Miércoles 14.11.2018

Kiko Rivera pierde piel para tatuarse

España achicharra bajo el sol coherente de agosto sus 505.990 kilómetros cuadrados de piel de toro. Y Kiko Rivera adelgaza 42 kilos perdiendo una preciosa piel donde tatuarse más fruslerías. Qué verano tan contradictorio.

El hijo de Paquirri e Isabel Pantoja ha perdido un peso que no tiene el menor interés en volver a encontrar. Los agudos analistas de los posados de las “celebrities” anuncian que Kiko ya tiene cuello y no tiene barriga. Emocionante diagnóstico. Con 34 años, tres hijos y una fulgurante carrera como pinchadiscos (DJ es el acrónimo), Kiko ha decidido reconciliarse con el espejo. Quizás persiguiendo una delgadez tal que nos impida saber si le vemos de frente o de perfil.

Perdió el pelo y ahora pierde la grasa abdominal. Ambas con pasmosa naturalidad. Una banda gástrica colocada hace un año en su estómago tan agradecido ha obrado el milagro. Kiko, que no corre el riesgo inmediato de ganar un Premio Nobel de Física, lo ha celebrado en su Instagram pidiéndole fuego a una estatua. Sublime ingenio. Pero ese adelgazamiento externo ha engordado su preocupación interna por el espacio perdido para tatuajes. De ahí a la depresión hay un delgado paso, nunca mejor descrito dada su nueva morfología.

La ciencia estética es cruel con la estática multicolor de los tatuajes

Kiko habrá de medir con criterio de agrimensor dónde situar sus nuevos “tatoos”. Sin olvidar que los viejos tatuajes, los de su primer hijo y su padre torero, entre otros, se arrugan aprovechando que la piel se ha contraído. Antes que las “patas de gallo”, a este joven neodelgado le han aparecido preocupantes arrugas en los tatuajes. Doloroso trance.

Se avecina un otoño muy caliente en la política nacional. Pero nada comparado con el tormento que Kiko, su familia, sus decenas de miles de fans y la parte más ociosa de la opinión pública nacional, empiezan a sufrir. La ciencia estética es cruel con la estática multicolor de los tatuajes. No es justo que un cuerpo diseñado para la lujuria de la aguja tatuadora adelgace ahora 42 kilos sin avisar. Kosas de Kiko. Presumo.

Kiko Rivera pierde piel para tatuarse
Comentarios