Lunes 20.05.2019

VOX: del fenómeno y su representación

Como todo fenómeno, el resultado electoral de VOX es el síntoma, es la manifestación que se nos hace presente, de algo que venía gestándose en Andalucía

Por si fuera poco el circo montado para que no nos enteremos de lo que realmente proponen los partidos políticos en estas elecciones, ahora nos tienen embobados con el "debate del debate". Sólo faltaba eso, que la Junta Electoral terciase con una resolución que podía haber sido evitada. ¿Es lo más importante para la gente que haya o no ese debate, que sea el 23 o 22 de Abril y que se desarrolle en la Sexta o en RTVE? ¿Es lo más interesante especular si la exclusión de VOX le va beneficiar o perjudicar? Nos quedan, sin duda, muchas horas para soportar ese "encendido" debate sobre lo que no es más que la espuma de la cuestión, dado que las posturas, en vez de irse suavizando, se están enquistando más.

Ya teníamos bastante frenesí con el que los medios estaban tratando el "fenómeno" VOX, sobre todo, después de las elecciones andaluzas, para que ahora nos vengan con esto.

VOX puede que sea un fenómeno, en una de las acepciones del término, en cuanto cosa sorprendente que no podíamos esperar, y que acababa con el mito de que España era el único país de Europa que se estaba librando de tener un partido xenófobo, reaccionario, populista de  derecha extrema, fascista. Quizás esto fuera lo sorprendente.

Pero, desde un punto de vista más racional y objetivo, más profundamente político, VOX no es, en sí, el fenómeno sorprendente. Lo sorprendente es que, en una Andalucía, donde durante cuarenta años ha ganado las elecciones el PSOE, en una Andalucía con el mayor índice de paro del estado (o quizá, precisamente por eso), VOX haya obtenido 396.000 votos, de hombres y mujeres andaluzas. 

Como todo fenómeno, el resultado electoral de VOX es el síntoma, es la manifestación que se nos hace presente, de algo que venía gestándose en Andalucía

Como todo fenómeno, el resultado electoral de VOX es el síntoma, es la manifestación que se nos hace presente, de algo que venía gestándose en Andalucía. El verdadero fenómeno son los resultados. En concreto, el PSOE, desde 2008, por poner una fecha, hasta las últimas elecciones generales de 2016, ha perdido más de un millón de votos, más de 20 puntos porcentuales; y, guardando las distancias, algo parecido ha ocurrido con Izquierda Unida, Unidos Podemos o Adelante Andalucía en las distintas elecciones. Si a esto añadimos los EREs, las disputas entre Pedro Sánchez y Susana Díaz, o las habidas entre Teresa Rodríguez y la dirección de Podemos-Madrid, la disputa entre Casado y Soraya Sáez de Santamaría, o la irrupción de Ciudadanos en el ámbito estatal con sus continuos cambios de chaqueta, parte de la explicación está servida. Pero, insisto, ni la aparición de VOX, ni las rencillas internas de los partidos son el fenómeno. El fenómeno es el resultado electoral de unos y otros.

Sin embargo, la reacción de los partidos de izquierda, expresada en la misma noche electoral andaluza, fue que había que trazar un "cordón sanitario" en torno a VOX, reacción falta de imaginación y de autocrítica, cuando el análisis político más serio debería ser preguntarse sobre las causas de los resultados electorales.

Las ideas son imagen o representación que del objeto percibido queda en la mente (la RAE). No son fuerza material que pueda, de por sí, cambiar las cosas. Se instalan en la mente. Solo cuando las ideas salen de la mente y toman cuerpo en un proceso social, como es la gestación soterrada de un descontento generalizado, y se da una contienda electoral, de cuyos resultados depende que llegue a gobernar una determinada fuerza política o una coalición de ellas, y esas ideas logran respaldo electoral, es cuando se convierten en fuerza material, se traducen en fuerza capaz de cambiar las cosas. La idea puede ser el fascismo de VOX, o la derecha, la izquierda, la nación, la independencia, la unidad de España. Esas ideas, por sí mismas, no pueden cambiar las cosas. Sí lo pueden cuando, en una sociedad democrática, toman la forma de organización, de aparato difusor y propagandístico, reconocido constitucionalmente, como partido que puede participar en elecciones, y obtener resultados suficientes como para formar gobierno y gobernar.

¿Pero, por qué la gente vota a unos partidos y no a otros? En teoría, porque escoge libremente aquél partido que mejor refleja sus intereses. 

Pero esa es la teoría. La política está completamente mediatizada. Los medios de comunicación, dedicando más espacio a unos partidos que a otros, o cuando dan cabida a informaciones no contrastadas, y aún falsas, facilitan que los discursos que no interesan, de los partidos, queden ocultos, llegando al votante común únicamente una visión superficial, más centrada en la figura de los candidatos que en el programa que proponen, de tal forma que, después, cuando salen elegidos, nadie se acuerda de lo que prometieron y nadie les pide cuentas cuando dejan de cumplir con su programa.

Eso es en general.

En concreto, y si nos preguntamos por qué la gente puede votar a VOX (cosa que parece la más importante, a la vista del revuelo mediático que los resultados de las encuestas ofrecen), posiblemente sean muchas las razones.

¿Pero, por qué la gente vota a unos partidos y no a otros? En teoría, porque escoge libremente aquél partido que mejor refleja sus intereses. 

Hay una parte de su potencial electorado (aún no se ha presentado a elecciones generales), sin duda, nostálgica con el franquismo. Serán aquellos que se beneficiaron de aquél régimen. Estos no necesitan información sobre lo que el partido de Abascal propone. Otra parte de sus posibles votantes son aquellos que nunca se preocupan  por informarse, les bastan los símbolos, los eslóganes, las palabras gruesas de quienes amenazan con cambiarlo todo. En realidad, no son conscientes de que esas amenazas van dirigidas contra ellos mismos. Otra parte, quizá la mayoritaria, entre los votantes de VOX, sea la que está padeciendo más cruelmente las consecuencias de la crisis, la que no encuentra salida a su situación, la que vota con su desesperación, la que cree que nadie, hasta ahora, le ha tenido en cuenta, la que está desengañada de todos los partidos que han gobernado hasta ahora o puedan gobernar en el futuro. Ni siquiera les preocupa que VOX  llegue a gobernar. Su voto es de castigo para todo lo anterior, es un grito desgarrado, como cuando, en el franquismo, ante una situación extrema, alguien daba un puñetazo en la mesa y decía que tendría que venir la ETA, o Fidel o el Che... 

Es un error pensar que lo que hay que hacer es entrar al trapo y dedicarse a rebatir las provocaciones de VOX. No hay mejor desprecio que no dar aprecio. O, en todo caso, ridiculizar sus ocurrencias. Pero no perder demasiado tiempo en ello. Lo que hace falta para cerrarle el paso es que las propuestas reales, de los partidos que las tengan, y que vayan dirigidas a mejorar la vida de la gente, se abran paso, lleguen a la gente y se expliquen bien, para atraer el foco de atención mediático y recuperar así la agenda política. La gente no es tonta y sabe entender, cuando se le explican bien las cosas. 

  

VOX: del fenómeno y su representación
Comentarios