Lunes 24.09.2018

La tristeza de la última Marcha

Si después de tantos años enseñando las heridas que las Administraciones Públicas les han producido, sin conseguir que reparen el gran daño causado, la realidad es que ya no merece la pena seguir.

¡Qué no hagan falta más movilizaciones!, ¡que acabe esta injusticia!, es el grito unánime de cientos de familias, víctimas de las sentencias de derribo, que volverán a recorrer los caminos de Cantabria para pedir justicia, una solución definitiva, que termine ya tanto sufrimiento.

Soñando que esta sea la última marcha a Santander, después de tanto tiempo ya sus cuerpos no están para este tipo de esfuerzos. Si después de tantos años enseñando las heridas que las Administraciones Públicas les han producido, sin conseguir que reparen el gran daño causado, la realidad es que ya no merece la pena seguir realizando este gran esfuerzo, que ya es inútil. Quien no tiene corazón, ni vergüenza, ni sentimientos nunca será capaz de valorar a quienes luchan para que se dé una solución, para que simplemente se haga justicia.

El sábado 25 de agosto, volverán a recordar a los responsables políticos sus incumplimientos, sus mentiras y engaños

El sábado 25 de agosto, 110 personas andando y más de 200 en autobuses volverán a gritar que piden justicia, volverán a recordar a los responsables políticos sus incumplimientos, sus mentiras y engaños. Saliendo el sábado 25 de agosto a la 9.30 de la mañana del Ayuntamiento de Argoños, donde realizarán un acto al inicio de la marcha, allí se entregarán las camisetas que acreditan a los participantes en esta XV Marcha a Santander, casi con seguridad la última Marcha, con el lema dedicado a los asesinos de ilusiones “Cada promesa ha sido un engaño, cada engaño una cuchillada, cada mentira una puñalada en el corazón de las víctimas”.

Está previsto seguir la ruta de tantos años, tomando el camino hacia Arnuero, pasando por las urbanizaciones con sentencias de derribo en Argoños, dejando atrás la gran rotonda de Castillo hasta llegar al Ayuntamiento de Arnuero donde con los alcaldes del Ayuntamiento de Escalante, Argoños, y Arnuero se celebrará un acto , ayuntamientos y afectados piden conjuntamente la finalización de tanto sufrimiento de las familias y que acabe esa espada de Damocles que también pende de los  ciudadanos de estos ayuntamientos y sus recursos.

Después de esa parada, se seguirá dirección Santander subiendo la parte más dura del camino, por la CA-141 el puerto de Ajo, desde su cima se puede ver hasta la bahía de Santander. Después de sudar bien la camiseta llegamos a Galizano, donde se repondrán fuerzas con una comida en la plaza junto la Iglesia de Nuestra Sra. de la Asunción, sus piedras se más de v siglos han sido testigos de tantos acontecimientos y de todas las Marchas a Santander.

Nos trasladamos hasta Santander,  hasta la sede del Gobierno de Cantabria en Peña Herbosa, en el cual se desgranarán los incumplimientos del mismo, el abandono del Gobierno a las víctimas, la hipocresía de sus palabras y actuaciones encabezadas por el Presidente del Gobierno.

El Centro Botín no tiene problemas de legalidad pese a tapar gran parte de nuestra hermosa bahía

Sin perder más tiempo con quien no lo merece se sigue el por el Paseo Pereda hasta la Grúa de Piedra, que ha sido testigo de muchas marchas, de regresos, de tantas miserias y trabajos, ante la misma se hace más evidente la diferente vara de medir de políticos y justicia, donde el Centro Botín no tiene problemas de legalidad pese a tapar gran parte de nuestra hermosa bahía, y sin embargo viviendas que no llegan a los 5 metros de altura nos dicen que no dejan ver el monte desde la carretera comarcal, cuando en la actualidad desde la misma lo que no se ve son esas viviendas tapadas por centros deportivos públicos y otras viviendas, que se han construidos posteriormente y tapan las mismas, aquí sí que se puede decir aquello de “ver para creer”.

De la Grúa de Piedra tomaremos dirección hacia el Ateneo, donde a las 6 de la tarde se celebrará el acto final, con representantes del Senado y de todos los Grupos del Parlamento de Cantabria, el acto terminará con el recuerdo a tantos amigos que se han quedado por el camino, que ya no han podido realizar la marcha con nosotros.

Ahora que los responsables de tanta corrupción, y que no han reparado el daño causado, crean oficinas contra la misma, o se hacen selfies como artistas y famosas, el mundo al revés el culpable goza de sus hazañas, y las víctimas pagan con su sufrimiento y dolor sus ilícitos y responsabilidad.

La tristeza de la última Marcha
Comentarios