martes 27/10/20

¿Qué hemos hecho para merecer esto?

La verdad, parece que no encontramos una explicación coherente, ni por parte de las autoridades responsables de la salud pública, ni por parte de tanto experto que pulula por los medios de comunicación.

Cuesta entender lo que pasa en nuestro territorio, ¿cómo es posible que seamos el país de Europa que tengamos una mayor incidencia del virus, el más perjudicado en la salud de sus ciudadanos? Vuelven a aparecer indicios de sucesos macabros como los ocurridos en las residencias, que nos amenazan con negros episodios de muy triste recuerdo.

¿Qué hacemos nosotros diferente a los demás países para que seamos los más castigados, los más golpeados por esta pandemia?, ¿dónde está el problema?... Son las instituciones que no toman las medidas necesarias para proteger a la población, es la falta de responsabilidad individual, la mayor movilidad, el turismo, el clima, la irresponsabilidad de unos y otros, los asintomáticos que no saben que van esparciendo el virus, o quizás que se están realizando más pruebas PCR... puede que el diagnóstico más acertado sea una combinación de todo ello.

En España durante ese mismo periodo encabezamos este triste ranking con más de 27.500 nuevos casos

La realidad es que es muy difícil comprender e incluso asumir lo que nos sucede. En una semana Alemania informó de algo más de 7.000 nuevos casos positivos por el Covid 19, Holanda 5.000, unos 4.000 Bélgica, cerca de 13.000 Francia, en España durante ese mismo periodo encabezamos este triste ranking con más de 27.500 nuevos casos. Desde luego son datos para la reflexión, si además vemos la incidencia en los casos por cada 100.000 habitantes de los países de nuestro entorno, Reino Unido 490, Francia, 456, Italia 437, Alemania 287... y España 919. Vamos que ganamos en todas las clasificaciones negativas, y la pregunta que nos martillea ¿por qué?, ¿cuál es la causa?

Es cierto que la fiabilidad de los datos a veces brilla por su ausencia, cada país parece tener unos criterios diferentes, la OMS tampoco ayuda demasiado con sus cambios de opinión y casi nula coordinación. Ahora bien, pensar que nosotros que inventamos la novela picaresca, seamos los que demos las estadísticas más fiables parece no tener mucha credibilidad. Puede que algunos se hagan trampas al solitario, aunque países como Francia e Italia tan cerca de nuestra cultura, no parece que engañen más al personal que nuestras autoridades. Aquí, dentro de nuestras comunidades autónomas los hay que reportan los mismos con criterios harto sospechosos... 

Mientras algunos desde el propio Gobierno Central miran a los test con reticencia, otros hacen pruebas como si fuera la vacuna

Es verdad que estamos haciendo muchos más test y esto da lugar a unas cifras mayores de positivos, pero otros países también lo hacen y no se acercan a nuestros ratios. Hablando de los test, no estaría nada mal que los expertos se pongan de acuerdo, sobre su necesidad, conveniencia, incidencia... Mientras algunos desde el propio Gobierno Central los miran con reticencia, otros hacen pruebas como si fuera la vacuna, y si algo se ha echado de menos en esos días son medidas coordinadas, y dar seguridad a los ciudadanos.

Así mientras la Xunta de Galicia manda hacer test a 40.000 docentes, una gran parte de las CC.AA. pasan de ellos, con una idea un tanto peregrina como la expuesta por el Consejero de Sanidad de Cantabria, "el test solo sirve para ese momento, y luego al día siguiente te puedes contagiar"... Vamos, no se mire Ud. la fiebre, total al día siguiente le puede subir. Bravo por la medicina preventiva, las medidas cautelares,... mejor vivir en la ignorancia, o tirar de ironía, para qué saber si un profesor que va a estar con más de 20 niños en una clase, cuando viene de vacaciones puede transmitir el virus... pero bueno, hay incluso personas que les pagan por decir estas cosas. Es más honrado decir que el coste es muy alto, y que no se puede asumir.

Pero volviendo a eso de "Spain is different", ¿por qué nos ha cogido tanto cariño el puñetero virus?, ¿qué hemos hecho nosotros para merecer tanto su afecto?, y la verdad, parece que no encontramos una explicación coherente, ni por parte de las autoridades responsables de la salud pública, ni por parte de tanto experto que pulula por los medios de comunicación.

Faltan datos reales que avalen este grado tan alto de contagios

Echar toda la culpa sobre el ocio nocturno, las "no fiestas", el botellón, los fumadores y sobre los jóvenes puede ser una parte del problema, sin duda es necesario que se tomen todas las medidas oportunas, pero la realidad es que faltan datos reales que avalen este grado tan alto de contagios, estos comportamientos no parecen muy diferentes a lo que se hace en Italia, Portugal o Francia... Así que algo más tiene que haber.

Luego está, el "échame tú la culpa de todo lo que pase", que tanto nos gusta, eso de pasar el problema de administración a administración, de un tejado a otro, bueno ahora al de Messi que nos puede distraer durante unos días, con su huida de nuestra Liga. Si hablan los afines al Gobierno Central, la culpa será de las CC.AA., eso sí las del PP, si hablan los cercanos a VOX los independentistas son peores que el propio virus, si habla Torra y cia, es España que nos llena de virus, si los afines a la oposición, el Gobierno tiene la culpa de todo. Vamos que lo de politizar hasta el virus se nos da de miedo. 

Con todos sus problemas la sanidad está ahora mejor preparada para atender a los enfermos y mucho menos saturada

Ahora bien, ver solo los aspectos negativos es como ver únicamente la cruz de la moneda, hay algunos aspectos que nos hacen ser levemente más optimistas. Son mucho más los casos que se detectan a través de los test, por lo cual la comparación con las cifras de marzo, abril pueden no ser válidas. La media de edad ha bajado considerablemente, lo que tiene una gran influencia en la gravedad y mortalidad. Con todos sus problemas la sanidad está ahora mejor preparada para atender a los enfermos y mucho menos saturada. 

Pese a todas estas circunstancias no deja de ser muy preocupante la situación que volvemos a tener, ante el regreso al trabajo, a las aulas, a un mayor contacto en espacios cerrados,... En lo que los ciudadanos parece que estamos de acuerdo es en la falta de previsión de medidas, tanto legislativas cómo sanitarias, desde marzo había tiempo para tener una ley de salud pública que cubriera situaciones donde se pierde demasiado tiempo en luchas partidistas que además de inútiles hacen que nos perdamos por las ramas sin dar las soluciones necesarias.

Ya se sabe que nuestros políticos son muy devotos de lo que decía Cervantes en la Gitanilla allá por el año 1613, "confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades", ¡qué poco hemos avanzado en algunas cosas!. Nos seguimos preguntando ahora cuando agosto da los últimos suspiros, y muchos miramos al futuro con la mascarilla puesta, al ver tantos datos negativos, ¿Qué hemos hecho para merecer esto?
 

Comentarios