viernes 23.08.2019

España se quiebra ante lo desconocido

No me canso de reiterar mi agnosticismo político, ya que asisto gobierno tras gobierno, elección tras elección, sintiéndome inmerso en la misma desilusión y angustia vital de antaño hacia nuestra clase dirigente, y temo que volvamos a equivocarnos, sobre todo, para las generaciones venideras.

A propósito, manifestaba Marco Aurelio en sus Meditaciones, Libro X, 37:

En la medida de lo posible, acostúmbrate a preguntarte ante lo que hacen los demás: << ¿Para qué hacen eso? >> .

Comienza por ti mismo e indaga en primer término tu interior.

A la hora de redactar la presente Columna, viene a mi memoria la figura del insigne jurista y maestro, recientemente fallecido J, GONZÁLEZ PÉREZ, autor de muchos textos relacionados con la responsabilidad moral y patrimonial.

No me resisto a su redacción, pensando en una de sus múltiples frases, siempre acertadas y recordadas por los que tuvimos el honor de gozar de sus conocimientos.

A partir de ahora caminaremos por una España llena de oscuras incógnitas que probablemente se quiebre ante la desconocida y nueva situación

Manifestaba en ocasiones en un amplísimo sentido que cuando llueven sobre las Administraciones Públicas condenas de resarcimiento derivadas de las gravísimas negligencias o de la soberbia y prepotencia de sus más altos rectores, cuando se acumulan los agujeros dejados en los caudales públicos por administradores corruptos, es necesario potenciar al máximo los procedimientos para hacer efectivas dichas responsabilidades morales y patrimoniales, cualquiera que sea el rango de los culpables...

Sólo así el ciudadano medio volvería a tener confianza en sus representantes, y no por los ficticios y aparentes arrepentimientos pre electorales de las ofertas políticas de los últimos días de campaña, les faltaban únicamente lágrimas en los ojos...

Al insigne Profesor, le faltó dejarnos su valioso saber sobre determinados acontecimientos que se barruntaban en el horizonte. No le dio tiempo.

No me canso de reiterar mi agnosticismo político, ya que asisto gobierno tras gobierno, elección tras elección, sintiéndome inmerso en la misma desilusión y angustia vital de antaño hacia nuestra clase dirigente, y temo que volvamos a equivocarnos, sobre todo, para las generaciones venideras.

A partir de ahora, y no pretendo ser catastrofista, caminaremos por una España llena de oscuras incógnitas que probablemente se quiebre ante la desconocida y nueva situación, con una Cataluña, falsamente aupada por una deplorable clase política, y que no nos hagan creer que una mitad de la misma piensa de distinta manera a la otra, so pena, que ellos sean los primeros sorprendidos en el día de mañana. No.

Un País Vasco, agazapado a la espera de su momento, y ambos de forma solidaria a la espera de obtener las mejores tajadas en sus fauces (políticamente hablando) y con el respeto hacia el resto de España, corriendo por los desagües.

Ante tamaña dispersión ocurrida, nunca mejor cabe recurrir al enunciado citado del propio MARCO AURELIO, y realizar la misma pregunta sobre ESPAÑA:

<< ¿PARA QUÉ HACEN ESO? >>

España se quiebra ante lo desconocido
Comentarios