miércoles 2/12/20

Un Geoparque Mundial del ámbito territorial

Se pretende poner en valor todo tipo de recursos existentes en el territorio: geológicos, biológicos, culturales, arquitectónicos y etnográficos, para contribuir al desarrollo sostenible y al fomento del geoturismo en el mismo, especialmente en aquellos municipios de carácter rural y con problemas de despoblación.

Recientemente, el grupo de Geodinámica Externa de la Universidad de Cantabria ha firmado un acuerdo de colaboración con la Mancomunidad de Municipios Sostenibles de Cantabria. El objeto es llevar a cabo una serie de tareas científicas en el marco del proyecto Atlantic Geoparks, financiado por el programa Interreg Atlantic Area de la Comisión Europea, que lidera esta entidad supramunicipal junto a otros miembros de Portugal, Francia, Irlanda, Reino Unido y España.

El objetivo de este proyecto es promover la candidatura a Geoparque Mundial UNESCO del ámbito territorial en el que se incluyen 20 municipios de nuestra región: Ampuero, Argoños, Arnuero, Arredondo, Bárcena de Cicero, Colindres, Escalante, Laredo, Liendo, Liérganes, Limpias, Miera, Noja, Ramales de la Victoria, Rasines, Ruesga, San Roque de Riomiera, Santoña, Soba y Voto, y denominado Geoparque de los Valles de Cantabria.

La geología es el hilo conductor para llevar a cabo actividades de geoconservación, educación y de desarrollo sostenible

Para quienes desconozcan esta figura de carácter internacional, un Geoparque mundial es una zona geográfica única y unificada en la que se gestionan sitios y paisajes de importancia geológica internacional con un concepto integral de protección, educación y desarrollo sostenible. En resumen, el Geoparque se caracteriza por abarcar, de forma continua, un territorio en el cual la geología, de relevancia internacional, es el hilo conductor para llevar a cabo actividades de geoconservación, educación y de desarrollo sostenible, teniendo siempre en cuenta a la población que vive en dicho territorio. No se trata, por tanto, de una figura que establezca limitaciones, sino que lo que pretende es poner en valor todo tipo de recursos existentes en el territorio: geológicos, biológicos, culturales, arquitectónicos y etnográficos, para contribuir al desarrollo sostenible y al fomento del geoturismo en el mismo, especialmente en aquellos municipios de carácter rural y con problemas de despoblación. El fin último es establecer unas interrelaciones entre la población y el territorio en el que vive, que favorezcan el desarrollo de nuevas oportunidades de empleo que fomenten la fijación de la población.

Como miembro del grupo investigador de la Universidad de Cantabria, creo que la ocasión brindada por la Mancomunidad de Municipios Sostenibles, es una oportunidad única, tanto para la Universidad de todos los cántabros, contribuyendo a la transferencia y a la divulgación del conocimiento entre la sociedad, como para los municipios en los cuales se enmarca esta candidatura, los cuales deben desempeñar un papel muy importante en el desarrollo y gestión de los recursos presentes en su comarca. 

Potencialidad, en cuanto a aspectos geológicos, no le falta a este territorio de unos 800 km2 de extensión y una población estable de unos 60.000 habitantes (más los potenciales visitantes). Diferentes tipos de procesos y ambientes geológicos: glaciales, cársticos, fluviales, costeros o tectónicos, entre otros, junto al importante patrimonio natural y cultural existente a través de toda su extensión, son las principales fortalezas de este proyecto. 

El éxito de esta propuesta dependerá del apoyo de la población, de las organizaciones y asociaciones presentes en el territorio, de los medios de comunicación, de las instituciones y entidades locales y, sobre todo, del Gobierno de Cantabria, un actor principal para que la candidatura Geoparque Valles de Cantabria se convierta finalmente en un Geoparque Mundial UNESCO. 

A partir de ahora, es muy importante la labor de difusión de esta figura, para que todos los agentes implicados en el proyecto conozcan las bondades y la marca Geoparque Valles de Cantabria. Todos (científicos, políticos, técnicos y ciudadanos) nos debemos hacer partícipes del proyecto y valorar el importante patrimonio del cual disponemos. 

Apostemos y caminemos todos juntos, y con paso firme, para que el Geoparque Valles de Cantabria sea el número 16 de España, el segundo país del mundo en número de Geoparques, y el primero de Cantabria.
 

Comentarios