Martes 25.09.2018

8 de marzo. La voz de las mujeres

Resulta imprescindible incidir en la sensibilización y la educación para la prevención, para cambiar mentalidades y roles machistas, para garantizar la protección real de las mujeres maltratadas y sus hijos e hijas.

Un año más, y ya van 41, celebramos el 8 de marzo: Día Internacional de la mujer. Es una ocasión para conmemorar y rendir homenaje a todas las mujeres del mundo que han luchado y luchan, día a día, para lograr hacer valer sus derechos y su participación en todos los ámbitos de la sociedad en las mismas condiciones de igualdad que los hombres. Pero también es el momento de hacer balance, compartir, alertar y reivindicar los derechos de las mujeres. El 8 de marzo es un día de convergencia de todas nuestras luchas.

Por suerte, cada vez, más mujeres se movilizan y reivindican sus derechos. Mujeres que alzan la voz, que denuncian la violencia machista y que alertan sobre los estereotipos de género persistentes en los medios, en la escuela y en la vida pública y privada. 

Mujeres que condenan la brecha salarial. Es necesario que la sociedad conozca que las mujeres trabajamos de más todos los días y que existe una brecha salarial del 21%. Trabajamos de media 2 horas, 1 minuto y 39 segundos más para ganar los mismo que los hombres.

Es necesario que la sociedad conozca que las mujeres trabajamos de más todos los días y que existe una brecha salarial del 21%

Mujeres que denuncian el reparto desigual del empleo, la temporalidad y la precariedad laboral

Todo ello nos ha llevado a la feminización de la pobreza. 

Y los ejemplos más claros de esta discriminación los encontramos en los techos de cristal, en las dificultades de la conciliación de la vida laboral, personal y familiar y, de forma cada vez más alarmante, en la lacra de la violencia machista que sigue creciendo de manera que parece imparable y cuyas cifras son insoportables. Desde que en 2003 comenzó el registro oficial de víctimas de la violencia machista, 924 mujeres han sido asesinadas en España por sus parejas o exparejas. Cerramos el 2017 con un trágico balance de la barbarie machista: 48 mujeres y 8 niños asesinados por las parejas o exparejas de sus madres; además de 27 menores huérfanos. En lo que va de año 2018, ya han sido 3 las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas.

Ante esta situación, resulta imprescindible incidir en la sensibilización y la educación para la prevención, para cambiar mentalidades y roles machistas, para garantizar la protección real de las mujeres maltratadas y sus hijos e hijas. Sólo educando en igualdad podremos vivir en igualdad.

Tenemos la obligación de seguir trabajando y defendiendo la igualdad como principio fundamental, y más mientras aún nos encontremos con mujeres con discapacidad y/o migrantes, que sufren una discriminación múltiple por todos estos términos. Tenemos que trabajar para acabar con la trata de seres humanos, con fines de explotación sexual, y para defender los derechos sexuales y reproductivos. Es decir, el Derecho de las Mujeres a una vida libre de violencia.

Debemos avanzar hacia la igualdad de derechos, para lo que es imprescindible el trabajo continuo de toda la sociedad, de los partidos políticos y de los poderes públicos, porque las mujeres y hombres debemos de luchar para conseguir una igualdad efectiva.

La igualdad entre mujeres y hombres es una cuestión de justicia social y democrática.

8 de marzo. La voz de las mujeres
Comentarios