miércoles 21/10/20
La opinión de
Paco Pis
Paco Pis

Camino del colegio

Llegabas a casa con las manos llenas de tiza, el pelo revuelto por los tirones de pelo de algún profe y yo en muchos momentos, el consabido castigo de copiar 750 veces…”No volveré a hablar en clase cuando el profesor explica la lección”.

Confinado en los 80

No creo que hubiera aguantado tanto confinamiento pero me encantaría volver a jugar con mis amigos a “garbancito”,  a la “correa” o a darnos unas buenas hostias con aquellas bicicletas sin frenos marca Torrot,  Orbea o G.A.C.

Está todo en el diccionario

Solo te pido este sábado no te pongas el chándal ese de colores, que pagaste en pesetas y con el que pareces un presidente bolivariano, y no salgas a la calle a liarla, es decir, a hacer el idiota.

Días de silencio

Son momentos de acción, y no de tanta oración. Predicar con el ejemplo, y no guardar silencio. Luego, claro, nos hablarán de fe y de que hay que acercarse a la iglesia. Así me parece que no, señores.

Aquellas discotecas de los ochenta

Prácticamente había una discoteca en cada población y con nombres preciosos, a saber: Línea de playa, Caracol, La Nuit, Pentágono, BB2, en Santander; Laser 2000 en Maliaño; Fresas en Bezana; Morocco y Watergate en Astillero... y muchas más.

Está todo inventado

Los programas de discos dedicados todavía funcionan en todas las emisoras; eso sí, ahora con mensajes de voz a través de wasap, o correos electrónicos.

Gilipollas

No soy un friki ni esto es una fake, es un artículo de alguien que piensa que nos estamos volviendo un poco gilipollas.

Hasta los rebujitos

A mí me parece todo esto un poco cutre y desde luego si yo fuera andaluz sentiría un poco de sonrojo y de vergüenza ajena viendo ciertas cosas que se están haciendo con la complicidad absoluta de Ayuntamientos.

Ida y vuelta al Puntal con “Los Reginas”

Aparecía ante mí la bahía tal y como es, hermosa, grande, vigilada por Peña Cabarga, con alguna chalupa pescando. Así es como yo la recuerdo, sin centro cultural-mirador como ese al que se le caen las “escamas” y por supuesto sin esos diques, cicatrices de hormigón y piedra.

Carmina está fastidiaduca

Todo el autobús estaba alucinando primero por la sintonía del móvil, después por la voz potente de nuestra amiga, y claro, además por enterarnos de casi toda su vida.

En el tren de las cinco a Renedo

Mucho habíamos oído hablar de las discotecas y del “ambientazo” que había en la capital de Piélagos especialmente los domingos.

Visite nuestro ambigú

Aquellos reclamos de: ”Sala climatizada..”, “Dos últimos días…”, “Numerado…” o “ en Cinemascope y Technicolor…” han dado paso ahora a cines en salas con Dolby, no sé muy bien para qué, porque el sonido de las chuches y de los móviles no te dejan escuchar nada.

Ayer soñé que soñaba

Uno que a veces peca de romántico sueña con mas fallos en las conexiones, sueña con la involución de la técnica en televisión y ruega cada noche que la imagen y la voz de Clara Francia, anunciándonos que no se pueda emitir tal o cual programa, de paso a: El Gallo Claudio, Bugs Bunny o Los Osos Montañosos.

Soy raro

Soy raro si, veréis, por ejemplo no me gusta el fútbol o cuando estoy contento voy silbando por la calle y esto ya no se lo veo hacer a nadie. Prefiero hablar y saludar a mis amigos personalmente  y además me da mucha vergüenza hablar con el móvil por la calle. No he visto “El Señor de los Anillos”, ni pienso hacerlo, bastantes personajes feos y raros conozco ya. Joder sí que soy raro, sí.

Ya no están

Mis zapatos de niño se compraban en “Chavaluco” y después en “Calzados la Defensa”( “la esquina del ahorro”), no había cajeros pero se podía sacar dinero en las oficinas de la “Caja de Ahorros de Santander”,” eficacia para usted progreso para La Montaña”.

Mortadela

Nos queda mucho, todavía nos queda mucho en esta región. Estamos pues eso, como en Eurovisión, a la cola de muchas cosas; nos sacan delantera León, Asturias en general, Granada…bueno muchísimos sitios. Vamos mejorando, hay emprendedores en hostelería que son de lo mejorcito pero…nos queda mucho.

Por San José en Astillero

Yo lo recuerdo ahora y lo haré dando una vueltuca por el pueblo del que tengo recuerdos imborrables y seguramente me tropezaré con algún antiguo alumno del Instituto de Muriedas, al que acudieron muchas generaciones de Astillerenses.