lunes 06.04.2020

Sigue habiendo mucho insolidario y jeta en calles y despachos

Reflexiones desde casa. Día 9 

No pocas veces al cabo del año me paro a pensar que la educación, como  Nelson Mandela pronunció, es el arma más poderosa que hay en el mundo. Tanto es así, que no tenerla puede convertir en temible lo que para muchas personas normales es actuar con obediencia social, lógica y respeto a los demás. Pese al estado de alarma, tenemos deambulando por nuestras calles a no poca cantidad de merluzos, que se pasan la ley por el arco del triunfo, como si epidemia tan grave, el coronavirus, no fuera con ellos y ellas. Proporciona algo de consuelo que una parte del roto económico que va a producir esta tremenda crisis sanitaria, la van a pagar todos estos cafres,  con las multas impuestas por las policías competentes que, todo sea dicho, están haciendo un trabajo impagable.  Solo en Cantabria, donde la situación se agrava, y mucho, como en el resto del país, vamos camino de las 2.000 propuestas de sanción, y a fecha 23 de marzo se ha detenido a 14 personas, por incumplimientos graves. ¡Qué insolidarios, qué jetas e inconscientes! Sucede que, con todas las personas que están muriendo o se contagian, algunos expresan así que la convivencia no va con ellos. Hay cosas en la vida que no se pueden ni deben perdonar. Esta es una de ellas. Y lo mismo digo de toda esta gentuza que utiliza las redes sociales para soltar falacias de todo tipo, entre las cuales tampoco se deben olvidar los deseos de contagios, se apelliden Ponsatí o Torra. Por supuesto que la ideología y con ella los nacionalismos tienen sus límites. Actuar en democracia es uno de ellos, y hacerlo de manera humana (de humanismo) es la siguiente. Me queda otro alivio. Lo ocurrido no les va a salir gratis. Porque la sociedad en su conjunto exigirá responsabilidades de todo tipo, tanto a los incumplidores de calle o de despacho. Durante el año, en estado de normalidad, nos hemos acostumbrado a que determinados personajes digan cosas descabelladas, que parece asumimos ya con naturalidad. Pero en este estado de alarma, en este coronavirus, muriendo tantos españoles, no oigan, se acabó, no se lo permitimos

Sigue habiendo mucho insolidario y jeta en calles y despachos
Comentarios