lunes 22.07.2019

Ciudadanos: Made in degeneración

Si el partido quería deshacerse de candidatos incómodos que tenía en el Congreso de los Diputados, lo devolvía a su Región protegido por el aparato y lo demás era cuestión de manipular votos y votantes en las Primarias. Y así lo han hecho.

Ciudadanos viene corrompido de casa, lo es de serie, lo trae en la etiqueta del lugar de fabricación y lo peor de todo es que están contentos consigo mismos, se miran al espejo y como los vampiros no ven reflejada su imagen deshonesta y tramposa.

Esta semana salía a la luz otro Informe Pericial emitido por técnicos informáticos en el que se comprueba, nuevamente, que Ciudadanos manipula y ha manipulado las elecciones primarias, no sólo en Cantabria, lo han hecho en todas aquellas regiones en que ha habido algún afiliado que, apoyado en las bases de su partido, en sus compañeros de militancia, haya hecho valer su derecho a optar a la representación de sus compañeros y de su Región. De eso nada, si el partido quería deshacerse de candidatos incómodos que tenía en el Congreso de los Diputados, lo devolvía a su Región protegido por el aparato y lo demás era cuestión de manipular votos y votantes en las Primarias. Y así lo han hecho.

Quienes hemos militado años en esa organización no podíamos imaginar que aquello de la regeneración con el que engañábamos a la gente se iba a convertir en tan poco tiempo en un infecto “convoluto”

Es inaceptable, pero en algún modo comprensible, que partidos que llevan treinta o cuarenta años alrededor del poder tengan grandes espacios cedidos a la corrupción, a las trampas, el poder corrompe; pero que un partido recién nacido, como quien dice, se dedique a que sus propias primarias, entre sus propios afiliados se manipule y falsee las elecciones internas para elegir candidatos, es de traca.

Lo más repugnante y denota el grado de corrupción interna de Ciudadanos es que los Rivera y las Arrimadas han dicho que esos pucherazos son un capítulo cerrado, se acabó, aquí no se averigua más, que es tanto como decir: “Si somos unos tramposos, ¿pasa algo?” Sí que pasa. Que no sois de fiar.

Quienes hemos militado años en esa organización, que ya no partido, no podíamos imaginar que aquello de la regeneración con el que engañábamos a la gente se iba a convertir en tan poco tiempo en un infecto “convoluto”, en expresión de Guido Bruner; o lo que puede ser peor ¿anidaban ya en su interior esas prácticas desde que salieron de Cataluña y no lo vimos?

Me viene ahora al recuerdo una fábula de Juan de Valera, aquella en que a un buen campesino le fueron a vender el mismo borrico con el que le habían estafado días antes, dijo entonces: “quien no te conozca te compre”. Pues ahora parangonando esta fábula hay de que decirles a los candidatos de Ciudadanos por Santander y Cantabria: Ceruti y Felisuco: “quien no os conozca os vote”.

Ciudadanos: Made in degeneración
Comentarios