martes 11/8/20

¿Qué significa el populismo?

Es cierto que el populismo históricamente ha sido utilizado por la derecha fascista y nazi absolutista, pero la izquierda oportunista, demagoga y sectaria ha causado excesiva confusión, perdiendo el norte la izquierda progresista, cayendo en actitudes “progres acríticas” al capitalismo.

Soy consciente de comentar sobre una temática más tergiversada que tratada. Con motivo de la crónica política de Carlos Carnicero en Alerta el 10-10-16, titulada “Podemos reconoce su populismo” sobre el cuál dice: El populismo ha sido históricamente la herramienta útil del pensamiento autoritario y totalitario. Esencialmente utiliza la promesa, posible o no, las demandas instantáneas muchas veces inducidas. Detecta fobias; señala enemigos a los que utiliza para cohesionar a la ciudadanía y convierte las ensoñaciones inalcanzables en objetivos. -Hasta aquí plenamente de acuerdo- (…)

Cuando Pablo Iglesias ha preguntado públicamente si les interesa abandonar el “POPULISMO DE IZQUIERDAS” para mantener “un pie en la calle” y no terminar hasta que alcancen el gobierno, la etapa política de pactos y concesiones. Es magnífico saber que lo que pensábamos se ajusta a la realidad. El sistema de partidos, los recortes y la corrupción del PP han movilizado a las masas sobre apuestas populistas de confrontación, sin formular propuestas concretas y posibles. –Esto le ridiculiza por no conocer su política concreta- Continúa embadurnando con todo tipo de “escrementos políticos” despotricando sobre los problemas más complejos, que se reducen a saber si se está con el líder o contra él, utiliza la consulta permanente a las bases, para reafirmar su autoridad absoluta ¡¡viva el esperpento político!!(…)

En su paranoia acusa a Iglesias de contaminar a Pedro Sánchez quien reveló sus planes de primarias para garantizar su liderazgo y que había dos bandos, quienes estaban en el no es no y quienes pretendían entregar el gobierno al PP. El PSOE está tratando ahora su tradicional capacidad para el debate político, -¿“será para la gran coalición acordada ya y/o la refundación o liquidación”?- Pero el populismo es un cáncer difícil de extirpar. ¿Cuándo se enterará Carnicero de que el cáncer se ha desarrollado en dicho partido por la “anemia” política producida al eliminar Felipe González el marxismo, destruyendo sus defensas contra el virus cancerígeno economicista? Agotando así la fuente ideológica de izquierdas transformadoras y el mejor antídoto antiimperialista (…)

No se trata del derribo del capitalismo, sino de reducirle el campo de acción en cooperación con otros estados europeos, para conseguir derechos y mínimos reales de soberanía

Es cierto que el populismo históricamente ha sido utilizado por la derecha fascista y nazi absolutista, pero la izquierda oportunista, demagoga y sectaria -al margen de sus siglas- ha causado excesiva confusión, perdiendo el norte la izquierda progresista, cayendo en actitudes “progres acríticas” al capitalismo, sinónimo de populismo y de ausencia de democracia digna, agravando la situación con servil vasallaje  a las clases privilegiadas en  contra de las populares. Esto sí es “populismo progre” que se suelen distinguir con el “y tú más corrupto” ¿De esto no se habrá enterado Carnicero, ni la mediática convencional aunque se disfrace de alternativa? (…)

Como observador independiente de Podemos, partiendo de la revolución social en su inicio, al cuestionar acertadamente la agónica situación silenciada por toda la mediática corporativa al servicio de la putrefacta sociedad, sin precedentes en el biciclo dual de 80 años. Al considerar ambos conceptos populistas, se ha agudizado el conflicto al demostrar que existen: el histórico “negativo” oportunista y demagogo de dicha derecha, más el izquierdista “progre” con similares consecuencias. Sin embargo, el podemita “positivo” de lucha por la justicia social transversal y transparente -con las inevitables dialécticas dudas-  intenta sinceramente  –no exentos de errores- converger con toda corriente emancipadora, compatibilizando  la lucha en las instituciones con la calle (…)

Por ello, ante la duda pública de Iglesias, se escandalizan quienes están en contra por no entenderlo, o por intentar destruirlo, como Carnicero con su demoledora –como diría Lenin- infantil interpretación por no asumir la quiebra del bipartidismo. ¿Será este el principal motivo de su pataleta? Es cierto que Iglesias está confundiendo socialmente, no por el planteamiento político si no por la “temperamental” réplica a Errejón, dando “carnaza a la carroña” mediática, porque vuestras diferencias ideológicas y organizativas, no son antagónicas como venís demostrando, sino de fraternal creatividad en el reto por el limitado cambio cualitativo, que sirva de base para superiores metas cuantitativas. Para lo cual, es tan imprescindible como difícil la lucha bicéfala, porque si UP llegaran al gobierno, el poder económico y el institucional a su servicio, les merendarían en cuatro telediarios (…)

Aunque les desprecien por niñatos universitarios, la historia se hace todos los días y como la revolución no se inicia para perderla, la socio-parlamentaria –sin lucha armada-  esperemos que por el avance social de la cultura y pedagogía no violenta, se desarrolle parcialmente con tesón, vía lenta. No se trata del derribo del capitalismo, sino de reducirle el campo de acción en cooperación con otros estados europeos, para conseguir derechos y mínimos reales de soberanía, cuestionando la tercermundista deuda (…)

Cuando abandonó el PSOE el marxismo y con él la socialdemocracia, convertido en socio-liberal, perdió toda posibilidad de realizar política antiimperialista

Para combatirla –además de control económico y financiero- hay que promover la economía social, con preferencia la auto-gestionada, reduciendo el poder a las transnacionales, e intentar frenar la escalada de violencia terrorífica genocida imperialista. Será un proceso innovador desconocido, dado que el intento de Salvador Allende en Chile en 1973 se convirtió en un inmenso baño de sangre, esperemos que después de 80 años, ya hayamos reflexionado sobre el desastre total de la incívica guerra (…)

Por ello, ¿cómo admitir la perversión del concepto político bipartidista, con democracia “bananera” sin control del ejecutivo y el fraudulento Estado de derecho sin separación de poderes, como se entiende querría Carnicero eliminando a Podemos? ¿Cuándo se dará cuenta de que no se trata de inventos mágicos, porque se basan en ciencias sociales? Cuando abandonó el PSOE el marxismo y con él la socialdemocracia, convertido en socio-liberal, perdió toda posibilidad de realizar política antiimperialista, arrojándose en los genocidas brazos de la OTAN encabezados por Felipe González y su posterior dirigente Javier Solana, el “más revolucionario” en las filas del partido (…)

Para terminar sintetizaré el asunto de los dos tipos de populismo, basándome en dos conocidos periodistas  -con respeto a sus personas y disculpas por su elección- al ya referido Carlos Carnicero y a Ignacio Escolar. –Según Wikipedia- ambos fueron despedidos por la SER. Carnicero haciendo honor a su apellido, intenta “matar” todos los valores humanos, de ética política democrática, de justicia social igualitaria etc. del proyecto populista de izquierdas de Podemos (…)

Considerando los dos currículum profesionales, Carnicero, posee varios títulos universitarios, por ello, en principio es producto esmerado del mercantilismo que supervalora la “titulitis” y la marca liberal acrítica al sistema. Sin embargo, el currículum de Escolar, es por naturaleza humana la antítesis. Fue mal estudiante, no obtuvo la licenciatura en periodismo ¿por qué hay muchos jóvenes –con coeficiente normal y superior- sin título? Entre otras causas, falta de estímulos, no creer en los métodos antipedagógicos, carencia de humanidades, mercantilización de la educación y cultura con la “competivitis” asfixiando la solidaria fraternidad con el ego de futuro. Por ello, observo que Escolar si cree en el populismo de izquierdas defendiendo la política de Podemos (…)

Comentarios