Sábado 15.12.2018

Las mentiras sobre el nuevo puente del Saja entre Virgen y Villanueva de la Peña

Ecologistas en Acción emprenderá, si no paralizan las obras y se anula la ejecución del proyecto al amparo de las leyes de Carreteras, Patrimonio Cultural y del Paisaje, entre otras disposiciones legales, y de las transgresiones en el procedimiento y la tramitación por ausencia de información y estudios sobre la naturaleza del tráfico, evaluación de impacto ambiental, valoración de otras alternativas...

Ecologistas en Acción quiere aclarar algunas cuestiones que, intencionadamente o no, se han tergiversado sobre la denuncia que exige la anulación del proyecto de construir un puente nuevo sobre el Saja entre Virgen de la Peña y Villanueva de la Peña.

En primer lugar, no es cierto que Ecologistas en Acción se oponga sin más y sin dar alternativa: hemos planteado en numerosas ocasiones la posibilidad de ampliar la anchura del tablero principal y los estribos de una y otra orilla para suavizar las curvas de acceso mediante vuelos laterales y reforzar la seguridad vial de vehículos y peatones.

El puente actual admite sin problemas el cruce de dos vehículos salvo cuando se produce la presencia de camiones de gran tonelaje

En segundo lugar, el puente actual admite sin problemas el cruce de dos vehículos salvo cuando se produce la presencia de camiones de gran tonelaje –sobre todo con grandes cargas de madera– o  máquinas excavadoras para la apertura de pistas, impactos que hemos denunciado, también, repetidas veces y cuyas voluminosas cargas provienen de una explotación intensiva y a matarrasa de recursos forestales que están provocando fenómenos de erosión muy preocupantes, la acentuación de la escorrentía superficial y la mayor frecuencia de las inundaciones en los núcleos de población, vegas y mieses situados aguas abajo de los montes.

En tercer lugar: No es cierto que el puente actual esté en mal estado: Los tajamares de piedra tienen entre sí la suficiente separación y sección para amortiguar las grandes riadas o avenidas sin que los árboles o la maleza que arrastran queden trabados en ellos, teniendo en cuenta, por otro lado, que la excesiva velocidad del agua es el resultado de la construcción de muros de escollera y encauzamientos salvajes río arriba que hacen que el caudal del río circule como por un tubo o canal sin la función amortiguadora que deberían desempeñar los cauces fósiles, las llanuras naturales de inundación, y las zonas húmedas adyacentes que han venido desapareciendo en los últimos tiempos con el agravante, en el caso que nos ocupa – y tal como lo muestran las obras de desbroce y ocupación de las márgenes en el límite con la N-634 y la confluencia con el arroyo de la Fuente del Ojo––, de hacer caso omiso de la Ley de Aguas y de la protección de los ecosistemas fluviales al localizarse las pilastras de uno y otro lado del nuevo puente en terrenos del Dominio Público Hidraúlico.

En cuarto lugar: No es cierto que se construya el puente nuevo para evitar accidentes ya que no habido ninguno prácticamente desde que se construyó y si existe algún riesgo lo será, en todo caso, por averías mecánicas o la imprudencia de algún conductor, situaciones a las que están expuestos todos los tramos de la red viaria.

No es cierto que se construya el puente nuevo para evitar accidentes ya que no habido ninguno prácticamente desde que se construyó

En quinto lugar: No es cierto que se pretenda un tráfico más fluído ya que, incluso en horas o períodos de tráfico más intenso,  no se han producido atascos o retenciones significativas y, en cambio, con la "solución " que ahora se pretende los atropellos a personas y animales o los daños por accidentes en las travesías urbanas aumentarán sin duda.

En sexto lugar, avisamos a los vecinos de los diversos pueblos del municipio de Mazcuerras: Si este puente acaba entrando en funcionamiento el tráfico hacia Cabuérniga, Bárcena Mayor, Monte Ucieda, Parque Natural Saja-Besaya..., aumentará sustancialmente: Prepárense paseantes, peatones, "mujeres con carritos de niños", ganaderos..., transeúntes, ganaderos y usuarios en las travesías de Villanueva, Mazcuerras y Cos, las intersecciones de Virgen, Riocorvo, Herrera de ibio, Cohiño y Santa Lucía, las entradas y salidas de los caminos rurales...–, para hacer frente al mayor trasiego y procesión de vehículos circulando por sus calles e itinerarios tradicionales que hará –sentimos dar esta pista– que las autoridades locales y autonómicas acaben pidiendo rutas de circunvalación dentro de la consabida filosofía del más allá, más grande, más obras..., hasta el infinito.

En séptimo lugar, se ha ignorado completamente el insumergible impacto en la diáfana y profunda cuenca visual del Santuario de la Virgen de la Peña –testimonio excepcional y único en Cantabria de localización en un singular promontorio rocoso– por medio de un descomunal y estridente puente atirantado, inspirado pretenciosamente en la bahía de San Francisco, y que desprecia la necesidad urgente de incluir el lugar en la propuesta del Catálogo de Paisajes Relevantes que el propio Gobierno de Cantabria ha elaborado.

En octavo lugar: ¿Es necesario gastar los 4 millones de euros del presupuesto regional y de nuestros impuestos –al margen de modificaciones y ampliaciones del presupuesto aprobado en función de la baja temeraria y el olvido del coste de amortiguación de riesgos– en la insensatez y empecinamiento de semejante gasto –siguiendo los nefastos ejemplos de las variantes de Oyambre y Comillas, la macrodepuradora de la Vuelta Ostrera, la demolición de viviendas en la costa de Cantabria.... entre otros muchos despilfarros– en vez de destinar estos recursos en la mejora de las prestaciones y servicios en sanidad, dependencia, educación, pensiones... o en tantas obras pendientes de restauración ambiental y del paisaje –eliminación de la plaga de plumeros y otras especies invasoras, la dotación de medios y personal en la prevención y lucha contra los incendios forestales, la recuperación de zonas húmedas continentales y litorales, la ordenación territorial y la planificación urbanística con criterios sostenibles...–, en las ayudas a la rehabilitación de viviendas antiguas y el patrimonio Arquitectónico, o en las garantías de seguridad vial mediante una movilidad más respetuosa con el patrimonio Natural y Cultural afectado?.

Y en noveno lugar, advertimos, nuevamente, a autoridades, funcionarios e instituciones competentes de las acciones legales que Ecologistas en Acción emprenderá si no paralizan las obras y se anula la ejecución del proyecto al amparo de las leyes de Carreteras, Patrimonio Cultural y del Paisaje, entre otras disposiciones legales, y de las transgresiones en el procedimiento y la tramitación por ausencia de información y estudios sobre la naturaleza del tráfico, evaluación de impacto ambiental, valoración de otras alternativas...

Las mentiras sobre el nuevo puente del Saja entre Virgen y Villanueva de la Peña
Comentarios