martes 07.07.2020
La opinión de
David Bossu
David Bossu

La frontera de la pandemia

Ahora llegan las vacaciones y millones de personas se desplazarán de un lado a otro, quiero creer y necesito pensar que el gobierno lo tiene todo previsto y planeado. No quiero ver más respiradores, no deseo ver más batas blancas impotentes por no poder salvar vidas, no necesito saber que nuestros mayores, que tanto lucharon por nosotros y por nuestro país, caen víctimas de esta maldita enfermedad.

Respirar es un derecho

La justicia nunca ha de ser violenta. La equidad debe ser un derecho democrático, porque todos debemos ser iguales ante una ley que nos debe proteger. No quiero sentar cátedra ante lo evidente, pero cuando en la sociedad pasan estas cosas, tengo más que claro que los que nos lideran están fallando en todo. Cuando un presidente dice que beber lejía cura el COVID-19, algo no funciona. 

El pecado del Gobierno

En la vida hay que tener palabra, la credibilidad comienza en las personas con la seriedad y el comportamiento  leal. Estoy harto de mentiras, y una vez más, en este caso, el Gobierno ha mentido y tendrá que llevar la penitencia en forma de pecado. Han estado muy torpes y claro, esto les dará alas a “la oposición patriótica".

Banderita, querida banderita

Creo en la competencia de poder manifestarse libremente, pero lo que no concibo es que haya una utilización ruin en un momento más que crítico como el que estamos viviendo y que exista gente de un lado o de otro que quiera apropiarse y ser abanderado de un patriotismo cutre y casposo. La responsabilidad de todo esto que ocurre lo tienen ciertos partidos políticos que en vez de hacer una política responsable, se otorgan como salvadores de la patria y solución de todos los males a base de un populismo muy peligroso

La bala que mató a Billy el Niño

Un personaje oscuro, un verdadero torturador y sobre todo una persona que nunca creyó en la libertad que el pueblo español pedía en aquellos años. Lo que sí tendría que hacerse mirar la justicia de nuestro país es que un personaje como éste haya salido impune en vida de todos los cargos que tenía pendientes, que no eran pocos

Un poquito de educación, por favor

No entiendo en absoluto que la gente pueda llegar a pensar que no es una prioridad de estado solucionar el tema educativo en estos momentos.

La hostelería, sírvase

Está claro que sectores como la sanidad, cuerpos de seguridad del estado, comerciantes y farmacéuticos son imprescindibles, pero desde un punto de vista totalmente subjetivo, yo a todos los gremios anteriores mencionados añadiría claramente a la hostelería.

Hagan sus apuestas, señores

Estamos en manos de unos regentes que gobiernan con dudas y eso hace que los buitres rodeen y quieran sacar réditos para sus propios intereses.

El día después

A todos los “patriotitas” que se consideran superhéroes montados en un poni blanco habría que decirles que la vida no es un cuento de ciencia ficción.

Hasta luego, Luis

Los que te seguimos sabíamos que vivíamos al compás de los acordes de tu vieja guitarra que te acompañaba en el escenario. El arte de nuestro país está de luto porque se nos ha ido la libertad en todos los sentidos. 

Derechos en tiempos de pandemia

Bastante daño ha hecho ya el coronavirus y muchas muertes ha provocado. Lo que no podemos permitir bajo ningún concepto es que esta maldita enfermedad nos robe lo más sagrado de nuestras vidas, que son nuestros derechos, incluso en tiempos de pandemias. Por eso, si hay alguna medida que se tome por este motivo, debemos saber que cuando acabe el estado de alarma deben desaparecer.

Europa, ¿una verdad o una mentira?

La Unión tiene que demostrar que no fue un invento de postureo su creación allá por el lejano año 1951 y que cuando vienen mal dadas debe ir a una.

Ahora nos toca a nosotros

El Covid-19 es un enemigo en común que tenemos, y ahora es nuestro momento para poder protegerles al menos tanto como ellos nos lo hicieron durante todas sus vidas.

Desde los balcones

Los balcones unen porque no hay banderas, religiones ni por supuesto política, solo hay una pequeña liberación que hace sentir que el camino para poder superar cualquier dificultad comienza desde ahí.