Martes 18.12.2018

¿Cómo hacer disminuir o hacer desaparecer la epidemia del suicidio en el mundo?, X

Una ética teórica correcta o más correcta, y una moral ética práctica más correcta, disminuye el mal y los males que nos causamos a nosotros mismos, y que causamos a otros.

Existen artículos que son enormemente complejos, y de algunos temas aún más. De éste es muy difícil. Pero creo que todos debemos intentar aportar algunas ideas o sugerencias, que pueden estar en el ambiente cultural. Y esto es un mal enorme, se indica que existen un millón de personas que fallecen cada año en el mundo, provocándose a sí mismo este tránsito. Por lo cual, debemos intentar, la misma humanidad, de hacer disminuir esta realidad-lacra-enfermedad-sufrimiento. 

Hay que plantearse si no formamos, si no educamos a los hijos, en la escuela, en la sociedad, en el ambiente, de que en la existencia-vida vendrán cosas buenas, pero también menos buenas...

Y después cuando llegan las malas, algunas trágicas, muy dolorosas, pues los seres humanos no son capaces de soportarlas. Y quizás un tanto por ciento, se ven abocados, después de distintos fracasos graves, después de distintos sufrimientos penas-angustias-tristezas-tragedias graves, se ven abocados a soluciones sin retorno.

No nos educan, ni teórica, ni en la práctica, para superar el sufrimiento-frustración-pena-angustia que toda vida lleva aparejada

Pero quizás, y sin quizás falla, que no nos educan, ni teórica, ni en la práctica, para superar el sufrimiento-frustración-pena-angustia que toda vida lleva aparejada... Se sea de una ideología o se sea de otra, de una cultura o de otra, hombre o mujer, de un estrato social o de otro...

Cada ser humano arrastra, lo que tradicionalmente se indicaba como una gran cruz, en algunos casos la cruz es un enorme sufrimiento o pena o angustia por la vida, es decir, la tentación de "libremente quitarse la vida".

Ante este problema como ante cualquier otra tentación grave, pues el ser humano debe consultar a especialistas médicos y psicólogos, a sacerdotes, a personas de un alto nivel moral, a familiares. Y desde luego, además de las terapias que le indiquen, pues intentar "llevar y sobrellevar dicha tentación, dicho sufrimiento y no caer en ese error...".

No tener una moral correcta, a nivel teórico o práctico, no tener una moralidad religiosa o espiritual correcta, a nivel teórico o, y práctico incentiva, puede ser un factor más para caer en la desesperación-angustia y en el borde del suicidio.

Las razones-motivos-causas pueden ser diferentes, las circunstancias-vivencias existenciales de la vida, pueden ser muy duras, y pueden ser diferentes y múltiples y en cada individuo ser diferentes, y las circunstancias sociohistóricas también. Pero no cabe duda de que no tener una moral correcta, a nivel teórico o práctico, en algún tema grave, y no creer o tener una religiosidad mínima correcta, teórica o, y práctica, puede y de hecho agrava más la situación.

O dicho de otro modo, un grave problema, que a una persona le ponga en el borde de esta situación fatal, una religiosidad suficiente, por ejemplo, el cristianismo, puede ser una ayuda enorme para que esa persona no caiga en ese mal enorme, mal enorme para si misma, para los cercanos, para la sociedad, etc.

De tantos programas de radio y televisión y en Internet existentes, no podrían existir más y de forma sistemática que traten de multitud de problemas y patologías y enfermedades que se producen. Uno de esos problemas sería el del suicidio.

Si los expertos, si los medios de comunicación invitan a los expertos en estos temas, que escriban, hablen, expongan sus opiniones, por entrevistas, etc., pueden disminuir muchos de los males que nos atosigan a la sociedad, y uno de ellos, es el problema que tratamos en este artículo.

Bajo mi modesta opinión, una ética teórica correcta o más correcta, y una moral ética práctica más correcta, disminuye el mal y los males que nos causamos a nosotros mismos, y que causamos a otros, y por tanto, creo que hace disminuir no solo todos los males, sino también de alguna manera, el tema del que tratamos...

No olvidemos que malas conductas, pueden llevar al ser humano, a la desesperación-angustia, y por consecuencia, a plantearse este dilema del vivir o no vivir, o de no vivir o seguir viviendo.

La vida trae alegrías y trae penas, alegrías grandes y penas grandes. Y esto, habría que enseñarlo a todo el mundo

La vida trae alegrías y trae penas, alegrías grandes y penas grandes. Y esto, habría que enseñarlo a todo el mundo, y por tanto, que toda persona esté preparado ante esta realidad posible o potencial.

Tenemos que aprender a vivir los tiempos buenos, tenemos que aprender a vivir los tiempos menos buenos. Porque nos vendrán de ambas realidades. Al menos, intentar no buscar, ni llamar los tiempos malos, y si llamar los tiempos y cosas buenas. Otra cosa es saber a lo que tú llamas buenos o malos, tiempos buenos o tiempos malos... 

Una moralidad correcta, una espiritualidad-religiosidad correcta y adecuada y lo más verdadera posible, aleja muchos peligros y tentaciones de suicidio.

Y cuándo viene la tentación, tener una religiosidad correcta, y una moralidad lo más correcta posible, al menos teóricamente, ayuda mucho a alejarse de ese peligro, o al menos, a tener más herramientas para la lucha contra ese mal. A eso hay que ayudarse con todas las terapias médicas y psicológicas y psiquiátricas, y todos los demás medios sociales y culturales, etc.

A menos moral correcta, a menos prácticas sociales correctas, a menos religiosidad y espiritualidad correctas, pues hay más peligros en todos los sentidos, y desde luego en este tema, porque las tentaciones serán mayores. O dicho de otro modo, los vericuetos-vicisitudes-vulnerabilidades-incertidumbres-sufrimientos-angustias de la vida, todo ser humano que exista o haya existido o exista en el futuro, las tendrá, pero las religiones, en general, son un instrumento en contra del suicidio, y el cristianismo en particular aún más. 

No nos enseñan, no aprendemos a soportar el sufrimiento-angustia-penas-desalientos que la vida trae. A combatirlos de forma correcta. Una persona, cae en una enfermedad, y tiene que seguir las prescripciones de la medicina, pero al mismo tiempo, tendrá que soportar y aguantar, los días-semanas-meses de la enfermedad y todas sus consecuencias.

Este no enseñar, este no aprender, está en la base de muchos suicidios. Y todo individuo que nace, debe saber, que habrá realidades que pueda superar, pero habrá otras, que o es muy difícil o tardan meses y años, y tendrá que soportar esa realidad, sea enfermedad, sea pérdida de un hijo, sea engaños graves por parte de otras personas, sea vejez, sea grave soledad, sea hambre, sea mil vericuetos y accidentes que la vida biológica trae, que la edad trae, que los avatares sociohistórico y socioeconómicos arrastran.

Todo esto no se nos enseña, todo esto no queremos aprender si se nos enseña, ni a nivel teórico, ni a nivel práctico. Sálvese quién se salve.

Por otro lado, en general, percibimos, a veces, demasiado lo negativo y obscuro y malo de la vida, y no somos capaces que al lado de todo ello, también existe lo bueno, lo claro, lo positivo de la vida... que puede que nos duela enormemente algo, o nos haya pasado algo, malo y negativo, pero en ese mismo día nos han pasado muchas cosas buenas, o que funcionan rutinariamente de forma correcta...

¿Cómo hacer disminuir o hacer desaparecer la epidemia del suicidio en el mundo?, X
Comentarios