miércoles 21.08.2019

Primarias socialistas: Por sus obras les conoceréis

Una Secretaria General de una comunidad autónoma no puede mantenerse al margen de una circunstancia tan relevante para el futuro de su partido como si no fuera con ella.

Las opiniones personales han de estar siempre fundamentadas si pretenden tener credibilidad. Un medio publicaba, el martes 11 de julio, el artículo del militante y compañero socialista Mariano García Herrero bajo el título “PSOE: ella o él”. En ese escrito existen aseveraciones que en honor a la verdad merecen una respuesta, razón que motiva estas líneas.

Los últimos meses han sido inciertos para el partido socialista a nivel nacional. Un fatídico uno de octubre, Pedro Sánchez dimitía de su cargo como Secretario General del PSOE tras una serie de dimisiones en bloque en el Comité Federal que abrían en canal la organización al servicio de las ambiciones e intereses de unos pocos. Una noticia que consternaba a la militancia y arrojaba por la borda al dirigente que los socialistas habían elegido mayoritariamente en Primarias. Se instauraba en la organización una gestora que dirigiría el partido hasta la elección del siguiente Secretario General. El diputado cántabro Ricardo Cortés formó parte de ese organismo gestor transitorio con el beneplácito de Eva Tezanos y para disgusto de muchos militantes en Cantabria.

Muchos mal llamados barones lo dieron por muerto pero Sánchez resurgió con un programa político que promulgaba la fuerza de las bases y su derecho a decidir

Pedro Sánchez abandonaba la Secretaría General manteniéndose firme en su negativa a darle la llave del Gobierno de España al PP en contra de muchos de sus compañeros que querían abstenerse. A raíz de su marcha se produjo un movimiento ciudadano de repulsa por lo ocurrido que reivindicó la figura de Pedro Sánchez. Muchos mal llamados barones lo dieron por muerto pero Sánchez resurgió con un programa político que promulgaba la fuerza de las bases y su derecho a decidir dentro de la organización. Un político dejaba su cargo para cumplir la palabra dada a los votantes y aspiraba a liderar un PSOE en el que los militantes sin cargo, ni sueldo, tuvieran voz y poder de decisión en el partido.

No precisamente todos los cargos del partido apoyaron ese programa político. En Cantabria, Pedro Casares, Pablo Zuloaga, Agustín Molleda, Josefina González, Mario Iglesias, Isabel Fernández y Zoraida Hijosa se posicionaron desde el primer momento con Pedro Sánchez recorriendo los diferentes pueblos cántabros durante meses para reivindicar el socialismo regenerador de Sánchez. Un programa que apelaba a la reconstrucción del PSOE desde las bases que se convertían en protagonistas de un proyecto político que les empoderaba como el motor de cambio del partido.

Un puñado de alcaldes y concejales dieron a conocer en Cantabria el programa político de Pedro Sánchez, que no parecía ser el caballo ganador en principio, pero cuyo apoyo entre los cántabros se fue incrementando exponencialmente. Eva Díaz Tezanos se mantuvo en una tibia postura neutral. En uno de los procesos sin precedentes más significativos para el PSOE en los últimos años, la Secretaria General de los socialistas de Cantabria se puso de perfil y eludió cualquier posicionamiento. Habrá quién considere positiva la indefinición. No es mi caso. La política requiere compromiso y valentía para defender aquello que uno considera justo. Una Secretaria General de una comunidad autónoma no puede mantenerse al margen de una circunstancia tan relevante para el futuro de su partido como si no fuera con ella. Actualmente, tras el triunfo de Pedro Sánchez, Eva Díaz Tezanos reivindica su “sanchismo” término que se utilizó en los medios para aludir a los partidarios de Pedro Sánchez. Personalmente, esto me resulta al menos confuso. Los partidarios de Pedro Sánchez votamos a un candidato honesto, comprometido y de firmes convicciones pero principalmente votamos un proyecto de partido. Ese programa de partido que Pedro Casares y Pablo Zuloaga, junto a los compañeros antes mencionados, difundieron, reivindicaron y dieron a conocer entre los cántabros. Ahora, Eva Tezanos pretende revalidar su cargo de Secretaria General e implantar en la región un proyecto que no representó y que ha sido ajeno a ella todo este tiempo. A mi parecer, Pablo Zuloaga está más preparado para instaurar la versión regional de ese programa mayoritariamente respaldado por los cántabros. La razón fundamental para hacer esta afirmación es evidente: conoce mejor un proyecto quién se ha dejado la piel por defenderlo.

“Hechos son amores y no buenas razones”, reza el refranero español y por encima de las promesas de campaña las actuaciones de los candidatos hablan por si mismas

Pablo Zuloaga propone dar voz a las bases, hacerlas partícipes del funcionamiento y la toma de decisiones en el partido, formar a los militantes desde las agrupaciones y renovar la organización. Hasta ahora como vocal de la ejecutiva de Eva Tezanos sólo ha podido hacer propuestas. Donde hay patrón no manda marinero. Ahora se presenta a capitanear el barco con ilusión y ganas de reparar aquellos problemas que ralentizan el avance del partido en Cantabria. Está acostumbrado a dialogar para mejorar las cosas. Su experiencia como alcalde en el Ayuntamiento de Bezana, donde gobierna en coalición con IU-Ganemos, el PRC y la Agrupación de Vecinos Independientes (ADVI), son garante de su capacidad dialogante y su talante conciliador.

Eva Díaz Tezanos hace proclamas similares. Sin embargo, el hecho de haber tenido cerca de cinco años para haber adoptado estas medidas y no haberlas llevado a efecto mina su credibilidad. Rosa Eva Díaz Tezanos, es la actual Secretaria General del PSOE en Cantabria. A lo largo de los últimos años ha tenido oportunidad de dejar su impronta al frente del partido. Sin embargo, se presenta a la reelección en el cargo con propuestas de formación y renovación que fueron abandonadas nada más consolidarse su liderazgo en la anterior elección orgánica del partido. Muchos miembros de su ejecutiva llevan formando parte de ella desde hace más de veinte años. Esto es antónimo a la renovación.

Por otro lado, está el tema tan polémico del presunto acuerdo para presentar una única lista a las Primarias cántabras. Pablo Zuloaga ha asegurado que se sentará a conversar una y mil veces con cualquier compañero para mejorar el partido. Sin embargo, deja claro que no se comprometió a firmar y sellar ningún acuerdo. Firmar un pacto a espaldas de la militancia, entre diez en un despacho, hubiese sido pervertir el proceso de cambio que la ciudadanía lleva pidiendo desde el resurgir de Pedro Sánchez y que él representa. Por su parte, Eva Díaz Tezanos se postula como la candidata del socialismo que aspira a renovar el PSOE y a dar voz a las bases. Sin embargo, no concuerda con la premisa de dar alternativas a la militancia el hecho de que lamente reiteradamente que no se haya hecho una única lista unificada de consenso que pudiese encabezar sin tener que enfrentarse a otra candidatura en las Primarias regionales. “Hechos son amores y no buenas razones”, reza el refranero español y por encima de las promesas de campaña las actuaciones de los candidatos hablan por si mismas.

El 16 de julio los casi tres mil militantes socialistas decidiremos quien será nuestro Secretario General, quiero pensar que con total libertad y alternativas. Un Secretario o Secretaria General que trabajará para poner fin a la pérdida de militancia y votantes en las urnas que ha cosechado el PSOE en Cantabria los últimos años. Hasta ese momento, a los candidatos por sus obras les conoceréis.

Primarias socialistas: Por sus obras les conoceréis
Comentarios