Lunes 19.11.2018

Felipe Glez.

Glez. ha pasado a la Historia de España con grandes capitulares. A Rdguez. Zapatero hay que bucearle entre líneas de los capítulos mate.

Felipe Glez. fue miniaturizado así por el gigantesco Paco Umbral. El hipercolumnista nos deleitaba entonces con su narcotizante periodismo cheli. Pacoumbral en su mayor umbral de creatividad. Solo comparable al inmortal maestro Manolo Alcántara, brillante todos los días de la semana que acaban en ese o en o y sublime cuando le da la gana.

Felipe Glez. agonizaba entonces transido de corrupción, dedicaba más tiempo a sus bonsais que a su país y apuraba las mensualidades de recordman presidencial: casi 14 años (diciembre 1982-mayo 1996). Glez. se dejó entrevistar el otro día por la recordwoman jerárquica de “El País”, su primera directora, Soledad Gallego.

Glez. perdió el González cuando quiso Umbral. Pero mantuvo siempre intacto el Felipe carismático, arrobador y brillante

La sapiencia de Glez. no cupo en las tres opíparas páginas/plato que le cocinó su directora y chef. Tampoco sus 76 años de facundia caben en un solo seminario de universidad de verano. Cada vez que habla, Glez. deja a José Luis Rdguez. a la altura del zapatero remendón que es. Aunque viaje en “business class” a Venezuela con la familiaridad de quien viaja en el metro. Pobres bolivarianos.

“Lo de Maduro es un golpe de Estado que se desarrolla en el tiempo”. Glez. dixit. Y Rdguez. embarque arriba, embarque abajo, siempre destino  Caracas. Glez. también habla en “El País” del país de Torra y Torrent sin atreverse a decir que torres mucho más altas han caído.

Glez. ha pasado a la Historia de España con grandes capitulares. A Rdguez. Zapatero hay que bucearle entre líneas de los capítulos mate. Glez. es hijo de un ganadero cántabro de Rasines. Rdguez. es el único leonés que ha nacido en Valladolid. Bamby le llamaron en cuanto le calaron. Un Mr. Bean muy venido a menos. Cuando no atiza el fuego en Venezuela regresa despendolado a Lanzarote. Pobre isla mágica. Se les fue Saramago y ahora viene sin avisar ZP.

Glez. perdió el González cuando quiso Umbral. Pero mantuvo siempre intacto el Felipe carismático, arrobador y brillante. El socialismo nunca se dejó de llamar felipismo, aunque a Felipe le dejasen de llamar González para llamarle Glez.

Pasan los años, pero Glez. permanece. Que lo sepas Pacoumbral. No te irrites. También permanecen tus columnas. Las que dedicaste a Glez. y las otras. Inolvidables.

Felipe Glez.
Comentarios