Miércoles 14.11.2018

Mortadela

Nos queda mucho, todavía nos queda mucho en esta región. Estamos pues eso, como en Eurovisión, a la cola de muchas cosas; nos sacan delantera León, Asturias en general, Granada…bueno muchísimos sitios. Vamos mejorando, hay emprendedores en hostelería que son de lo mejorcito pero…nos queda mucho.

Me gustan los bares y los mesones. Además de lugar de encuentro y reunión social son o deberían ser, a mi juicio, escaparate de cultura gastronómica  y tradición cultural.

¿Donde están esos bares en los que podías ver en la barra un cartel que decía: Prohibido cantar…mal!!?

¿Dónde están aquellas cartas de menús en las que podía leer callos, asadurilla, maganos a la plancha, cachón en su tinta..etc.?

¿Y ese camarero que te atendía amablemente y que cantaba la comanda a la cocina con desparpajo y a la vez hacía sonar un campano cuando dejabas “bote”?

Añoro aquellos bares de mi infancia cuando mis padres me llevaban a “merendar”, mesón de La Tortilla en la calle Cuesta o Bodegas La Montaña, que actualmente dirige mi amiga Pilarin Velarde (Un beso Pilarin).

Luego están esos bares (todavía quedan, y muchos) en los que te quedas pegado a la barra, la tortilla de patata y de color un poco verde ya te saluda y te da los buenos días, los baños mejor ni lo cuento para no amargar el día a nuestros queridos lectores, pero me atrevería a decir que la mosca azul gorda que se da cabezazos contra el ventanuco oxidado que está arriba del inodoro ese que tiene la cisterna rota desde hace cuatro años quiere salir de allí a la misma velocidad que tú.

Hay bares (todavía quedan, y muchos) en los que te quedas pegado a la barra, la tortilla de patata y de color un poco verde ya te saluda y te da los buenos días, y los baños mejor ni lo cuento

Y en esos sitios es donde te ponen (si es que lo hacen) esas tapas propias de algún concurso de alta cocina.

Te pueden obsequiar con la rodaja de mortadela sobre pedacito de pan ya duro, claro; la tortilla de marras esa de la que hablábamos antes que te saludaba al entrar, cortadita en pedazos eso sí, y como si fueras un jilguero una serie de semillas, maíz etc. en un cuenco pequeño como para picotear.

Señores seamos serios, nos queda mucho, todavía nos queda mucho en esta región. Estamos pues eso, como en Eurovisión, a la cola de muchas cosas; nos sacan delantera León, Asturias en general, Granada…bueno muchísimos sitios.

Si tenéis oportunidad daros una vuelta por Extremadura (estoy enamorado de esa tierra), pasaros por el pueblo de Alcántara, por ejemplo, y además de ver su afamado puente romano y ver su barrio de judería y el resto de sus maravillas naturales y monumentales, tomaros un “botellín” (un euro) y veréis las tapas de productos de la zona, callos con tomate, prueba de cerdo, etc., os lo aconsejo de verdad.

Vamos mejorando, hay emprendedores en hostelería que son de lo mejorcito pero…nos queda mucho.

Me gustan los bares y los mesones pero no los que dan MORTADELA.

Mortadela
Comentarios