Miércoles 14.11.2018
La Opinión de
Miguel del Río Nací en Santander (Cantabria), el 29 de noviembre de 1960. Diplomado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona y Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Empecé a trabajar como periodista en la Agencia Efe de Santander (1985). Seguí como Redactor del Diario Alerta (1986/1987), donde trabajé en las secciones de Local y Región, y donde me encontré con periodistas de la talla de Jesús Delgado, José Ángel San Martín, Juan González Bedoya, Higinia Aparicio, Pablo Hojas o Jesús Hoyos Arribas. Conseguí mi primer trabajo como periodista en un importante periódico por llamar de madrugada para informar sobre un grave accidente de circulación que provocó parar la rotativa para meter en portada aquel suceso. En la primavera de 1987 cubrí los sucesos de Reinosa, que tuvieron una repercusión nacional e internacional. Durante este mismo periodo fui corresponsal de la Agencia Europa Press. De 1986 a 1988 trabajé en RTVE en Cantabria como corresponsal, y entre los años 1987 y 1988 fui Redactor-Jefe de Radio Minuto-El País, en la emisora que la Asociación de la Prensa de Cantabria tiene en la Calle Cádiz de Santander. Como profesor, vengo desempeñado una intensa actividad hasta la actualidad. Soy miembro de la Junta Directiva de la Asociación de la Prensa de Cantabria. Miembro de la Sociedad Cántabra de Escritores. Fui Vocal en la Comunidad Autónoma de Cantabria de la Asociación Española de Protocolo (AEP). Presidente de la Asociación Cántabra de Protocolo (ACP), fundada por mí en 1988. Miembro del Comité Organizador del 5º Congreso Internacional de Protocolo (Palma de Mallorca, 2001), que periódicamente cuenta con la asistencia de especialistas en Relaciones Públicas, Comunicación y Protocolo en todo el mundo. Funcionario de carrera del Parlamento de Cantabria donde desempeño el trabajo de Jefe del Servicio de Relaciones Institucionales y el de Jefe (en funciones) del Servicio de Comisiones y Órganos Superiores. Desde el año 1987-2004 ha venido dirigiendo también el Gabinete de Comunicación del Parlamento de Cantabria. Me considero periodista y escritor. Mi blogger es www.migueldelrio.es Cuento con una amplia obra en comunicación de la que destaco los siguientes libros con los que se trabaja en diferentes universidades españolas. “Introducción al Protocolo. Estudios prácticos sobre organización de actos públicos”. (Manual Profesional 1998). Agotado. “Gabinetes de Prensa. La Comunicación en las Instituciones y en las Empresas”. “Protocolo. Manual práctico para conocer las normas de protocolo de uso diario”. Manual de protocolo de los Colegios Médicos de España. Manual de protocolo Colegios Profesionales. “Manual para Comunicar Bien. ¿Vas a publicar lo que te he enviado?”. “Abecedario gráfico de comunicación y organización de eventos. Protocolo a la Vista”. Presidente y uno de los fundadores del Club de Prensa Pick-Tenis de Santander (www.www.clubdeprensapicktenis.com) Miembro de CEDRO. He publicado más de 700 artículos de opinión en El Diario Montañés (Grupo Vocento), donde he venido colaborando durante quince años. Durante 12 años fui columnista de opinión diario en diferentes emisoras de Radio como Cope Cantabria y Punto Radio Cantabria. He sido articulista en revistas técnicas como “Mujeres Siglo XXI” o “Revista Piquio Magazine”. En la actualidad, soy columnista del Periódico “Nuestro Cantábrico”, del diario digital www.populartvcantabria.es con la columna “Oído Cocina“ y de la revista “Vivir en Cantabria”.

La independencia de todos

No hay quien niegue que el machaque del Gobierno de Cataluña con la independencia no ha dejado una sola oreja al margen del grave problema creado. Esos mismos ciudadanos, hastiados, exigen que se ponga fin a una situación que perjudica a todo el país por igual, que las soluciones que se lleven a cabo estén dentro de la Constitución, y contemplen la separación e independencia de los Poderes del Estado, como son el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial.

Tan pronto arriba, tan pronto abajo

No podemos negar el conocimiento general que hay sobre el lamento de españoles que triunfan dentro y fuera, caso de los grandes deportistas, y que al tiempo declaran sentirse poco queridos en su país. Parece un destino que se extiende en la medida que reina la confusión social, ya que la lógica y los principios parecen estar ausentes en todo lo concerniente al debate sobre los problemas reales que acucian a España.

Los que escribimos de trenes fugaces

Cantabria y el tren tienen una historia de tardanzas e incumplimientos. La misma que Cantabria y las carreteras. Se ha reclamado tanto al respecto, que ahora es notorio el desgaste en lo que se denominan viejas reivindicaciones. La llegada de un AVE, primero, y tren rápido, después, ha tenido diversos anuncios que, a tenor de lo que se escribe,muy pocos parecen dudar de la última fecha dada del 2024. Bueno, para ser justo, no todos.

Tragedia en Mallorca, tragedia en España

La gigantesca riada en Mallorca nos hace lamentar lo ocurrido, pero también sacar a la luz errores que se pudieron cometer antes de la tragedia, sobre todo de cara a prevenir. Tradicionalmente, hemos sido un país remolón en tomar medidas contra el fuego, las crecidas oinundaciones, y el exceso de construcción donde antes había montañas, ríos y arroyos. Queda mucho por hacer aún en estas materias, y la imagen de un Rafa Nadal como voluntario ante la catástrofe nos debe hacer madurar un poco más.

Tren 2024 con destino Cantabria

La historia de la llegada a Cantabria de un tren de altas prestaciones, que no AVE, resulta ya rocambolesca por diferentes causas. La principal es el déficit tradicional en que el Estado tiene sumida a esta región con respecto a las infraestructuras que necesita imperiosamente, algo que afecta negativamente en su economía y desarrollo. Como muestra está la vieja red ferroviaria, cuyas mejoras se reivindican desde el siglo XX, sin que diferentes generaciones de cántabros terminen de ver una solución creíble y definitiva.  

Que te graben sin saberlo

Ahora asistimos al serial por entregas del ex comisario Villarejo, que lo mismo genera quebraderos de cabeza a empresarios que a ministros, aunque en realidad es un chantaje al Estado. Tan pestilente asunto lleva a la conclusión de urgir una investigación sobre tantas grabaciones ilegales, para poder garantizar mejor el quebrado derecho a la intimidad que tiene todo ciudadano, un tanto alarmado de que la tendencia actual sea grabarlo todo con el móvil.

Dense prisa con las enfermedades

Solo con oír las palabras cáncer, SIDA o Alzhemier, le cambia a uno el semblante. La solución definitiva a estas enfermedades arrastradas desde el siglo XX es demasiado lenta. La ciencia y la investigación necesitan de total respeto, empezando porque cuenten con los recursos que precisan, dejando atrás recelos tradicionales de los países a la hora de invertir como es debido para erradicar estas y otras enfermedades tan mortales.

La mejor herencia, los estudios (sin máster)

No cesan las movidas con másters y tesis, a lo que se une algo que me repugna más si cabe como son los plagios. Pronto se olvida el nombre de un cargo público dimitido al verse envuelto en alguna de estas   circunstancias. Cosa bien distinta es el daño moral infringido a los esforzados estudiantes, y a la necesidad imperiosa que tienen de creer en lo que hacen y en su legalidad. Todo ello me hace pensar que nuestros  universitarios están ahora bastante tocados.

Lo mejor de España, el deporte femenino

Pasó primero en la larga crisis y ha vuelto a ocurrir en los últimos años. Me refiero al hecho de que las mejores noticias que ha tenido España, a falta de concordia política, trabajo, dinero y perspectivas, ha venido de la mano del éxito del deporte denominado como femenino. ¿Se reconoce el hecho? No, y en este artículo voy a contarles por qué.

La sangría económica y emocional de las prejubilaciones

Concluir la vida laboral cuando alguien está en la mejor edad es una total incongruencia, además de una sangría económica para cualquier país. Con las prejubilaciones, perdemos a diario trabajadores muy cualificados, caso de la banca, sin que el hecho cause alarma alguna. Importar es valorar, reconocer, agradecer, y tratar siempre de motivar al profesional. Me temo que no es actualmente el caso español.

Gastronomía: reclamo y sensatez

Turismo y gastronomía van ya de la mano, pero esta unión se resiente cuando la calidad que ofrecen muchos restaurantes nada tiene que ver con los desorbitados precios que llegan a cobrarse con ocasión de las vacaciones. No gusta decirlo y de ahí reconocerlo, pero España empieza a ser un país muy caro, tanto para el turismo interior, el que más se queja,  como para el exterior. 

Predicciones meteorológicas que machacan a Cantabria

Los hosteleros cántabros anuncian un verano en visitantes peor que el anterior. Echan mucha culpa a las falsas predicciones meteorológicas que, ciertamente, se ceban con esta región. Parece como si todo lo peor que acontece con el tiempo reinante le ocurriera a Cantabria. Además de actuar de una vez por todas contra esa desinformación (¿interesada?), hay que desmontar con un nuevo relato ese trasnochado cuento que habla de una bella región donde siempre llueve.

El último tren de Cantabria se llama Norte

El Norte de España se reivindica como destino turístico alternativo a la  masificación de sombrillas. Lugares como Cantabria (la pongo la primera), Galicia, Asturias o País Vasco (detrás de las cuales estamos realmente en pernoctaciones), cobran mucha fuerza como mejor elección vacacional. Las otras tres comunidades se venden más, sobre todo en el exterior. Y no debería ser así, especialmente cuando Cantabria acaba de ser elegida enclave europeo excepcional, hecho que habría que dar a conocer en todo el mundo.

El concierto es en Cantabria

Cantabria se postula como gran referente cultural a nivel nacional y más allá. Cuando fallan nuestros conciertos, como el del DJ David Guetta, lejos de señalarnos con el dedo, debemos saber reaccionar en dos vertientes. La primera es satisfacer rápidamente a un público que se ha visto defraudado. Y la segunda seguir adelante, organizando muchos eventos, como la mejor de las herramientas en el afianzamiento de la Marca Cantabria.

Los estudios que son y no inventados

Las polémicas sobre los masters suman contenido al hecho de que mentir en España sobre los estudios no sale ya gratis, debido a un claro rechazo social que el guante de la política ha recogido de manera nítida. Los jóvenes deben impulsar una regeneración que abarque otros tantos ámbitos en los que la transparencia se hace de rogar. Con esta premisa nada puede escapar a los cambios a mejor en gobernanza,  economía, educación, igualdad o la justicia, tan señalada ahora.

Lo que vaya a ser de Cantabria

Cuando los planes a futuro se eternizan, dejan de ser planes y se convierten en meros deseos que no han llegado a concreción ni realización alguna. Parecemos conformados con que Cantabria dé síntomas de estancamiento, sin que se hable ya nada sobre lo que queremos hacer a medio y largo plazo, principalmente para dar empleo a los jóvenes que se marchan de batallón en batallón. Se tiende mucho a oficializar las culpas, pero lo realmente preocupante, a mi entender, es la ausencia total de debate social con respecto al futuro de esta comunidad y sus habitantes.

Hoy no toca hablar de eso

“Hoy no toca hablar de eso” es la frase más utilizada actualmente por los  protagonistas de casos de corrupción, desfalcos o falta de transparencia político-administrativa, que implica la adopción de acuerdos y medidas que favorecen a unos pocos en detrimento de muchos. Se trate de un Gobierno, una multinacional o personaje poderoso, la prensa libre no puede tolerar la falta de respuestas, la manipulación de los hechos, ni olvidar promesas incumplidas que terminan por convertirse en mentiras reiteradas.

Yes, negados para el inglés

En España se hereda de padres a hijos el desinterés por hablar, al menos, otro idioma. Antes se recomendaba para convivir dentro de un mundo global, en el que la economía diserta mucho en inglés, francés y alemán. Hoy estas lenguas mandan también en Internet y redes sociales, mientras nuestra sociedad se hace cada vez más pequeña de miras por asumir, sin más, que no se le da bien eso de ser bilingüe.  

A lo que se pueda aplicar el VAR

El VAR o videoarbitraje pretende garantizar la pureza de un juego como el fútbol, evitando errores que deriven en un final del partido injusto. Esta es la clave: aplicar la tecnología en busca de la verdad. Caben las hipótesis de una adaptación futura de este invento a otros campos de la vida. Imaginemos un VAR para la política, para la economía o para  cortar el paso al ejército de injuriadores que hay en Twitter. Por ganas que no quede. 

Llámame presidente

No somos del todo precisos cuando los adultos criticamos la mala educación de los jóvenes. Hablo de saber comportarse en sociedad, y de señalar con el dedo a un mal sistema educativo que asumimos, olvidando el papel fundamental de las familias a la hora de transmitir modales. En todo lo que sucede a nuestro alrededor, bueno o malo, el componente educativo es esencial. Dentro de la maltrecha Europa, el presidente francés, Emmanuel Macron, que no “Manu”,  acaba de dar un buen ejemplo de cómo recuperar el respeto perdido.

Unos por otros, la casa sin barrer

En un mismo día nos podemos quedar sin seleccionador de La Roja y sin ministro de Cultura y Deporte. Somos una democracia robusta, aunque  últimamente nos ocurren cosas que solo provocan perplejidad interior y exterior. Más nos valdría releernos la cartilla, y dejar de marear sobre las formas adecuadas en que se debe fichar a un entrenador, dejar un cargo o explicar mediante a un vídeo el sí a la oferta de un club y no a la de otro.

La banca digital se olvida de los clientes

Con el avance siempre hay debate cuando unos lo disfrutan y otros no. Alardeamos de que todo sea digital, pero a la pobreza y estrecheces se ha sumado poseer móvil y ordenador con los que poder acceder a los nuevos servicios. Todo se hace inteligente, menos ganar el dinero. Muy a nuestro pesar, cada vez es más difícil recuperarlo, con miles de oficinas y cajeros bancarios que desaparecen, sin previo aviso de concienciación y alternativas.

El regreso de Cantabria a la identidad industrial

Los jóvenes se marchan mientras los padres nos hacemos a la idea de que nuestros hijos van a trabajar fuera del territorio en que han nacido y quieren vivir. El conformismo se ha impuesto por encima de inculcar región y apostar por ella poniendo en marcha ideas y proyectos. Antes lo hicieron otros, y por eso hay que rescatar aquella identidad industrial que nos legaron grandes nombres de la empresa cántabra, que siempre creyeron en nuestras posibilidades de crecimiento y prosperidad.

Los españoles ante la España del 18

Los españoles no estamos hechos de la misma pasta que los italianos, a la hora de vivir inmersos en constantes crisis políticas o de gobernabilidad. Puede que los cambios que se avecinan nos lleven a  escenarios hasta ahora desconocidos. En todo caso, cabría esperar de todos los partidos la adopción de los necesarios reajustes en el sistema para abordar nuevos tiempos, sin perder nunca de vista que lo principal son los problemas y demandas ciudadanas, que crecen, para vivir mejor de lo que lo hacemos ahora.

¿Ética, dónde andas?

Aunque no se la cita de habitual, la cuestión ética resulta primordial para terminar de una vez por todas con comportamientos que los ciudadanos deploramos. No debería caber duda alguna sobre lo que es hacer algo que está mal y perjudica a lo colectivo, pero vivimos en un país en el que las falsas interpretaciones distorsionan lo que, a todas luces, es nada más que la verdad. Y ahí entra el periodismo para denunciarlo.

Dedicado a Tom Wolfe.

Cuando el adversario habla inglés

Europa se siente cada vez más traicionada por Estados Unidos. Antes formaban un bloque político-económico que se diluye, aunque la mayoría de los ciudadanos vivamos sin notarlo (aún), preocupados más por los problemas cercanos que los lejanos. Razonable pensamiento que debe contribuir a desenterrar el viejo espíritu europeo, aunque sea a costa de enemistarse con el país que nos ha venido dirigiendo, en inglés, desde el final de la última gran guerra. 

José María Iñigo en pantalla

El gran periodista que fue Kapuscinski mantenía que los cinco sentidos del buen comunicador son estar, ver, oír, compartir y pensar. No se si José María Iñigo, con el largo bagaje que tenía, llegó a entrevistar al escritor y poeta bielorruso, pero se le pueden aplicar sus pensamientos como un profesional querido y admirado que nos acaba de dejar. Lo he visto otras veces: cuando son buenos referentes, difícilmente se olvidan, entre otras cosas, porque José María Iñigo ya forma parte de la historia del periodismo español y sus grandes maestros. ​

La libertad a veces no es elegante

7 de julio de 2016, San Fermín. Cae la noche en Pamplona camino de la madrugada. Una “Manada” de cinco animales con dos patas acorrala y viola a una joven de 18 años en un oscuro portal de una céntrica calle de la ciudad. Amanece en un país que grita una vez más “basta ya”. Dos años después llega la sentencia. Las calles se han vuelto a llenar de manifestaciones que reiteran el machismo rampante de una sociedad que habla de igualdad, a la vez que pide distinguir entre abuso sexual, agresión y violación.

El talón de Aquiles del mundo

A la injusticia solo la frena los valores morales que bien apliquemos los hombres y mujeres del mundo. Los países más pobres tienen los mejores recursos naturales, pero son los ricos los que disfrutamos de los beneficios de la industria y la economía. Así se explican los millones de personas sin comida, sin agua, sin medicinas y con un dólar al día de ganancia. Hablar de objetivos para con ellos es caer en la ingenuidad de que la ONU acabará algún día con el principal problema de la humanidad como es el hambre y la muerte de niños indefensos ante las enfermedades.

Artículo destacado

¡Hagan hipotecas, señores!, la banca gana

Somos un país sinigual a la hora de dispararnos al pie , con la pila de problemas hipergraves que tenemos encima de la mesa. Muchas veces abundamos en la idea de que es solo la política la causante de todos estos problemas, cuando los hechos hay que repartirlos entre muchos más sectores de nuestra sociedad. Podemos desplegar completamente el abanico para en sus varillas rotular el nombre de…