sábado 07.12.2019

P. Sánchez

Estos días vemos como se mete en la opinión pública 2 cuestiones: que el PSOE es el mal menor ante la extrema derecha, y que Ciudadanos se ha escorado demasiado a la extrema derecha y tiene que recuperar la centralidad. Blanco y en botella, el pacto de las élites es PSOE-Ciudadanos.

P.Sánchez se ha encontrado con una situación que ni en sus mejores sueños. Gana una moción de censura que se encontró, recuerdo que iba camino de Portugal cuando se puso en marcha, y que fue trabajada por Unidas Podemos siendo capaz de lograr una mayoría para echar al Partido Popular. La moción de censura fue de Unidas Podemos, pero que llevó a Sánchez a Moncloa.

Y en estas el PSOE con sus fidelidad mediática se mueve como pez en el agua. Todo el éxito se lo lleva Sánchez. Todo lo socialmente aceptado se anuncia a bombo y platillo mientras quedan ocultadas sus contradicciones.

Gana unas primarias hablando de plurinacionalidad, unos meses después vota el 155, llega a la moción de censura hablando de que es necesario el diálogo con Catalunya, pero ahora no descarta otro 155. En la oposición decía que había que derogar la Reforma Laboral y la Ley Mordaza, pero ahora solamente “hay que cambiar algunas cosas”.

La dirección del PSOE ha demostrado a lo largo de la historia que es muy poco de fiar

Estos días vemos como se mete en la opinión pública 2 cuestiones: que el PSOE es el mal menor ante la extrema derecha, y que Ciudadanos se ha escorado demasiado a la extrema derecha y tiene que recuperar la centralidad. Blanco y en botella, el pacto de las élites es PSOE-Ciudadanos. 

La dirección del PSOE ha demostrado a lo largo de la historia que es muy poco de fiar. Más que como el Partido Socialista Obrero Español, actua como el PSOE sociedad anónima. Al servicio de las élites, políticas de maquillaje pero sin fondo. Una de cal y otra de arena. 

Y dentro del PSOE, si alguien ha demostrado una suerte de “veletismo” es P.Sánchez. En aquellas primarias que gana a Madina y Tapias, era el candidato de los varones, el más moderado y que estaba más a la derecha. Llega 2015 y se cansa de repetir que no pactará jamás con “los populistas” en clara referencia por aquel entonces a Podemos. Pasan las elecciones del 20D, y pacta con Rivera un programa neoliberal que era un gobierno de Ciudadanos presidido por P.Sánchez. Su partido le decapita y sale diciendo en Salvados que es que las élites no le dejaban pactar con Unidos Podemos.

Y ahora llega otro proceso electoral. Hay una cosa muy evidente, el pacto es PSOE-Ciudadanos. Es el aliado natural de su dirección. Si nos fijamos, el PSOE esta campaña es incapaz de decir con quien va a pactar. Y ojo al cambio de discurso de Ciudadanos, ahora el no es a P.Sánchez es con matices.

Lo dicho, de M.Rajoy a P.Sánchez.

P. Sánchez
Comentarios