viernes 03.04.2020

No se olvidan de mí, ni muerto

Una buena comunicación consiste en saber utilizar la palabra adecuada en el momento adecuado, con el gesto y el tono adecuado.

“Ni el más rico ni el más fuerte, se han librado de la muerte”, eso dice el refranero popular.  A todos nos han preparado en esta vida para afrontar cualquier situación excepto la pérdida de un ser querido. Cuando  alguien cercano  nos abandona deja una huella difícilmente reemplazable y sin embargo debemos enfrentarnos a la realidad.

En contra de nuestra voluntad, a pesar del llanto y del dolor que sufrimos, contratamos por necesidad a una empresa que nos presta unos servicios, en este caso, funerarios.

Emocionalmente, nos enseñan una tarifa de precios, pero no queremos entrar en una negociación sobre los diversos aspectos del servicio. Somos muy vulnerables, frágiles, débiles.

Somos muy vulnerables, frágiles, débiles

Morirse en España es caro. El ataúd, el tanatorio y sus extras, las flores. Nuestra ignorancia y falta de experiencia es aprovechada muchas veces por las empresas para inducirnos emocionalmente  a una contratación de prestaciones más altas de lo necesario y que todos aceptamos con la intención de honrar adecuadamente al fallecido y por el qué dirán. Y después…?. Por lo que se está viendo, también.

El Cementerio Municipal de Ballena de Castro Urdiales  amaneció el pasado fin de semana con muchos de sus nichos, panteones y tumbas “decorados” con unas llamativas pegatinas rojas que indican que los titulares, familiares o herederos deben contactar urgentemente con el Consistorio para pagar lo correspondiente al alquiler o concesión de dichas instalaciones.

No voy a discutir la cantidad, que es elevada -como 1.400 euros-, o la obligación que tenemos todos de pagar impuestos por el hecho de  tener un nicho en un cementerio municipal, pero considero que las  formas no son las mejores.

No voy a discutir la cantidad, que es elevada -como 1.400 euros-, o la obligación que tenemos todos de pagar impuestos por el hecho de  tener un nicho en un cementerio municipal, pero considero que las  formas no son las mejores.

La Ley de Transparencia sienta los principios éticos y de actuación que deben presidir la labor de los miembros del gobierno y de los altos cargos de todas las administraciones, entre ellos la transparencia, eficacia, buena fe, dedicación al servicio público, imparcialidad, independencia, equidad, no discriminación, conducta digna, corrección en el trato, deber de reserva, deber de denunciar cualquier actuación irregular y rechazo de ventajas personales.

¿Dónde queda la comunicación?. Una buena comunicación consiste en saber utilizar la palabra adecuada en el momento adecuado, con el gesto y el tono adecuado.

“Y es que todo tiene solución, excepto la muerte” lo aplica el ayuntamiento castreño, aprovechando la oportunidad que le brinda la cercanía del  día 1 de Noviembre, festividad de Todos los Santos, para hacer caja.

No se olvidan de mí, ni muerto
Comentarios