Lunes 19.11.2018

Cantabria Urgencia Económica

Hay que priorizar áreas de desarrollo (inversión) para competir en un mercado global y agresivo. Priorizar implica rechazar y enfrentarse a decisiones o sectores y eso a un político no le gusta.

No me gusta ser pesimista, no me gusta ser alarmista pero tampoco me gusta engañarme, Cantabria está en un estado de Urgencia Económica total. Como historiador que soy aprecio visiones en entornos temporales y geográficos amplios. El proceso de Cantabria ha sido de Desmantelamiento en las últimas décadas. Desindustrialización y Destrucción del sector primario y secundario han ido casi a la par aunque por motivos distintos. Nuestra falta de competitividad en estos sectores, la incorporación en la Unión Europea con sus obligaciones, el desaprovechamiento de las ayudas europeas, la falta de una política económica más allá de partidismos, el sistema autonómico desigual en España y la carencia de objetivos claros nos han llevado a ser una Comunidad cada vez más pobre, con menor oferta laboral y con cero perspectiva de futuro. No pretendo acusar a anteriores gobiernos, no todos hicieron lo mismo y todos aspiraron a hacerlo bien, si no de sacar la cabeza del agujero y afrontar la dura realidad.

En las clases y formaciones que doy para el Emprendimiento y por mi experiencia como empresario y gestor siempre explico algunas cuestiones básicas que deberían extrapolarse del ámbito Privado al Político Regional. Y aunque escriba de forma genérica no por ello debe pasar como algo insustancial o sabido o evidente porque sobre estos cimientos se debe construir nuestro futuro económico. Todo lo contrario han de ser los faros guías que no han sido hasta ahora para algunos gobiernos.

Para llegar a la diferenciación es preciso especializarse. No somos capaces de hacer algo distinto si no lo dominamos

En las clases, perdonen este ramalazo docente con el que escribo, siempre parto de dos ideas claves en el momento actual: Diferenciación y Especialización. Y aunque hay importantes excepciones empresariales que son ejemplo de ésto, cuales “Severianos Ballesteros” son producto de la genialidad o brillantez del empresario/gestor más que del apoyo o empuje de la administración y la política. 

El mercado hoy en día es global, la competencia existe en España, Europa y en ese nuevo e inmenso mundo unido por internet. Todos ofrecemos todo o podemos ofrecerlo. Vivimos en la hiperabundancia de la oferta. Esto implica que debemos pues diferenciarnos para que nuestro producto sea distinto, mejor, más barato, ... lo que decidamos pero siempre diferente. Me atrevería a decir que puede ser hasta igual pero tendremos que venderlo con características “intangibles” que hagan percibirlo como especial, único.

Para llegar a la diferenciación es preciso especializarse. No somos capaces de hacer algo distinto si no lo dominamos. Tampoco hay recursos infinitos para diferenciarte si generas muchos productos. La sabiduría popular lo dice de manera gráfica y concreta: quien mucho abarca poco aprieta.

Éste es para mí, quizás, el punto clave que no se ha tenido en cuenta estas décadas. Al final hay que priorizar áreas de desarrollo (inversión) para competir en un mercado global y agresivo. Priorizar implica rechazar y enfrentarse a decisiones o sectores y eso a un político no le gusta. Al final preferimos pan (voto) para hoy, que hambre para mañana. Sin unos vectores de dirección económica claros no es posible llegar a ningún puerto.

Al final preferimos pan (voto) para hoy, que hambre para mañana

La siguiente cuestión a dilucidar entre los emprendedores que nos escuchan en las formaciones es que determinen: cuáles son mis fortalezas, mis habilidades, mis puntos fuertes y la viabilidad en el mercado (presente y futuro del sector o campo en el que quiera apostar).

Cantabria tiene una suerte que por el contrario se ha convertido en un hándicap; los muchos recursos que tiene y que nos hace No priorizar claramente. En un espacio pequeño y con poca población podemos tener muchos polos y oportunidades de desarrollo y nunca hemos buscado la especialización y por lo tanto nos cuesta la diferenciación. Somos turismo, industria, naturaleza, gastronomía, servicios, ganadería, tercera edad,.....TODO Y NADA.

La propuesta que se les hace a los alumnos es que elijan entre sus fortalezas y apuesten por ellas. Cantabria debe elegir qué nuevos sectores económicos quiere y puede tener. Éstas deben establecerse a través de un plan estratégico ampliamente consensuado que independientemente del gobierno marque los objetivos a medio y largo plazo. La política en corto decidirá o podrá discutir sobre él cómo llegar a ellos pero no a los puertos a los que quiera llegar.

No es fácil, perdimos el tren de los fondos europeos no dejemos pasar esta nueva revolución digital en la que estamos. Hoy se construye el mañana, abordemos ya este momento de absoluta necesidad.

Cantabria Urgencia Económica
Comentarios