miércoles 5/8/20

Tecnobarbarie

La Tecnobarbarie se centra en el aumento del control orwelliano dirigido a la formación de estados policiales. Esto no solo se explica por la eterna propensión a la tiranía de los ricos, que es cierta y eterna, sino también porque estos comienzan a tener tanto miedo como exportan.

Una civilización definida en estos tiempos de Tecnobarbarie es una sociedad dirigida por minorías sin principios éticos y dotadas con fuertes medios tecnológicos. Vivimos tiempos convulsos, tiempos de grandes cambios de unas sociedades a otras que también pueden llegar a ser inciertas y convulsas, es decir, si no actuamos no vamos a asegurar nuestro futuro. Tecnobarbarie puede ser, pues, un nombre muy adecuado para definir el origen más evidente de esas convulsiones de nuestra civilización y su deriva constante hacia estados policiales, pues tecnología avanzada y estado policial van de la mano en todas partes, tanto en Oriente como en Occidente. En la Tecnobarbarie asistimos por un lado al progreso acelerado de la inteligencia artificial dirigida al control de masas a través de los sistemas de comunicación/manipulación y de control personal (móviles, huella digital, control facial, etc.), y por otro lado, y no es el último, ante la robótica aplicada a todo tipo de tareas que liberan de tediosos trabajos rutinarios, complicados o pesados.

Esto último sería algo positivo si viviéramos en un mundo racional capaz de dar a cada uno su parte en la riqueza colectiva surgida de la liberación del trabajo manual colectivo, pero hoy estamos muy lejos de tal cosa, porque los trabajadores que expulsan las máquinas pasan a un infierno social: a mal vivir con sueldos miserables o con trabajos precarios, y a carecer de perspectivas de una jubilación digna.

Las clases dominantes apuestan por tecnologías que cuenten cada vez menos con la intervención humana e impedir una posible confraternización

Para completar el infierno, la Tecnobarbarie se centra en el aumento del control orwelliano dirigido a la formación de estados policiales. Esto no solo se explica por la eterna propensión a la tiranía de los ricos, que es cierta y eterna, sino también porque estos comienzan a tener tanto miedo como exportan. La causa de ese miedo radica en que la agonía del neoliberalismo y sus consecuencias en desempleo, precariedad, pobreza -incluida la pobreza infantil- y la ausencia de un futuro esperanzador para un número creciente de gente cada vez más enfadada, puede conducir a fuertes revueltas sociales. Así que las clases dominantes apuestan por tecnologías que cuenten cada vez menos con la intervención humana e impedir una posible confraternización de las fuerzas armadas con la población en situaciones límites, como ya sucedió, por ejemplo, en las revoluciones obreras, y ayer mismo en los EEUU, entre policías y manifestantes.

Para intentar evitar que se despierte la conciencia de los uniformados en circunstancias extremas y se revuelvan contra sus mandos, la misma inteligencia artificial que se utiliza para mover el robot- camarero que expulsa a un camarero de verdad, sirve para "ojo-que-todo-lo-ve" sobre una torre de control, un dron de tráfico, o el que bombardea una boda en la aldea siria. De hecho, existen ya robots capaces de actuar como soldados; en vez del programa para ser camareros o saludar a clientes de un negocio, se le proporciona otro y ya está. Así es como la Tecnobarbarie puede instalarse lentamente en el aparato represivo y en el militar. Y lo mismo que es útil para eliminar/ controlar toda posible privacidad de cualquier ciudadano si gobiernos, policía o jueces lo desean, lo es para contribuir a la carrera armamentista. Aquí los Estados más ricos compiten por el dominio del Planeta y del espacio exterior inmediato. Con ayuda de la inteligencia artificial, se intenta evitar la presencia humana en sus apuestas en posibles guerras, y ya se fabrican, por ejemplo, drones submarinos que puede llevar cargas nucleares a donde se les programe.

Comentarios