martes 29/9/20
La opinión de
Antonio Vilela
Antonio Vilela Licenciado en Derecho, Presidente de AMA (Asociación de Maltratados por la Administración), Asesor Jurídico e impulsor de varias reformas legislativas en el Parlamento de Cantabria y en el Senado en el ámbito urbanismo y sobre los derechos de los ciudadanos.

El otoño y el miedo al olvido

Lo peor es que sirve de excusa para todo, vale para enfrentamiento político, bueno, también es verdad que para eso vale todo, pero aquí llega a límites del absurdo difíciles de igualar.

El edadismo, una discriminación que avanza

Con esta grave pandemia que padecemos han salido a la luz situaciones y comportamientos que como sociedad nos tienen que hacer meditar y reflexionar, hacia dónde caminamos, cuáles son nuestros valores y por los que realmente merece la pena luchar .

Crónica de una tragedia anunciada

Aquellos que están en peores condiciones siempre que llega una crisis, quienes están a la cola en el tema de la justicia social, se llevan la peor parte. 

El teletrabajo y la desprotección del trabajador

Se calcula que cerca de 5 millones de españoles, el 23% de la población ocupada, pueden teletrabajar, aunque en realidad solo el 5% de la población activa de España afirma trabajar habitualmente desde su hogar.

¿Qué hemos hecho para merecer esto?

La verdad, parece que no encontramos una explicación coherente, ni por parte de las autoridades responsables de la salud pública, ni por parte de tanto experto que pulula por los medios de comunicación.

El curso de la incertidumbre...

¿Se podrán dar las clases presencialmente? ¿Están nuestros colegios e institutos preparados para esta nueva situación? ¿Se han tomado las medidas adecuadas para garantizar la salud de la comunidad escolar? Las preguntas son muchas, las incertidumbres muchas más.

Desde la calle mirando mi vivienda "okupada"...

Una señora de 94 años fue a visitar a su hermana, cuando volvió se encuentra su casa ocupada, sin poder entrar en la misma, y sus pertenencias vendidas en el mercadillo que se hace habitualmente cerca de esa vivienda.

Santa Rita, Rita, lo que se roba nadie se lo quita

La fama del soberano traspasaba fronteras, era el Jefe del Estado de España, y su prestigio era tal, que nadie se atrevía a creer que pudiera hacer nada ilegal o inmoral, y si se sospechaba, la propia constitución le consideraba inviolable, vamos que podía hacer lo que le diera la puñetera gana, y claro él dijo si la constitución me lo permite, si los medios son dóciles, si todos me rinden pleitesía... pues me lo puedo llevar crudo, meto mano en donde quiero.

La vida, esa obra de teatro...

Tampoco merece la pena concentrarnos en las mil plagas que nos anuncian para el futuro. Disfrutemos del presente con mucha precaución, con mascarilla de diseño o lo que sea pero que proteja, que la noche no nos confunda y el sol no nos deslumbre. Que ya lo dijo el refrán "no hay mal que cien años dure, ni... que lo aguante".

Marchando en un verano entre rebrotes y rebotes...

El temor a los rebrotes no es menor al que tienen los afectados ante la posibilidad del derribo de sus viviendas, y el consiguiente rebote cada vez que una institución o unos responsables políticos nos venden humo.

Y el padrino era el muy honorable

Una cosa es la publicidad, incluso institucional, y otra la realidad, lo que se cocía entre bastidores, pronto aparecieron sospechas de comisiones del 3% que eran tapadas por ese manto de quien está dos peldaños por encima del bien y del mal. ¿Cómo se iba a meter el honorable en esos chanchullos? Muchos son los que no daban crédito, hasta que la realidad salió a la luz, y el mito cayó del pedestal.

El Rey emérito, presuntamente, destina su patrimonio a la investigación y la sanidad

Sonroja que presuntos delitos cometidos contra las arcas de nuestro Estado, su investigación tenga que venir inspirada y llevada a cabo desde ese país que hace poco tenía el secreto bancario. No sería mal detalle que su majestad, el monarca emérito, vuelva a decir "lo lamento no volverá a ocurrir, este tipo de actuaciones, y mis recursos, mi herencia, a la que mi hijo ya ha renunciado, la destinaré para sufragar los gastos tan necesarios para nuestra sanidad y la investigación.

Las vacaciones de los rebrotes

Ante tantos problemas, tanta angustia, merece la pena, desconectar, hundir nuestros pies en nuestras raíces y coger fuerzas para lo que nos pueda deparar, que seguro no será tan duro como nos anuncian, ya que los profetas de las catástrofes, saben que cuanto mayor es el desastre anunciado más importantes se creen. Por ello, que nadie nos amargue las vacaciones aunque sean las del miedo a los rebrotes.

¿Quieren devolver a Nadia a Bruselas?

La ministra que vino de Europa, el ejecutivo quiere devolverla a las instituciones comunitarias, pero se deben valorar varios aspectos muy positivos en caso de ser elegida y lo cierto es que cuenta con muchas posibilidades, tantas que sería una gran sorpresa que no lo fuera.

Dales caña, Cayetana...

Cayetana es de las que no da un paso atrás ni para tomar impulso, ni para esquivar un golpe, ella es de las que pide jugárselas todas, como aquello de Belauste "¡a mí el pelotón, Sabino, que los arrollo!..."

Entre la prudencia, lo absurdo y la normalidad

Dada las situaciones que vivimos de peticiones, de responsabilidades políticas y judiciales, merece la pena poner un poco más de esfuerzo por parte de todos los que intervienen, para que la sombra de la duda y la oscuridad no siga creciendo.

El drama detrás de los incumplimientos del Gobierno

No vemos nada nuevo bajo el sol y es muy triste que, después de 12 años del primer Plan de Actuación aprobado, todo sean incumplimientos por parte de las Administraciones Públicas, mentiras, engaños. Más de 30 años esperando una solución y la solución es volver a presentar otra vez lo mismo, es para llorar y no parar.

El esperpento, y la justicia social del ingreso mínimo vital

Es para enmarcar que se haya aprobado una de las medidas sociales más necesarias para tener un país más justo, la aprobación del ingreso mínimo vital, una renta básica totalmente necesaria y que era un anacronismo, ya que casi todos los países de nuestro entorno tienen medidas sociales parecidas. Es sin duda, una medida contra la pobreza extrema, para las personas más necesitadas, que es para todos sin distinción de credo, raza o afinidad política...

El juicio al Primer Ministro

"Pero bueno, tú te vas al monte a dar una vuelta, y vuelves como si hubieras estado en la guerra, a tus años y escapándote de la policía, qué clase de ejemplo para tus hijos, qué responsabilidad es la tuya, cómo puedes ser tan..." Los cargos cada vez eran mayores, y la presidenta no paraba de enumerarlos.

Cuando el Primer Ministro cometió el delito

Miro el reloj y me doy cuenta de que me he pasado de largo de la hora de recogimiento, que nos indica nuestro "amado" gobierno. Pierdo el culo monte abajo para no llegar muy tarde a casa, por el camino voy pensando en la que me va a caer y corro, corro...,  hasta que justo cuando estoy casi al final de las faldas del mismo, y el camino serpentea y rápidamente pasa a ser una pista asfaltada. Allí al fondo veo un grupo de personas, uno con un perro, una chica que había visto corriendo monte abajo, otro con su bicicleta de montaña, y con ellos los municipales, la policía local con la libreta en ristre tomando datos.

La peligrosa desescalada de un Primer Ministro

Discutíamos reunidos en "el congreso de nuestro casa", por una parte el ala progresista manifestaba que con su tiempo podía ir donde le diera la gana, y pasaba del Estado de Alarma, de Excepción y... por otra el ala conservadora, les rebatía, mirad hijos, bueno vamos a buscar cómo podemos hacer lo mejor para todos 

Las cuentas y los cuentos de un primer ministro

Iba yo pensando estas tonterías sin importancia, cuando me doy cuenta que mis manos ya no podían más, con la distracción una de las bolsas quiso cobrar su libertad, y por la acera corrían las latas de cerveza, pegándose con las de sardinas, un bote de cristal de espárragos se hizo añicos... Aquello era toda una tragedia griega, no sabía qué hacer, estaba como la oposición, no sabía si echar la culpa a la puñetera bolsa, o ... al Gobierno

Las aventuras del primer ministro en el supermercado...

Cuando iba por un pasillo estrecho había miradas que mataban, si traspasabas los dos metros de seguridad, tu integridad física corría serio peligro. Pillé las latas que gustan, el chocolate negro, muy negro que es mi vicio, ya me han quitado el tabaco, la bebida, de lo íntimo no hablo... el chocolate es vida y placer... allí estaba yo enamorado de mis tabletas, cuando una voz por detrás me espetó "tiene Ud. para mucho"

Y al trigésimo tercer día salió el primer ministro...

Llegó el día que pedí en voz baja, casi suplicando que yo también quería ver la calle, ¿tú?, ¿para qué?, ¿por qué?, ¿cuándo?, ¿qué pretendes?... Bueno, solicité una tregua, y casi con lágrimas en los ojos les expliqué que me sentía encerrado, me miraron como se mira a un bicho raro, pero algo en su corazón se ablandó y al trigésimo tercer día me dejaron salir. No cabía en mí de gozo, después de más de un mes vería si el mundo seguía en el mismo sitio, porque eso que echan por televisión y las redes sociales te intoxica mucho

Gracias, doctor Li

Li Wenliang nos abandonó un 7 de febrero, él pagó con su vida el salvarnos a muchos. Hay unos nuevos héroes de los de verdad, sin necesidad de la publicidad de grandes multinacionales, ellos no ven promesas, humo, palabras,... ellos simplemente construyen un mundo mejor.

El año, bisiesto, que vivimos peligrosamente

Había días que morían cerca de mil personas por un virus, al que en un principio no le dimos demasiada importancia. Casi sin darnos cuenta nuestras vidas habían cambiado, nuestro hábitat se quedó contraído a una pequeña porción, puede que algo más que esa habitación de la canción, un mundo reducido casi totalmente para muchos a nuestro domicilio. 

Juan sin miedo

Vivió el hambre, la represión, la transición, varias crisis, y los muchos zarpazos que dan la vida, pero nada tan extraño como esta situación. Recuerda lo que le contaban sus padres de la gripe de 1918, y algunas costumbres de higiene que han quedado en nuestra memoria colectiva.

El discurso del Rey

Hace ya tiempo que actitudes y comportamientos de la familia real y su turbio entorno, con los casos como el de Urdangarín, Corinnas, y la famosa corte de empresarios de Mallorca han hecho más por la III República que todos los republicanos juntos. La verdad es que el discurso con olores de plagio, parece habérselo escrito su enemigo.

Salva vidas, quédate en casa

Hoy más que nunca la unión de un país sí es necesaria, y cada persona puede contribuir a detener, a minimizar los daños de esta pandemia donde estamos atrapados. Sin duda, los responsables políticos tienen que dejar sus miserias a un lado, lo importante no son ellos, ni incluso lo que piensan, lo importante es la salud de una Comunidad, de una nación, de un continente, de nuestro mundo. 

Trabajando por nuestros sueños...

Estos días un amigo se ha embarcado en la aventura de su vida, acompañado de su hijo han comenzado a realizar la vuelta al mundo en ferrocarril, y es que a pesar de las dificultades, de los virus y problemas, no hay nada más hermoso que luchar porque nuestros sueños se hagan realidad. Vivir en una sociedad más justa, más igualitaria, más solidaria, merece la pena trabajar cada día por ello, para que no se quede en un simple sueño utópico.