martes 20.08.2019

Un habitante del mundo

Arquímedes de Siracusa afirmó en su día “dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”. Yo me identifico con esos españolitos que encuentran ese punto de apoyo en la barra de un bar y desde allí son capaces de enderezar la economía nacional.

Soy un tipo de esos a los que las multinacionales llaman “incívicos”. Por qué, porque no recojo la bandeja en el McDonalds de turno, ni reposto en gasolineras de autoservicio. Y en ambos casos lo hago por la misma razón: una lucha romántica por el mantenimiento de puestos de trabajo.

No practico running, porque siempre pensé que correr es de cobardes. Mi único deporte de riesgo es dejar una tarde el móvil en casa.

Soy de los que están convencidos que se aprende más escuchando que hablando. Que me fío más de lo que haces que de lo que dices

Viajo en Ryanair porque, como casi todos, voy justo de pasta. Si no, ya te diría yo por dónde le metía mi maleta 55 x 40 X 20 al Michael O’Leary ese.

Soy de esas personas que piensan que la Sanidad y la Educación públicas son las mejores y que ambas deben tener garantizado su futuro con la aportación solidaria y proporcional de todos y cada uno de nosotros.

El matemático, físico e inventor Arquímedes de Siracusa afirmó en su día “dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”. Yo me identifico con esos españolitos que encuentran ese punto de apoyo en la barra de un bar y desde allí son capaces de enderezar la economía nacional, la alineación de la selección de fútbol, el cambio climático y despejar la más ardua incógnita.

Soy de los que están convencidos que se aprende más escuchando que hablando. Que me fío más de lo que haces que de lo que dices. Que me parece que no todos los políticos son corruptos, pero que hay muchos corruptos en política. Que coincido con Eugenio d’Ors en que “una síntesis vale por diez análisis”. Que pienso, muchas veces, que un hombre es una mujer que salió con defectos en la cadena de producción.

Torrelaveguense, cántabro, español y europeo de a pie. Infantería social.

Un habitante del mundo
Comentarios