Jueves 16.08.2018

Pensionistas de Bilbao: Una grata sorpresa

La lucha que tenemos entre manos va a ser larga porque los objetivos por los que luchamos son de mucha trascendencia. Tiempo habrá para rectificar y amoldar las estrategias en función de los acontecimientos, y la mejor estrategia será, sin duda, la que intente la mayor unidad posible.

No solo los pensionistas, sino otros muchos hombres y mujeres del conjunto de España venimos admirando, con alegría, el ejemplo de los pensionistas de Vizcaya en su defensa de las pensiones. Con euforia, algunos, sorprendidas, otras, con incredulidad, muchos, recibimos esa muestra de unidad, perseverancia y claridad de ideas mostrada masivamente por pensionistas, hombres y mujeres, mayores y no tan mayores, a ambas orillas de la ría, y frente al Ayuntamiento de Bilbao.

Siempre hemos tildado a los jubilados, con cierto desaire, de fieles votantes del gobierno de turno, sea cual sea su color, por aquello de que, a su edad y en su situación, la consideración general era que, si el gobierno era quien les había mantenido, hasta ahora, la pensión, lo mejor sería que nada cambiase.

El actual gobierno del PP no ha medido el alcance de sus políticas con respecto a las pensiones, de sus cambios de opinión, de sus mentiras

Pero todo tiene un límite. El actual gobierno del PP no ha medido el alcance de sus políticas con respecto a las pensiones, de sus cambios de opinión, de sus mentiras. Ha confiado, en exceso, en la fidelidad de los pensionistas, de "los suyos" y de los no tan suyos, y ahora tiene que pagar las consecuencias.

Está claro que la movilización de Bilbao no es fruto de un día ni de la espontaneidad de la gente. Detrás de esas concentraciones hay muchas horas de trabajo, de debate, de organización. Pero, para quien está acostumbrado a vivir todo tipo de manifestaciones y participar en múltiples movimientos, lo que sí sorprende son varías cosas: a) en las multitudinarias concentraciones de Bilbao no se ven pancartas ni banderas, no se exhiben siglas de organizaciones, se palpa la unidad, no hay voces discordantes. Y b) En Bilbao, los sindicatos no están convocando a los pensionistas por su cuenta.

Y es que, en concreto, los sindicatos, UGT y CCOO de Vizcaya han sido conscientes de la situación, y sus federaciones de jubilados y pensionistas han llamado a sus afiliados a sumarse a las convocatorias de la Coordinadora en Defensa del Sistema Público de Pensiones. Toda una muestra de visión sindical, de responsabilidad y de sentido común que otras federaciones y en otros territorios deberían copiar.

Por supuesto que los sindicatos son necesarios. Pero en situaciones como la actual, en que salen a la calle todo tipo de personas afectadas, afiliadas o no a los sindicatos, en que el movimiento está claramente abierto a la participación de todos, son precisamente los sindicatos los más pueden aportar al movimiento, los que cuentan con más experiencia, organización y medios. Y es que ahora no es el momento de sacar réditos electorales ni de afiliación. Quien piense lo contrario se equivoca.

La lucha que tenemos entre manos va a ser larga porque los objetivos por los que luchamos son de mucha trascendencia. Tiempo habrá para rectificar y amoldar las estrategias en función de los acontecimientos, y la mejor estrategia será, sin duda, la que intente la mayor unidad posible.

Pensionistas de Bilbao: Una grata sorpresa
Comentarios