Sábado 22.09.2018

¡Dándole vueltas a la nada!

Miren Vds., miembros de la Mesa de Negociación, desconozco y por tanto no puedo valorar en estos momentos las razones que albergan sus postulados.

De nuevo soflamas en el aeropuerto Seve Ballesteros ante la nueva huelga anunciada para septiembre y que puede afectar a miles de personas.

De momento, si no tan verbalmente virulentas como llegó a suceder el año pasado en el Aeropuerto del Prat, las actuales tampoco se encuentran exentas de posibles complicaciones acordes con el desarrollo de las negociaciones.

Como viajero, había asumido que los trances anteriores habían servido a las partes como ejemplo, en forma o manera de cómo no tenían que repetirse los acontecimientos. Creía, incrédulo de mí, que las experiencias enriquecen a cualquiera pero se ve que no es así, y que todo el tiempo transcurrido hasta estas fechas no ha servido para casi nada.

Esta situación me hizo recordar una frase antológica del ex ministro Virgilio Zapatero en una de las largas tardes del estío sevillano en la época de la EXPO-92, cuando le tocaba asumir el aburrido papel de ministro de Jornada, cuando al preguntarle coloquial y cariñosamente. ¿Qué tal, ministro? Él va y responde con el gracejo peculiar que da la tierra ¡YA VES, DÁNDOLE VUELTAS A LA NADA! Pues efectivamente, da para pensar que las partes implicadas, AENA y Empresas, han estado realizando, eso, vueltas y más vueltas a la nada.

"Creía incrédulo de mí, que las experiencias enriquecen a cualquiera pero se ve que no es así, y que todo el tiempo transcurrido hasta estas fechas, no ha servido para casi nada"

Porque desconozco si existen actuaciones especiales para amedrentar a los viajeros que vengan o vayan con destino a Santander, pero lo que sí me encuentro convencido es que éstos si puedan convertirse en auténtico baluarte “hoplita” en reivindicación de sus derechos, sin necesidad de la presencia del Gran Alejandro.

Miren Vds., miembros de la Mesa de Negociación, desconozco y por tanto no puedo valorar en estos momentos las razones que albergan sus postulados, probablemente sean diversos, y dignos de encomio, pero este país se encuentra harto de sufrir calamidades por unos o por otros, durante las dos últimas décadas.

Por favor, vamos todos a atenernos a la realidad que nos toca vivir, significando finalmente que no pertenezco a ningún partido político, Central Sindical o Patronal. Soy un simple miembro más de la mayoría silenciosa que hace milagros para poder viajar en avión i/v en vacaciones.

¡Dándole vueltas a la nada!
Comentarios