Sábado 22.09.2018

Carta abierta a María José Sáenz de Buruaga

Sin poder creer lo que estaba ocurriendo y argumentando que ella pagaba todos sus impuestos, Marisol Guzmán vio como delante suyo, quién se supone que es un servidor público, quién cobra de los impuestos de todos los vecinos y quién debe defender el interés general, la dejaba abandonada a su suerte y rodeada de maleza. Fue la gota que colmó su paciencia.

Escribo esta carta, de mujer a mujer, para defender la dignidad de Marisol Guzmán, una jubilada lebaniega de 66 años que ha sufrido el caciquismo y acoso de uno de sus alcaldes; el de Cabezón de Liébana, Jesús Fuente Briz.

Marisol ha marcado la diferencia, porque ha decidido romper su silencio. Lo ha hecho sola y en la prensa, porque no ha encontrado otra vía para expresar toda la impotencia que siente. Y así es como todos nos hemos enterado de su caso.

No es lugar para relatar todo lo que ha sufrido a lo largo de los años esta señora por su condición de mujer y por tener otras preferencias políticas. Le invito a que como hemos hecho desde nuestra agrupación, hable usted con ella y escuche su historia.

Estableceré una correspondencia pública con usted, manteniéndola informada de todas las prácticas caciquiles y clientelares de sus compañeros de partido

Quiero compartir con usted la gota que ha colmado su paciencia y que ha hecho que se plantee marchar de Liébana ante este acoso; hace unos días el alcalde al grito de "yo hago lo que quiero, lo que me da la gana", ordenó a la cuadrilla municipal que no desbrozaran el camino público a su paso por el lateral de su terreno, pero sí en el resto de la vía.

Sin poder creer lo que estaba ocurriendo y argumentando que ella pagaba todos sus impuestos, vio como delante suyo, quién se supone que es un servidor público, quién cobra de los impuestos de todos los vecinos y quién debe defender el interés general, la dejaba abandonada a su suerte y rodeada de maleza.

Y ahora le hago una pregunta, ¿se puede justificar y defender este machismo, este caciquismo en el interior de Cantabria?

Espero de corazón que tome cartas en el asunto. Hable con Marisol y visite el lugar. Nosotros hemos llegado al acuerdo con ella de no volver a permitir que situaciones así se repitan y se silencien. Por eso puedo informarla de que al menos por mi parte estableceré una correspondencia pública con usted, manteniéndola informada de todas estas situaciones que provocan indefensión en los lebaniegos, por las prácticas caciquiles y clientelares de sus compañeros de partido. Asimismo le mandaré a su perfil la misma información para que le conste.

Esta es la primera oportunidad que tiene para solventarlo, antes de que esta situación y otras que no tardarán en salir, vayan a mayores.

Sin otro particular,

Carta abierta a María José Sáenz de Buruaga
Comentarios