  merecer el desprecio de los electores. 

Desde la distancia, da la sensación que CR7 ha estado mal asesorado, el gol más triste se lo ha metido en propia meta, por la escuadra de la insolidaridad, no se puede ganar más y generar más antipatías, me ha sorprendido que con tanta fortuna no cuide más su imagen. Esa imagen cuyos derechos han generado una deuda de 14,7 millones de euros con nuestras arcas públicas, y le han convertido a Cristiano en un presunto defraudador. Antes Messi ya fue condenado, en sentencia firme, a 21 meses de cárcel por fraude fiscal, ello nos hacer pensar que la ley tributaria y la justicia social no tienen color, ni es blanco ni azulgrana, que es una necesidad para que todos podamos vivir en un mundo más justo. Menos goles a nuestros bolsillos, y sobre todo, menos políticos que hacen normas manifiestamente injustas.

Comentarios