Sábado 15.12.2018

Vacunas contra la intolerancia

Construir ese mundo mejor que todos queremos se logra trabajando activamente, sembrando las semillas de la convivencia, de la solidaridad, fomentando y defendiendo los textos y normas que más están aportando a esa convivencia.

A veces parece que el pasado nos persigue, vuelven los viejos fantasmas, reaparecen ideas que parecían desechadas por el profundo daño que nos habían hecho. Nos empeñamos en resucitar cadáveres, exhibiéndolos por los platós y redes sociales. Parece como un reflejo de los ciclos de la economía, a un periodo de tranquilidad le llega la crisis que siempre soportamos y pagamos a escote los mismos.

Cuando se producen tantos fracasos sociales, cuando desde el poder se ha abusado de su posición de privilegioy la corrupción va recorriendo los pasillos de las instituciones, cuando los ciudadanos se sienten abandonados, cuando la intolerancia y los más radicales van ganando posiciones, cuando una mayoría se desentiende de quienes nos representan, cuando... se está dando tanto calor a esas ideas excluyentes, se está incubando el huevo de la serpiente, que luego nos puede devorar.

Durante los 40 años de Constitución en nuestro país la extrema derecha no había tenido representación institucional, más allá del simbólico escaño de Blas Piñar, sólo recordar su nombre es como ir a un pasado muy lejano, ahora lo que ha conseguido esa extrema derecha no es una representación simbólica, son casi 400.000 personas que han depositado la papeleta en las urnas con su nombre. Hay quien habla del voto de castigo, de la situación de Cataluña, del despropósito con la tumba del dictador, de... ya se sabe después de vistos los atributos todos sabios. Ciertamente el principal culpable es quien ha votado esa opción, ¿Cómo es posible este avance de quienes añoran un pasado sin libertades?.

La realidad es que Vox no engañaba, dice claramente cuál es su ideario, defiende ese pasado más negro de nuestra historia y lo reivindica, por ello serán muchas las circunstancias, mas cuando uno introduce su papeleta en la urna lo hace sabiendo a quién elige para representarle, y normalmente buscando lo mejor para él y los suyos. Un sentimiento de tristeza recorre a los que pensamos que la aparición de la extrema derecha es una mala noticia para todos, volver a ver cruces gamadas y banderas inconstitucionales recorriendo nuestros pueblos preocupa y estremece conciencias. Merece la pena seguir defendiendo nuestros derechos, la pluralidad y la libertad... ¿qué ha pasado para despertar esa España rancia y excluyente?, esa que quiere pisar los derechos de los demás con su bota opresora.

La falta de autocrítica de los que nos representan asusta, lamentablemente todo hace indicar que esta mecha de la extrema derecha ha prendido y su extensión por España es cuestión de tiempo.

 

La falta de autocrítica de los que nos representan asusta, lamentablemente todo hace indicar que esta mecha de la extrema derecha ha prendido y su extensión por España es cuestión de tiempo. Tanto jugar con el cadáver del dictador electoralmente, cuando ya lo teníamos casi olvidado de nuestras vidas hace que parezca más vivo, que muchos de esos seguidores, que incluso se avergonzaban de serlo, hoy salten por las calles de Andalucía cantando "soldadito español", realizando "remix" virales del "cara al sol"... Las disputas territoriales, el centrar toda la visión de un país en la irresponsabilidad de unos políticos incapaces de dar un solución a un problema económico convirtiéndolo en identitario y social, y es que pocas ideas se propagan mejor que cuando se lanzan soflamas a lo más básico, a las vísceras, a los que nos diferencia y a usar el llamado pueblo como arma contra los que no son los míos.

Con un espacio de cuatro días se celebran dos aniversarios trascendentes para la convivencia, los 40 años de la Constitución y los 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en París, verdadera carta magna de los derechos básicos e inviolables de los ciudadanos. Los dos textos son  vacunas  contra la explosión y expansión del huevo de la serpiente. Como es normal ambos textos son frutos de su tiempo y la Declaración Universal de los Derechos Humanos es el texto más importante sobre el reconocimiento de derechos y libertades, después de las atrocidades sufridas en la II Guerra Mundial. Nuestra Constitución, que incorpora los mismos a través del artículo 10.2, 96.1, "los convenios internacionales válidamente celebrados, entran a formar parte del ordenamiento jurídico español"; en consecuencia, el Convenio Europeo de Derechos Humanos es alegable directamente ante los tribunales españoles, este texto nace después de 40 años de sufrir una dura dictadura. Con sus defectos, vaya si los tiene, con sus incumplimientos que son muchos, con interpretaciones sacadas forzando su interpretación, y sobre todo con una falta de actualización que después de cuatro décadas es difícil de comprender. Pese a esos defectos es un texto comparable a cualquier constitución democrática de nuestro entorno, no reconocerlo es ser injusto con ella, con los que la respetan y con los que tanto lucharon en el franquismo, en la clandestinidad, llevando a la realidad la frase de Voltaire "No comparto tu opinión, pero daría mi vida por defender tu derecho a expresarla"

Construir ese mundo mejor que todos queremos se logra trabajando activamente, sembrando las semillas de la convivencia, de la solidaridad, fomentando y defendiendo los textos y normas que más están aportando a esa convivencia

Construir ese mundo mejor que todos queremos se logra trabajando activamente, sembrando las semillas de la convivencia, de la solidaridad, fomentando y defendiendo los textos y normas que más están aportando a esa convivencia. Para ello, el sábado 15 de diciembre, la Asociación AMA celebrará por 10ª vez un acto de apoyo a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en uno de los pueblos más  pequeños de Cantabria, en el Ayuntamiento de Argoños a las 11.30h., bajo el lema: "Defender y aplicar los Derechos Humanos es construir un mundo más justo". Allí, en un acto abierto a todo el que se quiera sumar, se procederá a la lectura de los 30 artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la principal vacuna contra la intolerancia.

El domingo 16 de diciembre realizamos la 70ª Marcha Solidaria del 0,77% contra el hambre en el mundocon salida a las 9 de mañana desde el Ayuntamiento de Astillero, y llegada a las 13.30h. al Parlamento de Cantabria, para ayudar a aquellos que más lo necesitan. Caminando por los Derechos Humanos y la justicia social, allí te esperamos.

Vacunas contra la intolerancia
Comentarios