miércoles 12/8/20

El juicio al Primer Ministro

"Pero bueno, tú te vas al monte a dar una vuelta, y vuelves como si hubieras estado en la guerra, a tus años y escapándote de la policía, qué clase de ejemplo para tus hijos, qué responsabilidad es la tuya, cómo puedes ser tan..." Los cargos cada vez eran mayores, y la presidenta no paraba de enumerarlos.

Esta peculiar familia, que habían formado "la república de su casa" se enfrentaba al desconfinamiento y desescalada, con sorpresas incluidas. En el último capítulo dejábamos al Primer Ministro por su barrio, con las ropas rotas y los ojos indiscretos que desde los balcones se le clavaban como puñales... Capítulo ICapítulo IICapítulo IIICapítulo IVCapítulo V.

Subía la escalera de casa como quien sube la torre del cadalso, al patíbulo o desde donde le van a arrojar al vacío. Llamó a la puerta con mano temblorosa.

Allí le abrió su mujer, la presidenta de la República, al verlo los ojos casi se le salían de las órbitas, 

- Pero, ¿dónde has andado?, ¿qué te ha pasado?, ¡madre de Dios!, ¡cómo estás!, ¡qué pintas!,...

- Si, pero...

 - Pasa, pasa, pero sin pisar el suelo, a la ducha directo.

- Yo, yo...

- Tú nada, a la ducha, ya hablaremos... 

Iris la princesa republicana de 8 años asomó el morro, 

- Papá, papá viene de la guerra contra el virus... 

David, el adolescente de 15 años, al oír las voces corrió a mirar que pasaba, al ver a su padre, dijo 

- Mamá, si yo vengo así, no me dejas ni entrar en casa, ¿pero qué ha hecho mi padre?, ¿con quién se ha pegado?,... 

- Ya hablaremos, tú vete a estudiar, no sea que haya bronca para ti también, 

David, el Ministro de Suministros, bajó la cabeza y es que donde manda Presidenta...

Después de la ducha reparadora, en la cocina de casa, se había constituido "El Alto Tribunal de la República", al frente la Presidenta, de fiscal y acusación particular el adolescente ministro de suministros, por parte de la defensa la pequeña Iris...

Se abre la sesión, y la presidenta toma la palabra, 

- Dime, ¿por qué te has metido en este lío?

- Yo, pensaba que me podían poner una multa y...

El ministro de suministros les dijo 

- Tú me dices a mí que hay que tener cuidado ¿y por dónde andas? y mira tú.

- Bueno, lo mío ha sido un accidente.

La pequeña princesa intervino 

- Pobre papá, encima de todo lo que ha pasado, ha ido a luchar contra el virus, no como tú que estás todo el día con la Mónica....

Intervino rápidamente la Presidenta 

- ¿Quién es Mónica?, David

El chaval parecía un semáforo que cambiaba del blanco al rojo

- No, nadie, nadie...

La pequeña Iris que no quería desaprovechar la ocasión para darle un zasca con las dos manos a su hermano

- Es su novia, es su novia.

David la miró con ojos de asesino, y por lo bajinis le dijo

- Tú te callas enana, métete en tus asuntos, ya verás...

La pequeña Iris no paraba

- Es su novia, es su novia...

La presidenta viendo que el juicio se le iba de las manos dijo

- Vale, vale, ya hablaremos tú y yo, y siguió inquiriendo al Primer Ministro

- Pero bueno, tú te vas al monte a dar una vuelta, y vuelves como si hubieras estado en la guerra, a tus años y escapándote de la policía, qué clase de ejemplo para tus hijos, qué responsabilidad es la tuya, cómo puedes ser tan...

Los cargos cada vez eran mayores, y la presidenta no paraba de enumerarlos.

La pequeña Iris quiso echar un cable a su padre 

- Papá es bueno, papá ha ido a matar a los bichos malos, y encima todos le reñís

La presidenta intervino, 

- Si, de la guerra sí que parece que ha venido.

El reo tomó la palabra y en su defensa manifestó

- Esto del estado de alarma se le ha ido al Gobierno de las manos, no puede ser que salgamos todos a la misma hora, y todos por los mismos lugares, aquí ni hay distancia de seguridad, ni nada, por eso me fui al monte...

La presidenta

- Ya, pero se puede ir al monte y no venir hecho unos zorros, ni hace falta bajar tarde, ni huir como un adolescente de la policía, ni....

El Primer Ministro al verse acorralado por la Presidenta, sacó lo mejor de su repertorio

- El estado de alarma es un abuso de poder del Gobierno, no se pueden limitar los derechos constitucionales durante tanto tiempo, mediante una norma excepcional que no fue ni pensada, ni creada para este tipo de situaciones. 

El Gobierno ha tenido tiempo para llevar al Parlamento una ley sobre pandemias, y que todos usemos el derecho ordinario, sin medidas que coartan derechos fundamentales, como han hecho en Francia y otros países de nuestro entorno...

El Primer ministro seguía con su discurso, creyéndose el líder de la oposición en el Congreso de los Diputados, en pleno debate de la ampliación del estado de alarma.

Pero la Presidenta tenía muchas más tablas que Meritxell Batet..

- Vamos a ver, a ti te falta algún tornillo, ¿qué narices tiene que ver el estado de alarma, o lo que hagan en otros países, con que tú te hayas metido en un lío, de padre muy señor mío, hayas roto tus ropas y des un mal ejemplo a nuestros hijos?.

El Ministro de Suministros que había estado callado después de la cornada de su hermana, saltó

- Mamá, mi padre mucho hablar, pero luego mira cómo viene a casa, y excusas mejor que esas, le podía haber prestado yo unas cuantas.

La presidencia, que se las huele todas, enseguida inquirió al adolescente, medio inocente.

- ¿De qué excusas me hablas?, ¿como cuáles David?

El chico, se dio cuenta que había metido la pata hasta... en un intento de sacar balones por la banda

- No, no, era una forma de hablar.

- Ya, una forma de hablar, eso, como te he dicho, luego hablaremos tú y yo,

La pequeña Iris que siempre ha visto en su hermano el enemigo a batir dentro de casa, eso sí, fuera su hermano era el mejor,  intentó intervenir

- Mamá, te acuerdas el otro día cuando dijo David que iba a las compras, pues era mentira iba a ver a Mónica.

- Iris, ya vale, deja a tu hermano, que ya pasará por el confesionario.

El primer ministro viendo que aquello parecía que iba por otros derroteros intentó jugar al despiste y meter baza.

- Es que David, hijo, no le cuentas una verdad ni a tu médico

La presidenta que se dio cuenta rápidamente de la maniobra de distracción recondujo el juicio al Primer Ministro.

- No te pases de listo, que a David ya le tocará, pero ahora el problema lo has ocasionado tú, estamos para dar ejemplo a nuestros hijos, nuestros comportamientos tienen consecuencias, y el tuyo ha sido vergonzoso además de esa ropa que ya he tirado a la basura. Tienes que asumir tus responsabilidades, y no como los políticos que siempre la culpa es del contrario, ellos todo lo hacen bien. Si les pillan con un documento firmado, y a traición de un Parlamento e incluso de parte de su propio partido, del gobierno, de sus socios, siempre le quitarán importancia, como si no hubiera pasado nada, y aquí lamentablemente sí que ha pasado, aunque faltan por saber las consecuencias.

David casi se pone a aplaudir a su madre

- Bien dicho mamá, el que la hace la paga, yo propongo que padre pague una multa de 100 euros a cada uno de nosotros por los daños ocasionados.

- Mira el niño.- dijo la presidenta- y parecía que era tonto. Tú con tal de sacarle dinero a tus padres, cualquier cosa, aunque no creo que le estén gustando mucho a él tus ideas. 

Iris intervino

- Yo con unas chuches me conformo...

Ante esta situación el Primer Ministro habló muy solemnemente y con voz profunda.

- Lo siento de verdad, esto no se volverá a repetir (dónde habré oído yo esto antes), creo que debo asumir, primero que mi comportamiento no ha sido el correcto y os pido perdón. Pongo como atenuantes, enajenación mental transitoria y un miedo insuperable e invencible, el que me produjo el ver a la autoridad con bolígrafo en ristre disparando multas. 

- Con todo yo asumo mi responsabilidad, y como no puedo dimitir de padre, (y lo de esposo ni lo nombro por si acaso), os propongo como sanción, el pago de una multa de 600 euros por mi comportamiento, equivalente aproximadamente a la que me sería impuesta por los agentes de la autoridad, pero ya no tiene sentido ir donde la misma. 

- Lo que haré, será donar esta cantidad a una ONG como los comedores sociales, iniciativa solidaria 0,77% contra el hambre en el mundo, o el banco de alimentos... que tan importante labor hacen en estos tiempos tan duros, cuando hay tanta necesidad, donde todo lo que podamos aportar será de verdad para aquellos que más lo necesitan, y a quienes no podemos dejar abandonados en estos difíciles momentos.

La Presidenta le miraba con cara risueña, la pequeña Iris preguntó

- Pero también me compras las chuches.

David, el ministro de suministros, confesó

- Papá, igual he sido muy duro contigo, pero sabes que te quiero.

Al primer ministro los ojos se le llenaron de agua, y para disimular bajó la cabeza, lo que aprovecharon sus hijos y esposa para abrazarlo...  oír esas palabras de un adolescente de 15 años, y sentir el calor de los suyos le hizo temblar por dentro.

Pocas cosas son más positivas que una familia unida, un gobierno cohesionado y eficaz, un país luchando juntos contra los duros retos que nos esperan...
 

Comentarios