Lunes 20.05.2019

Semana Santa Electoral

Lo peor es que el hábito, si señoras y señores, termina haciendo  al monje, y  no pocos, cada vez más conversos al populismo político costalero,   desbordado de  éxtasis emocionales  ,legiones de honor y novios de la muerte; propagados y magnificados por los medios de comunicación.

Comienza la campaña electoral española del 2019 en un mundo que sigue sumido en la inquisición económica del un feudalismo capitalista sin precedentes históricos. Notre Dame ardía, pero será restaurada y salvada. El edificio de la UE está fuertemente debilitado y amenaza su destrucción definitiva por el nacionalpopulismo crecido desde dentro de sus fronteras, y por las infiltraciones de poderosos nacionalpopulismos venidos de fuera, infiltrándose y resquebrajando su debilitada estructura. El Brexit su primer logro, los británicos sus primeras víctimas. Suecia acaba de salir airosa de entre ambos frentes, por solo 6000 votos, bordeando apenas semejante precipicio. 

El tañir de las campanas de todas las iglesias, de todos los barios españoles; suenan.  Suenan a publicidad gratuita impuesta, que no cesa ni quejándose al párroco local por las nuevas campanas automáticas, infernales, que a veces sustituyen a las clásicas campanas que tañían en Do, suaves, lentas  y lánguidas, ahora en  Mi, en Fa, en Sol, La , Si ... y despiertas en sobresalto.

Y las procesiones, cuentan  cada vez con más adeptos al disfraz costalero. Porque el pueblo español disfrazado lo hace a sabiendas de que a falta de otra industria que le redima del avasallamiento económico, siempre le quedara  el turisteo y el fariseísmo  de las fiestas Santas, y  aquí una semana para hacer el agosto. Puro teatro.  La iglesia padece cada vez mayor desafección, y la política también, pero la representación histriónica religioso populista,  camina a la par de los millones de turistas que nos habitan de modo ya insostenible e insoportable. 

La iglesia padece cada vez mayor desafección, y la política también, pero la representación histriónica religioso populista,  camina a la par de los millones de turistas que nos habitan de modo ya insostenible e insoportable

Nicolás Maquiavelo, en el capítulo XXI de su obra El Príncipe, ensalzaba a Fernando el Católico, Rey de Aragón, a propósito de su hábil manejo de la religión instrumentalizada para sus fines  políticos (siguen apareciendo nuevas ediciones con el antisemitismo del autor y ahora con  anti islamismos).Por eso decía Unamuno, que a España no se la entiende, sino se comprende que la religión es una política,  y la política es la religión del país.  Politizados españoles por no hacer política, solo hablan de ella, y lo hacen en los foros donde no se vota. Los bares, qué lugares…y a gritos, que si no, dejamos de ser el país con mayores niveles de ruido del mundo (OIT).Por ello, país de sordos, y si no nos lo hacemos. 

De los 10 artículos que no se cumplen de la Sacralizada Constitución, con toda deflagración es el artículo 16:” se garantizará la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y de las comunidades sin más limitación en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento de orden público”. -En este sentido el propio Papa recomienda no hacer ostentaciones religiosas-. Art.16.3:” y ninguna tendrá carácter estatal. (…) y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”.  El mismo Estado que se declara Aconfesional en la Carta Magna, aporta a la iglesia más de 10 millones de euros al año.  

Lo peor es que el hábito, si señoras y señores, termina haciendo  al monje, y  no pocos, cada vez más conversos al populismo político costalero,   desbordado de  éxtasis emocionales  ,legiones de honor y novios de la muerte; propagados y magnificados por los medios de comunicación. Viscerales hábitos, que como un caballo de Trolla nos sabotea desde dentro  los valores de la democracia, instaurándose de golpe las hordas de extrema derecha,  gobernando ya en el Sur  en comunión pastoral. Ofreciendo  estampas clericales  misóginas, racistas y xenófobas; la semana  Santa electoral con los capuchinos terroríficos del Ku Kus Klan, que luego nos querrán salvar chisporroteantes de dulzonas tiranías.

Los berlineses acaban de cantar victoria ahora mismo. Remunicipalizan su red eléctrica, una de las más caras de la UE, expulsando del monopolio que desde 1997 ejercía el gigante sueco Vattenfall. Así se llama el Goliat que tumbaron más de 50 asociaciones en coalición gobernando: socialdemócratas, de izquierdas, militantes ecologistas, y activistas verdes, berlineses de a pié, etc.  El pueblo en el 2012 comenzó la lucha, en el 2104 recobró el agua, en el 2019 ha ganado la guerra. Vuelven a las arcas de la ciudad más de 110 millones de euros. Primero lo consiguió Barcelona  liberándose de Endesa, la nueva empresa municipal BE, abastecerá a más de 20.000 familias de su propia energía que además es limpia y local. “Ahora Madrid” ha logrado  en cuatro años la espectacular reducción del 54% de la deuda del Ayuntamiento, cumpliendo su compromiso respecto a cómo se encontró el consistorio; termino el 2018 con 700 millones de superhabit. Que cunda el ejemplo.

Coherencia españoles y españolas, el edificio democrático se resquebraja por el incumplimiento de lo que nos decimos ser, mientras nos despertamos sobresaltados y saboteados por lo que hacemos y dejamos de hacer. Vendrá la nueva crisis económica anunciada lloviendo sobre los mojados de siempre. El pueblo manipulado.

 

 

Semana Santa Electoral
Comentarios