Jueves 18.10.2018

Blanca Rosa deshoja la margarita

La participación activa y esencial de Pablo Zuloaga en las negociaciones de los presupuestos desató todo tipo de rumores sobre un hipotético acercamiento de BRGM y sus antiguos compañeros de partido. Si a esto sumamos la auténtica tormenta que se ha desatado con sus continuos contactos con Ciudadanos pues tenemos morbo para unas cuantas semanas.

Comenzó la legislatura ninguneada por unos y atacada por otros. Fuera del que fue su partido de toda la vida y con un nuevo proyecto político. Contra todo pronóstico “sacó” cuatro concejales y afrontó su particular travesía del desierto. La que fuera presidenta del PSOE cántabro, senadora y alcaldesa se rodeó de su grupo de confianza y vio como socialistas y regionalistas suscribían un pacto de investidura con la Asamblea Ciudadana por Torrelavega que hizo alcalde a Cruz Viadero y posteriormente se acercaban al PP para conseguir sacar adelante un par de ejercicios presupuestarios.

Las legislaturas marchan a un ritmo endiablado y a ésta le quedan dos telediarios. Era el momento, su momento, y Blanca Rosa Gómez Morante dio un paso al frente y forzó a un equipo de gobierno en minoría a aceptar sus condiciones para aprobar los presupuestos de 2018 que se antojaban decisivos.

Contra todo pronóstico “sacó” cuatro concejales y afrontó su particular travesía del desierto

Horas de reuniones, folios en blanco, algunos cafés y más de un botellín de agua después, el acuerdo se plasmó en un documento que recoge varios compromisos económicos y distintos acuerdos estratégicos.

La formación liderada por Gómez Morante, Torrelavega SÍ, sale muy reforzada de este trance y consigue del equipo de gobierno lo que no lograron las peticiones de varias asociaciones y colectivos o las movilizaciones ciudadanas.

Por otra parte la participación activa y esencial de Pablo Zuloaga en estas negociaciones desató todo tipo de rumores sobre un hipotético acercamiento de BRGM y sus antiguos compañeros de partido. Si a esto sumamos la auténtica tormenta que se ha desatado con sus continuos contactos con Ciudadanos (que datan de antes de las últimas elecciones) pues tenemos morbo para unas cuantas semanas.

Así que ahí tenemos a Blanca Rosa, sentada en un banco de Pequeñeces, deshojando la margarita de su futuro…y el de sus votantes.

Blanca Rosa deshoja la margarita
Comentarios