miércoles 08.04.2020

Que empiece el Plan Marshall por tener tests y mascarillas

Reflexiones desde casa. Día 8

Es de imaginar el impacto mental sobrevenido, al escuchar el anuncio de  Pedro Sánchez sobre estar 15 días más enclaustrados, concretamente hasta el 11 de abril, que cae en sábado. Aventurado me parece hablar de lo que cada cual escoge hacer entre cuatro paredes, siendo igualmente entendible el derecho al bajón. Se junta además que es lunes. Nunca pensé que tendría semejantes ganas de acudir al trabajo, por la costumbre extendida de hablar perrerías del primer día laboral de la semana. Destapar el hastío no debe hacer que olvidemos, nunca, lo que miles de trabajadores, empezando por los hospitales, están haciendo. Un día más, gracias de corazón. Pero mejor aún: tests y mascarillas, ya, para todos ellos. Que una pandemia nos haga semejante destrozo humano, deja entrever que no somos esa civilización tan avanzada y de infinita fortaleza. Quién hubiera dicho que nos curarían en hospitales de campaña, o que el Ejército  echaría  tan decisiva mano desinfectando España de punta a cabo. Cómo estarán las cosas, que el presidente del Gobierno de España pide a Europa un Plan Marshall de reconstrucción nacional. Para los que no son duchos en historia (ahora ya no hay letras o ciencias, solo el móvil), el nombre viene del final de la Segunda Guerra Mundial, cuando Estados Unidos se afanó en levantar una Europa arrasada, destruida completamente. Es evidente que tendrá que darse un plan, pero sería igualmente encomiable contar en la UE con líderes de visión al estilo de George Catlett Marshall (1880-1959). Dice su biografía que Winston Churchill, otro gran referente histórico, le bautizó como el organizador de la victoria contra el Nazismo. Tras la guerra y el hambre que acarreó, se dedicó en cuerpo y alma a levantar un comité en defensa de una economía y política que sacara al Viejo Continente de la andrajosa posguerra. Esa gigantesca inversión incluyó muchísimo dinero, el conocido Plan Marshall. Recibió el Premio Nobel de la Paz en 1953. Sesenta y siete años después, en 2020, el coronavirus desentierra la labor de Marshall  y todo el bien que hizo. Aunque sería difícil explicarle si viviera que el punto uno de la reconstrucción es poder contar con mascarillas.

Que empiece el Plan Marshall por tener tests y mascarillas
Comentarios