viernes 15.11.2019

Una nube electoral sobre Semana Santa

En estas fechas, si puedes, tienes más razones que nunca para huir del vía crucis al que nos someten, tenemos que estar escondiéndonos de aquellos que nos persiguen con la papeleta en la mano, ahora ya ni disimulan, ni te entregan un resumen del programa electoral, directos a la cabeza, a llenar nuestro buzón, a por el voto sin compasión

Hay días donde se te pone la nube encima y todo lo ves oscuro, como si llevaras las gafas tintadas, donde todo cuesta mucho más, y no tienes el cuerpo para escuchar las mismas tonterías, agradeces un poco de originalidad, unas gotas de realidad, no frases hechas que suenan a marketing de despacho, a publicidad del 2x1, o de la república independiente de tu casa.

Nos quieren convencer que algo dicho mil veces ya se eleva a la categoría de verdad absoluta, tienes la sensación oyendo tantos mensajes que van directos a las vísceras, que la racionalidad es un esfuerzo no permitido a los que aspiran a tener las más altas responsabilidades políticas, convirtiéndola una y otra vez en algo insulso, donde antes de hablar te puedes imaginar casi la totalidad del discurso.

Si el mismo se realiza desde la derecha, no tengas duda, que Cataluña, los independentistas, Sánchez nos vende y traiciona, la izquierda derrocha los dineros públicos y no sabe administrar, con ellos volverá la crisis..., les vale para todo, se intercalan algunos insultos subidos de tono, a poder ser que rimen con nación y felón, para que puedan ponerse algún titular. Si hablan los que están en el poder, y sus socios temporales, ya se sabe la derecha facha, antidemocrática, heredera del franquismo, en contra de las libertades, antisocial, ... ambas partes están de acuerdo en que siempre es el otro que se ha comido, dilapidado el fondo de la pensiones y los que las ponen en peligro... Luego están los independentistas, para los que el Estado Español es el árbol de donde solo salen todos los frutos del mal, siempre todo tan previsible, siempre los mismos diciendo lo mismo, y casi a la misma hora, pero... ¡qué cansinos!.

En estas fechas, si puedes, tienes más razones que nunca para huir del vía crucis al que nos someten, tenemos que estar escondiéndonos de aquellos que nos persiguen con la papeleta en la mano, ahora ya ni disimulan, ni te entregan un resumen del programa electoral, directos a la cabeza, a llenar nuestro buzón, a por el voto sin compasión. Los aparatos de los partidos en ebullición, algunos con toda su buena intención se pasan el día ensobrando, poniendo pegatinas, llamando a amigos, conocidos, vecinos... todo vale para que los nuestros ganen "el disputado voto del Sr. Cayo" donde Miguel Delibes nos habla de esa España que se vacía y de la que solo se acuerdan en tiempos de campaña electoral. Si vas a cualquier plaza del pueblo raro que no te encuentres con un acto electoral, si enciendes el televisor, el debate, el comentario del debate, la polémica del debate, el resumen de los debates, el debate en Atresmedia, en TVE, que si el 23 o el 22, los dos finalmente, ¡qué pesados!.

Comprendemos que tienen que dar a conocer su programa, sus propuestas a los ciudadanos pero unos días de tregua no hubieran estado mal, a los más religiosos para que puedan ir a las procesiones, o sus jornadas de reflexiones, otros que se van a tomar unos días para desconectar de todo, lo que menos te apetece es tener la música de los partidos todo el día detrás de la oreja, y suena el "haz que pase, ese valor seguro. Vamos, que esta historia la cuentas tú, por España...  ya se sabe, un político haría cualquier cosa por mantener su puesto, incluso se puede convertir en un acérrimo patriota, ¡qué peligro!.

Hay una visión tan partidista que todo lo que no sea apoyar a los míos es ir en contra de ellos

Hay una visión tan partidista que todo lo que no sea apoyar a los míos es ir en contra de ellos. Es más, corres el riesgo de enfados no deseados si les llevas la contraria, u osas discrepar de sus posiciones. Decían con sorna que algunos en los descansos de los pasos, cuando se rompía el silencio, se traficaba o según versiones  más benévolas se suplicaba el voto, intentado convencer que la propia Virgen así lo hubiera querido para no dejar al partido desamparado, ya se sabe que hay mucho exagerado, y los hay que van con los de la procesión, y vuelven como vuelven...

El indeciso es un personaje sospechoso al que incluso los suyos miran con recelo, pero le ponemos ahora una sonrisa, es el bien preciado a convencer, dicen que hay un 41%, aunque da la impresión que más de la mitad no se fía ni de su médico, y menos del encuestador. Es cierto que las elecciones son la fiesta de la democracia, y recordar los tiempos donde no existían pone los pelos como escarpias, aunque podíamos mejorarlas un poco, que sea más agradable para todos, que incluso haya cordialidad, respeto en las formas, ideas y propuestas para construir ese país mejor y más justo que queremos todos.

Estos días en Cantabria miembros de AMA hemos realizado nuestra peregrinación por las sede de los Partidos, hay que reconocerlo, ir por allí en campaña electoral te sube el ego, todo son buenas palabras, es como ir a un concesionario a comprar un vehículo, el vendedor, buen profesional,  te regalará su mejor sonrisa, usará ese lenguaje donde te sientes un entendido, vamos, un experto en la materia, "somos lo que Ud. quiera creer", colocar su producto, aquí se conforman con conseguir que seamos capaces de introducir su papeleta. Ahora que algunos hacemos repaso a lo prometido, balance de lo realizado ves que la nube te sigue, nos prometieron una solución hace décadas, nos pidieron perdón, lo reiteraron una y otra vez en el Parlamento y por consenso. La realidad es que nada de nada, una auténtica vergüenza durante toda la legislatura se hablaba de la importancia de poner a disposición de la justicia los PGOU para que la misma tome las decisiones pertinentes, para luego engañar a cientos de familias, a la propia Justicia y a todos los ciudadanos de Cantabria.

Ya se sabe que la feria cada uno la cuenta como le va, a nosotros nos han timado, eso no quiere decir que siempre sea así, cada uno tiene que hacer su propio balance, recordar la corrupción, los recortes, el paro, la falta de apoyo a los que más lo necesitan, los que han quedado en uno de los mayores cementerios colectivos "Mare Nostrum"... Normalmente el que más promete es el que tiene más posibilidades de defraudarnos, y el que más insulta el que más tiene que ocultar.

Llevamos en campaña desde ni se sabe, y todavía nos queda..., que nos pillen aseados

Llevamos en campaña desde ni se sabe, y todavía nos queda..., que nos pillen aseados. El voto no debe ser un cheque en blanco, es un acuerdo, un contrato social para que se realice lo propuesto en el programa electoral, esto que es una obviedad, pero pocos respetan el mismo, y menos somos los que les pedimos cuentas de sus incumplimientos y actuaciones... El tiempo, las luces que nos ciegan, el ruido que todo lo tapa y el olvido son bazas de los embaucadores, ya se sabe que en política y en tantas cosas lo importante no es tener razón, es conseguir que te den...que Ud. lo vote bien y se cumpla aquello por lo que introduce su papeleta.

 

Una nube electoral sobre Semana Santa
Comentarios