lunes 06.04.2020

El coronavirus, la pandemia que desnuda al capitalismo

La gestión irresponsable de líderes mundiales como Trump, Boris Johnson o Bolsonaro parece encaminada a eliminar a los sectores más vulnerables: ancianos y pobres.

El mundo ya no será igual cuando se acabe con la pandemia del coronavirus, contagioso y letal. El capitalismo entrará en una recesión imparable, salvo que haya otra alternativa viable de calado social. Queda aún camino hasta conseguir una eficaz vacuna. Los científicos de varios países hablan de que entre pruebas y comprobaciones, primero con animales y después con humanos, tardará un año en distribuirse. Hasta ese momento habrá que llevar por la calle una mascarilla, guantes y mantener una distancia prudente entre viandantes. El confinamiento domiciliario, inevitable pero duro para la psique, es una pérdida de lo más preciado: la libertad de movimiento. Por tanto, las relaciones de interactuación social cambiarán por completo.

El confinamiento domiciliario, inevitable pero duro para la psique, es una pérdida de lo más preciado: la libertad de movimiento

Sobre las mascarillas se está promoviendo un control de las mafias y es habitual leer noticias como esta: "Alemania le pierde el rastro en Kenia a un cargamento de seis millones de mascarillas". El cargamento, adquirido en China, debía haber llegado a Alemania el 20 de marzo. El ministerio de Defensa rechaza pronunciarse y solo dice que "la mercancía ha desaparecido sin dejar rastro". China, inminente potencia mundial, quiere imponer su supremacía en la fabricación y venta de estas máscaras, eso parece evidente, y más cuando la próxima pandemia si se sigue la más reciente estadística (ébola, 2014, coronavirus 2020) puede aterrar al mundo entero en 2025 o 2026, si no se registran otros contagios por nuevas infecciones.

La gestión irresponsable de líderes mundiales como Trump, Boris Johnson o Bolsonaro parece encaminada a eliminar a los sectores más vulnerables: ancianos y pobres. El cambio climático está influyendo en estas enfermedades víricas mortales. Algunos expertos dicen que cuando la Antártida se derrita por el deshielo los virus que adormecen durante millones de años sí que harán una selección natural humana. Y ese apocalipsis está a la vuelta de la esquina, década arriba, década abajo.

George Orwell: "Es poco probable que la Humanidad pueda salvaguardar la civilización a menos que pueda evolucionar en un sistema de bien y mal que sea independiente del cielo y el inferno".

El coronavirus, la pandemia que desnuda al capitalismo
Comentarios